Violencia de género: Nada es suficiente

El 25 de noviembre, en el marco del Día Internacional contra la Violencia de Género, la Intersocial Feminista y Mujeres de Negro convocaron a una nueva movilización para visibilizar una problemática que, mas allá de los esfuerzos institucionales y colectivos, se mantiene vigente; nn lo que va de 2019 se consumaron 26 femicidios y se registraron más de 100 denuncias diarias. ¿Qué falta por hacer?

Violencia de género: Nada es suficiente
Foto: gentileza Foco

Por Meri Ann Parrado

 

En la madrugada del domingo 24, en la previa de una nueva marcha en contra de la violencia de género, se conoció un nuevo caso de femicidio, ocurrido en Pajas Blancas. Un hombre de 53 años mató a una mujer de 27 años y se quitó la vida. “Me mandé una cagada”, así le avisaba el asesino a un tercero vía WhatsApp. Esta se transforma en una noticia más entre tantas otras que tienen como protagonista a una mujer víctima de la violencia machista. Ya son 26 muertes en lo que va de 2019 y esas cifras trepadoras gritan en la cara: nada es suficiente.

Colectivos feministas y organizaciones sociales se mantienen firmes, manifiestan su preocupación y llevan a cabo diferentes instancias de duelo público, como son las marchas y las alertas feministas, con el objetivo de visibilizar el tema ante la opinión pública. Un tema que ya se encuentra más que presente en nuestra sociedad, pero que aún no logra calar profundo como para cambiar este estado de cosas.

El 16 de setiembre cientos de feministas se plantaron en las puertas de Presidencia solicitando que la violencia de género sea considerada emergencia nacional. En esa oportunidad, Caras y Caretas dialogó con Soledad García, integrante de la Intersocial Feminista, quien manifestó que, a pesar de que la organización mantuvo varias reuniones con Presidencia, no lograron que el asunto se trate con la seriedad que merece: “El Estado tiene claro que hay una situación que atender, pero no se hace el énfasis correcto. Si 300 compañeras están esperando por tobilleras y solo compran 100, estamos ante un problema. Si a pesar de presentar denuncias, igualmente son asesinadas, hay fallas”.

Desde el año 2017, Uruguay cuenta con una Ley de Violencia de Género ( Ley Nº 19.580), que fue, en gran medida, una conquista de los colectivos feministas que se movilizaron en las calles poniéndole el cuerpo a la causa. Se logró la ley, pero actualmente se reclama que no está dotada del presupuesto necesario para su adecuada implementación. Mientras tanto, las mujeres son asesinadas sin piedad por la violencia machista.

 

25N: mujeres en marcha

El 25 de noviembre se conmemoró un nuevo Día Internacional contra la Violencia de Género. Esta fecha fue declarada en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (Eflac), celebrado en Bogotá, Colombia, en julio de 1981 y reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el año 1999. Se eligió este día en honor a las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), tres activistas políticas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por la policía secreta del dictador Rafael Trujillo en República Dominicana. Desde entonces, cada 25 de noviembre miles de personas asisten a las concentraciones y manifestaciones organizadas en las diferentes ciudades de todo el mundo para alzar el puño contra el fin de la violencia machista.

En Montevideo, bajo la consigna “Siempre en la memoria”, cientos de mujeres vestidas de negro transitaron desde la plaza Independencia hasta la explanada de la Intendencia de Montevideo, cargando carteles con los nombres de las 440 mujeres que fueron asesinadas desde el año 2006. “Estos son verdaderos crímenes de poder que demuestran el más absoluto odio y desprecio por la vida de las mujeres”, sostienen los colectivos que integraron la organización de esta marcha.

Quienes participaron en esta movilización también se pronunciaron sobre las recientes declaraciones de integrantes de la coalición opositora en el entendido de que atentan contra muchas de las conquistas logradas en materia de derechos. “Salimos a las calles a denunciar los discursos de odio y el avance fascista en nuestro país que expresa desprecio y odio por nuestros derechos, que pretende confinarnos nuevamente en las cuatro paredes del hogar, que banaliza y se burla de aquellas mujeres que deciden interrumpir sus embarazos, con expresiones del tipo ‘si te gustó, bancátela’”, expresaron.

La marcha contó con la participación de diversos activistas sociales y referentes políticos, sobre todo del Frente Amplio, como Daniel Martínez, Graciela Villar, Carolina Cosse, Cristina Lustemberg, entre otros. La derecha se hizo presente con la presencia de Beatriz Argimón, pero nada se supo de Lacalle Pou ni del resto de las mujeres que conforman la coalición multicolor y que días atrás firmaron un acuerdo de “compromiso por las mujeres”.

En esta instancia, Graciela Villar declaró a la prensa el motivo que las movilizaba y recordó a la última víctima de la violencia machista: «Las mujeres que estamos acá lo que hacemos es mostrar el luto que tenemos por la cantidad de mujeres que vienen muriendo en el país. Hoy, una más, en Pajas Blancas”.

Por su parte, Beatriz Argimón reconoció la urgencia de dotar de presupuesto a la Ley contra la Violencia de Género y habló de la necesidad de incluir en la educación programas que aborden la violencia intrafamiliar y de género: «Esta es la forma en que vamos a ir asumiendo como sociedad que esto es realmente un problema de todos y no exclusivamente de las mujeres».

 

Materias pendientes

En esta oportunidad, se realizó la lectura de una proclama en la cual se reconocieron los avances logrados en la lucha contra este flagelo y en el reconocimiento de los derechos de las mujeres por parte del Estado. “Reconocemos que hemos avanzado mucho en los últimos años y una herramienta clave para la defensa de los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes es la Ley 19.580. Esta ley marca un nuevo tiempo para las mujeres y para toda la sociedad y vamos a defenderla con todas nuestras fuerzas”.

Por otro lado, la proclama pasa revista a todo lo que falta por hacer y exige que se decrete a la violencia hacia las mujeres como emergencia nacional y que se establezca un plan de emergencia que deberá instrumentar el gobierno que asuma el próximo 1º de marzo. También se reclama presupuesto para implementar la Ley 19.580; se solicita la implementación de servicios de contención, protección y orientación con respuesta la 24 horas en todo el país, abogados de oficio capacitados y especializados para la atención de las víctimas y sus hijos, así como garantizar que los jueces y juezas que atiendan estas situaciones estén capacitados y cuenten con competencias personales para abordar casos de violencia de género, y se pide garantizar que las mujeres víctimas y sus hijos e hijas accedan a atención en salud mental para tratar los efectos traumáticos de la violencia.

Como principales desafíos, se menciona la necesidad de transformaciones culturales que apunten a replantear las relaciones de poder, destronando la cultura machista que, en nuestro país, se cobra la vida de aproximadamente 30 mujeres, a la vez que destruye la de miles de mujeres, niñas, niños y adolescentes que sufren hechos violentos cotidianos. En tal sentido, es necesario apostar a la construcción de vínculos sanos, libres de violencia y basados en la igualdad de género y en la justicia.

La violencia de género claramente no se trata de un tema nuevo ni de un reclamo reciente, pero sí está cada vez más presente en la sociedad en la medida que las víctimas aumentan y, paralelamente, la indignación e impotencia.

La solución de esta problemática compromete las voluntades de toda la sociedad. El esfuerzo colectivo está asegurado y la lucha no se abandonará: las mujeres, disidencias y organizaciones sociales seguirán tomando las calles ante cada muerte, pero todavía permanece esa sensación de que falta mucho por hacer desde los lugares de decisión política. Quienes asuman el nuevo gobierno, más allá de que fue un tema poco presente en la campaña electoral, deberán hacerse cargo de continuar acompañando y reforzando esta lucha.

 

1 comentario en «Violencia de género: Nada es suficiente»

  1. Este asunto ya se está pasando de la lógica raya. Hoy veo un anuncio que dice: si te controlan, eso es violencia de género…….se me cae un huevo…….no conozco seres más controladores que las mujeres (y hacen bien, ojo). O sea, si te hacen lo que vos haces eso es violencia…….. Nada como pasarse de la raya para retroceder, crear un péndulo está bueno al principio, porque solo avanzas pero, después volves al punto de partida……..inexorablemente. Por eso defiendo y me encanta la justicia, porque es justa, porque es irrefutable, porque es perfecta y además, porque es permanente

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Compartir:
Leer entrada anterior
Volver a la esencia

Por Celsa Puente.

Cerrar