IMPULSO AL USO DE MEDIDORES INTELIGENTES Y AL TRANSPORTE ELÉCTRICO

UTE trabaja en la reactivación pospandemia

La empresa energética del Estado está trabajando activamente en el escenario pospandemia para colocarse como uno de los motores de la reactivación económica del país. En este sentido impulsa la instalación de medidores inteligentes en los hogares, el desarrollo del transporte eléctrico y el fortalecimiento de las unidades generadoras, en particular de las energías renovables y amigables con el medioambiente.

UTE trabaja en la reactivación pospandemia

La Administración de Usinas y Transmisiones Eléctricas (UTE) está trabajando en diferentes alternativas para la sociedad que emergerá una vez superada la pandemia de covid-19, entre las que se cuentan servicios al hogar y el fortalecimiento de las usinas generadoras, en particular aquellas que funcionan con energías alternativas.

“La principal oportunidad para continuar avanzando en la transformación está en la digitalización que es fundamental para flexibilizar la demanda que nos ayude a balancear la oferta y la demanda y optimizar el sistema eléctrico que día a día se vuelve más complejo”, explicó la presidenta del organismo, Silvia Emaldi.

Precisó que para que eso sea posible se hace necesario “el despliegue de medidores inteligentes que se encuentran conectados en línea con nuestros sistemas y nos permitirán ofrecer a nuestros clientes nuevos beneficios con la aplicación de tarifas inteligentes que apuntan a flexibilizar la demanda para aprovechar la matriz eléctrica, que tiene un alto porcentaje de energía renovable variable”.

Emaldi expuso sus puntos de vista, y los del organismo que preside, durante un foro virtual organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE) sobre “Energía y reactivación económica pospandemia: diálogo con empresa eléctricas”.

Además lo ratificó con su visita a la central de ciclo combinado de Puntas del Tigre (San José), donde destacó las características “amigables” para el medioambiente que tiene el proceso en esa planta de reciente construcción.

En primer lugar, en el evento organizado por el BID intervinieron representantes del sector privado, reguladores y hacedores de políticas de la región. La exposición de Emaldi se basó en la respuesta a dos preguntas que formularon los organizadores, relacionadas con iniciativas que las empresas eléctricas puedan desarrollar y que contribuyan a la reactivación económica pospandemia de covid-19.

La primera pregunta fue: ¿Qué oportunidad usted identifica para avanzar en la transformación del sector hacia un futuro más sostenible, descarbonizado y descentralizado a fin de solucionar el reto de cambio climático en el largo plazo y coadyuvar en el corto plazo con la recuperación económica creando empleos?

La presidenta de UTE comenzó repasando el proceso de descarbonización y descentralización de la matriz eléctrica llevado adelante por Uruguay en los últimos años, que lo ubica en el segundo lugar de países con mayor porcentaje de generación de energías renovables variables después de Dinamarca.

“La principal oportunidad para continuar avanzando en la transformación está en la digitalización que es fundamental para flexibilizar la demanda que nos ayude a balancear la oferta y la demanda y optimizar el sistema eléctrico que día a día se vuelve más complejo”, explicó Emaldi.

“Para ello es clave el despliegue de medidores inteligentes que se encuentran conectados en línea con nuestros sistemas y nos permitirán ofrecer a nuestros clientes nuevos beneficios con la aplicación de tarifas inteligentes que apuntan a flexibilizar la demanda para aprovechar la matriz eléctrica, que tiene un alto porcentaje de energía renovable variable”, añadió.

 

DESPLIEGUE DE MEDIDORES

En ese sentido, recordó que UTE está realizando una campaña de despliegue de estos medidores que colabora en el corto plazo con la creación de empleos “ya que estamos sustituyendo unos 250.000 medidores por año y esperamos llegar al 100% de los clientes con medidores inteligentes en un plazo de cinco años”.

Por otra parte, se ha diseñado un plan de electrificación rural con el objetivo de brindar una solución a unas 2.000 familias ubicadas en lugares remotos del país adonde no se puede llegar con la red. “Para eso se instalarán unos 2.000 kits fotovoltaicos autónomos, los cuales estarán compuestos por paneles y baterías y su instalación y mantenimiento generarán nuevas fuentes de trabajo”, comentó Emaldi.

La segunda pregunta que respondió la titular de UTE fue: ¿Cuáles son las tres principales acciones que desde la empresa se deberían o no realizar en los próximos dos años para, desde el sector, colaborar con la reactivación económica y acelerar la transición al sector del futuro?

“Una de las acciones que estamos desarrollando para colaborar con la reactivación económica es la promoción de Uruguay como un país que, además de ser reconocido por sus características naturales, su gente y su estabilidad jurídica y financiera, sea reconocido como un país abundante en energía renovable, apto para atraer inversiones de empresas con un fuerte compromiso con la descarbonización”, dijo Emaldi.

“En ese sentido estamos trabajando junto a la Dirección de Energía del MIEM en la creación de un Sistema Nacional de Certificados de Energía Renovable que permita garantizar a las empresas que la electricidad utilizada para el desarrollo de sus productos o servicios es neutra en carbono”.

 

MOVILIDAD ELÉCTRICA

Otra de las acciones que mencionó la presidenta de UTE está asociada a promover la electrificación de la movilidad que es uno de los principales responsables de la emisión de gases de efecto invernadero. Al respecto señaló que UTE, en coordinación con el MIEM, el Ministerio de Ambiente, las intendencias y otros organismos, ha fomentado la incorporación de vehículos eléctricos en el transporte público (más de 60 taxis y 30 ómnibus), apoyando también la incorporación en las flotas de empresas.

“Se necesita acelerar la adopción de vehículos eléctricos en el transporte público y de empresas, pero además impulsar la sustitución de vehículos térmicos por eléctricos en el sector particular”, dijo Emaldi. “Para ello hay que profundizar en los incentivos que se dan al sector, continuar con el despliegue de la red de recarga pública y privada y desarrollar nuevos productos y tecnologías para aprovechar el aporte de los vehículos eléctricos como fuente de flexibilidad con el uso de cargadores inteligentes”.

En este sentido, tiempo atrás se presentaron nuevas unidades en un acto que contó con la presencia del presidente de la República, Luis Lacalle Pou y autoridades de los ministerios de Industria, Energía y Minería (MIEM), Economía y Finanzas (MEF), Vivienda y Ordenamiento Territorial y (MVOT), Transporte y Obras Públicas (MTOP), la Intendencia de Montevideo y UTE.

Se trató de 30 unidades que se distribuyen en las empresas de la siguiente manera: Coetc cuatro, COME tres, Cutcsa 20 y UCOT tres.

La participación de UTE en este proceso ha sido como parte del Grupo de Trabajo, promoviendo que este cambio ocurra, asesorando en aspectos técnicos, acompañando a las instituciones y empresas de transporte.

Punta del Tigre

Otra de las acciones que el Directorio de UTE lleva adelante para posicionarse frente a la situación actual generada por la pandemia de covid-19 se encuentra el fortalecimiento de sus capacidades de generación. En este contexto, la semana pasada el directorio en pleno visitó la planta de Punta del Tigre realizando una recorrida que abarcó prácticamente todas las instalaciones, incluyendo el conjunto de turbogeneradores que conforman la central Punta del Tigre A, de ciclo abierto, cuya puesta en servicio comenzó a partir de 2006, así como la infraestructura de trasmisión que permite su conexión con el sistema eléctrico nacional.

En la ocasión acompañaron a Silvia Emaldi los directores Julio Luis Sanguinetti, Felipe Algorta, Enrique Pees Boz y Fernanda Cardona, quienes se mostraron muy interesados por las características de la misma y pormenores sobre su funcionamiento, al tiempo que quedaron satisfechos por las condiciones en que se encuentran todas las instalaciones, y compartieron con el ingeniero Julio Pastorín, a cargo de la misma, aspectos relevantes de lo que fue la construcción y su puesta en servicio.

Asimismo, la comitiva fue orientada por representantes del consorcio KPS a cargo de la operación inicial y mantenimiento de la central. La nueva central, inaugurada a fines del año pasado, es de ciclo combinado, lo que permite optimizar el gasto de combustible a través de una turbina complementaria que aprovecha el vapor generado en dos calderas alimentadas a partir del funcionamiento del ciclo abierto.

Si bien las turbinas pueden utilizar ambos tipos de combustible, el segundo es más conveniente tanto por el menor desgaste que provoca a las máquinas como por razones medioambientales, lo que hace que siga siendo de interés para nuestro país acceder al gas natural.

 

MÁS POTENCIA CON EL MISMO GASTO

El Ciclo Combinado habilita a disponer de esos 532 MW con la misma cantidad de combustible que lo que consumen las turbinas TG1 y TG2 en “ciclo abierto”. Si en ciclo abierto se consumen 100.000 m3/hora de gas natural o 90 toneladas/hora de gasoil para generar 350 MW, incorporando la etapa de vapor se logra alcanzar los 532 MW nominales. En suma, se estaría generando un 50% más de potencia con el mismo gasto de combustible que en ciclo abierto.

La Central Punta del Tigre B, al igual que su vecina Punta del Tigre A conforman una planta térmica de respaldo, que resulta imprescindible para dotar al sistema de la seguridad y confiabilidad necesarias, no solo en el abastecimiento de la demanda interna, sino también como fuente de energía exportable a los países vecinos, constituyéndose en el respaldo térmico para los próximos 25 años. Su disponibilidad es prácticamente equivalente a toda la generación proveniente de las tres centrales que componen el aprovechamiento hidroeléctrico del río Negro.

 

AMIGABLE CON SU ENTORNO

Su construcción implicó una fluida interacción con los pobladores de la localidad de Colonia Wilson, próxima al emprendimiento. Con la participación de la Intendencia de San José, UTE y los propios vecinos, se conformó una Comisión de Seguimiento, de la cual surgieron iniciativas de mejora para la comunidad.

En ese sentido se mejoró y amplió el Parque Costero, que pasó a llamarse “Alberto Kurz”, en reconocimiento de quien fuera un referente de la zona y facilitador para la incorporación de UTE como un vecino más de dicha localidad maragata. También se realizaron mejoras en la Escuela N° 76 y en el Club Resero, se construyeron viviendas para pescadores artesanales asentados en la zona, se renovó la caminería de acceso al lugar y se incorporaron medidas de seguridad vial, entre otras acciones emprendidas tanto por UTE como por Hyundai, consorcio a cargo de la construcción de la obra.

 

INVERSIÓN DE US$ 500 MILLONES

El monto total de la inversión se ubicó en los 500 millones de dólares. La obra fue adjudicada al consorcio HDEC-KPS-HEC, liderado por la empresa surcoreana Hyundai, el 18 de octubre de 2012 En la obra de construcción y montaje, el personal ocupado en el pico de la actividad llegó a cerca de 1.800 personas: 1.400 en la construcción y 400 en tareas de montaje electromecánico. En la operación y mantenimiento de la central el personal ocupado alcanza las 70 personas, repartidas de la siguiente forma: 33 en operación, 32 en mantenimiento y 5 en administración.

 

Impulso al transporte eléctrico

UTE ha dado una gran importancia al cambio en el transporte, poniendo especial atención en la promoción de unidades eléctricas, más rentables y amigables con el medioambiente. Por ello está trabajando con otros organismos del Estado e intendencias departamentales en la introducción de ómnibus y taxímetros eléctricos. Es así que desde hace un tiempo ya es común ver por las calles de Montevideo ómnibus y taxímetros, además de pequeños vehículos de transporte de otro tipo, movidos por energía eléctrica, dando una muestra así de cómo será el futuro del transporte en el país.

La incorporación de estas unidades es el resultado de un largo proceso en el que trabajaron personas de diferentes instituciones públicas en el marco del Grupo Interinstitucional para la Eficiencia Energética en el Transporte, que es coordinado por el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM).

El instrumento elegido para permitir el cambio de tecnología es un subsidio en la compra de los vehículos, que sustituye en este caso el subsidio en el precio del gasoil vigente para las empresas de transporte público de pasajeros de todo el país, lo que permite no afectar el precio de los boletos urbano, suburbano e interdepartamental.

El horizonte está dado en la incorporación de 130 unidades aproximadamente. El subsidio consiste en que el Estado se hace cargo de la diferencia de inversión entre un ómnibus eléctrico y uno con motor diésel, incluyendo el costo de financiamiento, para lo que realiza una emisión de deuda. El pago se realiza en forma mensual durante siete años.

Los vehículos tienen que cumplir requisitos técnicos, como por ejemplo de autonomía, pero también de inclusión, como accesibilidad.

Además de las cuatro empresas capitalinas que incorporaron unidades eléctricas, se presentaron tres empresas del interior del país. COdelEste de Las Piedras ya cuenta con un ómnibus eléctrico operando desde el año pasado, así como Cumbres Blancas de Rocha y otra empresa de Cerro Largo. La puesta en operación de estas unidades se prevé para las próximas semanas.

Está previsto continuar con las convocatorias para cubrir los cupos disponibles. El desafío es poder alcanzar una incorporación mayor en el interior, donde existe debilidad institucional y fragilidad de las empresas y no existe un sistema de transporte fuerte. En este caso es particularmente crítico resolver el financiamiento y contar con las garantías adecuadas para obtenerlo.

 

Compartir:
Leer entrada anterior
Chile, izquierda chilena
La hora de la nueva izquierda chilena

Por Emir Sader.

Cerrar