Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

Uruguayos imbéciles

Por Enrique Ortega Salinas.

Nery Pinatto es un genio. Como la mayoría de los uruguayos no sabe quién es, se los presento. Durante la campaña electoral de 2009 mostró sus pronósticos en su programa y dijo: “Para las otras, llámese Factum, Equipos, Cifra, el Frente Amplio hoy está entre 45 y 46%; para nosotros, 36%. Para las otras, el Partido Nacional se mueve entre 32 y 34%; para nosotros tiene 37. Para las otras, el Partido Colorado se mueve entre 9 y 11%; para nosotros tiene 16%. Ahora, lo quiero decir bien claro (porque ustedes saben bien que yo no digo gre gre para decir Gregorio): con las cifras que nos vienen dando hoy, a exactamente un mes de la primera vuelta de octubre, a menos que haya un cambio abrupto de la opinión pública, tengo la plena convicción de que el futuro presidente de los uruguayos se llama Luis Alberto Lacalle… ¡Y hace un mes que lo vengo diciendo!”. Luego desafió a sus competidores (González, Zuasnabar y Bottinelli) a decir que Mujica sería presidente, y marcando cada sílaba con golpes de su índice en la mesa, agregó: “Yo no tengo miedo a decir que Lacalle será presidente, porque así me dan mis números”. Aseguró frente a la cámara que el 25 de octubre todos sabrían quién les dijo la verdad y quién les mintió. Lamentablemente, el FA sacó 48,16% y el PN 28,9%, en la primera vuelta, y 52,84% contra 43,09% en la segunda, tras una sucia maniobra de los uruguayos, que cambiaron su intención de voto sólo para hacerlo quedar mal. Él había prometido que si no ganaba Lacalle, cerraría su empresa encuestadora, así que no sólo lo hicieron quedar como un manipulador de encuestas, sino como un mentiroso de cuarta. ¡Uruguayos pillos! Pobre Pinatto. Nadie entiende que las encuestas no deben hacerse para medir la orientación de la opinión pública, sino para orientarla. Esto llevó a Winston Churchill a decir: “Sólo creo en las encuestas que he manipulado personalmente”. Primo hermano ideológico de Mercedes Vigil, separados al nacer, logra ser noticia al confesar, con la más absoluta sinceridad, su odio hacia la clase trabajadora, su beneplácito con las potencias imperiales y su frustración por ver al PR (Partido Rosado) alejado del poder, mirando desde afuera, la ñata contra el vidrio… Añora la época en que las manifestaciones de trabajadores eran reprimidas por los milicos. Sin embargo, él asegura que antes que llegara el Frente, éramos “un pueblo de gente tranquila y trabajadora, gente amante de la familia y de la amistad”. Esto me hace cuestionar mi memoria, porque lo que yo recuerdo es que los hombres podían moler a palos a sus esposas y estas no se animaban a denunciar porque no había leyes ni un Estado dispuesto a protegerlas. Eran tan amantes de la familia que las mujeres evitaban el divorcio, ya que la divorciada era mal vista por la sociedad. No había pulseras electrónicas ni se destinaban 400 policías, como ahora, para protegerlas. Los huérfanos no eran un problema: se tiraban en el Consejo del Niño junto con adolescentes criminales y violadores y se olvidaban de ellos. Los patrones podían echar sin consecuencias a sus empleadas si no accedían a encamarse con ellos, y ni hablar de indemnizaciones, BPS, salario vacacional, salario mínimo y otras cosas raras que trajo la izquierda. Los peones rurales se domaban a rebencazos sin que denunciaran maltratos, no se les permitía sindicalizarse, se les pagaba tres monedas y no existía el régimen de ocho horas. Los jubilados y pensionistas se arreglaban con dos y no con tres monedas, y no andaban rompiendo los kinotos con eso de la inflación; pero desde que llegaron los imbéciles en 2005 hasta ahora, todos los años, indefectiblemente, se les ha dado aumento por encima del índice inflacionario. Nery añora los tiempos en que Cuba era el prostíbulo de América y quien gobernaba era el bueno de Fulgencio Batista. Nery me da pena. Debe ser muy duro para él haberse comido tres derrotas electorales al hilo por culpa de los imbéciles uruguayos que eligieron al Frente, lo volvieron a elegir y lo volvieron a elegir. Aun así, le queda el consuelo de las intendencias rosadas y me han dicho que ha sido contratado por Caram y Antía, seguramente debido a la solvencia profesional de sus estudios y pronósticos. Si esto es cierto, no se asombren si en poco tiempo salen informes mostrando como sobresalientes estas gestiones de intendentes blancos y con una aprobación popular altísima, comprobada con el método científico de evaluación que tanto prestigio le ha dado a Pinatto. Es tal su genialidad que no ha vacilado en plagiar un artículo del fascista argentino Fabián Ferrante, a quien admira, intentando con ello provocar la admiración de los pocos derechistas que lo siguen en sus audiciones de Carve. En la misma realiza una deposición contra nuestro gobierno tildando de imbécil a Tabaré Vázquez, a todos sus colaboradores, a los trabajadores, a los estudiantes y a la mayoría de los uruguayos. El argentino escribió: “Un imbécil es alguien que molesta haciendo y/o diciendo tonterías. Una persona poco inteligente, alguien a quien de ningún modo se le puede dar a conducir algo, porque invariablemente lo va a estropear.” Nery Pinatto dijo: “Un imbécil es alguien que molesta haciendo y/o diciendo tonterías. Una persona poco inteligente, alguien a quien de ningún modo se le puede dar a conducir algo porque, invariablemente, lo va a estropear”. Es tan genio, que en lugar de lo que escribió su ídolo (“En los 70, cuando eran jóvenes, leyeron cinco libros y se sintieron semidioses”), él varía el texto original y dice: “En los 60, cuando eran jóvenes, leyeron cuatro o cinco libros y se sintieron semidioses”. Una maniobra literaria espectacular, propia de una inteligencia superior. El resto de la audición, en la cual no menciona para nada a Fabián Ferrante, continuó leyendo el artículo que aquel publicara en 2013. En ningún momento dice que lo leído no es suyo ni que sí lo es, así que la culpa será de los idiotas que así lo consideren. Nery Pinatto se ha quejado de que todos están contra él, lo cual llevó a Darwin Desbocatti a exclamar: “¡Y cómo no vamos a estar en su contra, si es un imbécil!”. No contento con tanta perversidad, cuando Darwin oyó que Nery estaba contra el Frente Amplio, aclaró: “¡No está en contra del Frente Amplio, señor! ¡Está en contra de la inteligencia o de cualquier cosa que se parezca a la inteligencia!”. Tené cuidado, Darwin. No camines por lo oscuro y sin mirar de vez en cuando hacia atrás. Mirá que sabemos por dónde andas. Malvado. Yo lo defiendo a capa y espada. Eso sí, confieso que a veces me confunde, como cuando dijo: “Tuvieron una etiqueta despectiva para cada uno de los que pensaban distinto a ellos” o “se pasaron dos décadas destilando e inoculando el veneno de su odio” o “aman la crispación y la pelea”… Y me confunde porque no sé si se refiere a los frenteamplistas o se está autodefiniendo. Hay que aconsejarle que sea más claro, porque cuando continúa afirmando “improvisados, vulgares, mentirosos, inexpertos, absurdos, bárbaros, engreídos… imbéciles…”, hasta los oyentes de radio Carve se quedan pensando en cuál de esos adjetivos no le corresponde al propio Nery. En la recta final de su discurso en el espacio que Carve pone a su disposición, continuó leyendo al argentino y simulando que la pieza oratoria era propia: “Los soberbios imbéciles nos convirtieron el país en un sitio verdaderamente de mierda, y hay que decirlo con claridad. Nos volvieron la letrina del mundo. Damos vergüenza. No sé hasta cuándo deberemos soportar la desgracia de padecer a estos tipos siniestros.” Tiene razón. La izquierda ha destrozado al país fabuloso que le dejaron blancos y colorados. Recuerdo que los rosados entregaron el gobierno con 38% de pobreza, 8% de indigencia, 18% de desempleo y 40% de informalidad laboral. Los militares que torturaron, violaron, asesinaron y traficaron bebés podían dormir tranquilos. Las computadoras y celulares eran patrimonio exclusivo de las familias acomodadas. Ahora, en cambio, cualquier negrito de mierda tiene una y cualquier trabajador piojoso te pide libre porque su esposa tuvo un hijo. Se ha perdido el respeto. En fin, como bien ha dicho Nery, este es un sitio de mierda. Mi nombre no figura entre los candidatos a la presidencia, así que voy a contratar a Nery para que haga una encuesta y ya veremos quién es quién. Manga de imbéciles.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO