Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

María Elisa Areán, Directora del MAM: Concebimos el mercado como motor de los cambios

El Mercado Agrícola de Montevideo (MAM), construido en 1906, se ha convertido en los últimos años, a partir de un proyecto de la Intendencia de Montevideo, en una referencia cultural y comercial tanto de la capital como del país. A poco de andar, el emprendimiento se financia por sí mismo y sus autoridades piensan en nuevos servicios y atracciones.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

“Cuando asumimos lo hicimos como un desafío”, explicó María Elisa Areán, directora del Mercado Agrícola de Montevideo (MAM) a Caras y Caretas. Recordó que se trataba de “un lugar emblemático, un lugar de mucha expectativa para el proyecto municipal que ya venía con un transcurso de dos años desde su inauguración con una impronta muy territorial, muy barrial, donde el fin principal fue revitalizar el barrio, pero fundamentalmente transformar, dentro de esa revitalización, al mercado como un motor fundamental del cambio”. Recordó que por ese tiempo, mediados de 2015, el mercado funcionaba y estaba encaminado como un proyecto en pleno desarrollo. “Nos encontramos con un mercado funcionando y que ya había caminado cierta parte con una impronta distinta. Entonces el desafío pasaba a ser otro: pasó a que fuera sustentable, a que trascendiera los límites  del barrio, porque si bien acá confluyen varios barrios y estamos alojados en un lugar de mucha cercanía con el Centro de la ciudad, debíamos empujar a que el mercado trascendiera esas fronteras. El objetivo se cumplió porque logramos constituir un equipo que entendió esa consigna, seguir con el concepto mercado más fuerte, no perder la propuesta comercial, acelerar el conocimiento del mercado como proyecto, pero fundamentalmente acelerar el arraigo, el empoderamiento, un lugar de convivencia ciudadana natural, no por obligación, por elección, y en ese sentido es que estamos muy conformes”. Así relató Areán sus comienzos en la dirección del MAM y recordó que esto se logró en un proyecto de “constitución público privada, pero que es una iniciativa de la Intendencia de Montevideo y que no es muy común. Este proyecto ha generado en la gente una separación entre los actores que debíamos unir y demostrar que un proyecto municipal podía ser público y privado, y con la sociedad, y ser exitoso. Eso es parte de lo que hemos logrado, por eso decimos que los resultados son sumamente positivos”. En cuanto a la aceptación del público, indicó que los resultados “son sumamente positivos y estamos cien por ciento conformes de acuerdo a lo trazado y a lo logrado, porque, en primer lugar, el que visita el MAM no solamente lo acepta, sino lo que lo incorpora a sus hábitos. Ha crecido el número de visitantes a nivel local y departamental. Del interior y de extranjeros. Todo eso lo trabajamos en algunos acuerdos, es parte del circuito turístico. También, estratégicamente, las intendencias del interior, buscando un lugar emblemático, interesante o simplemente bien ubicado, terminaron viniendo al Mercado Agrícola y eso generó una sinergia entre ambos: entre el departamento de Montevideo, a través del Mercado Agrícola, y esa intendencia. En setiembre vamos a Soriano porque ellos desarrollan una actividad que se llama Soriano Cocina y el MAM va a ser parte de esa semana con su propio trabajo, fomentando la vida saludable, promocionando el mercado y mostrando también lo que es venir al mercado para que se animen desde el litoral a hacer paseos a Montevideo y que nos incorporen. Estamos muy  satisfechos porque nos eligen, y cuando nos eligen, nos adoptan”. Recordó que el proyecto del Mercado Agrícola “comenzó a desarrollarse tres administraciones hacia atrás”. Se inició al final de la administración  del arquitecto Mariano Arana, “tomó un poco más de vigor en el gobierno de [Ricardo] Ehrlich, cuando se recuperó la administración por parte de la intendencia porque esta se la había dado a los propios mayoristas que trabajaban acá y coincidió con el deterioro edilicio y todo el agravamiento que hubo en la sociedad en aquellos años y, por tanto, tuvo una connotación importante. En octubre de 2010 la junta departamental aprobó por unanimidad el plan de negocios, lo que nosotros llamamos el plan director para el mercado. Eso quiere decir poner sobre papel cómo se iba a trabajar, cuál iba a ser su composición, cómo se iban a promover los espacios, cuál iba a ser el mecanismo de subvención de los gastos comunes, cuáles iban a ser la periodicidades para el incremento de los mismos, el mix comercial. Todo eso se plasma en un plan director que lo aprueba la Junta Departamental en 2010, al comienzo del período de Ana Olivera. El mercado se inaugura formalmente en 2013. Ese plan director establecía que una vez inaugurado tenía siete años para llevarse a cabo su implementación y llegar a un punto de equilibrio. ¿Cuál es la buena noticia? El mercado fue un proyecto municipal con una muy buena aceptación y desarrollo, con comerciantes que enseguida aceptaron la propuesta y el desafío, y eso hizo que a los dos años de su inauguración el mercado salió de los números asistidos, porque si estaba previsto que en siete años se lograra la estabilidad, que hubiera asistencias económicas en dos años estaba dentro de lo planificado. A los dos años, cuando logra llegar a ese objetivo, un 0 a 0, igual gasto a igual ingreso, lo comunicamos a la intendencia y esta dejó de transferir dinero al mercado porque no era necesario. Teníamos como pagar nuestra propia luz, teléfonos, agua, sueldos, reparaciones. Además, esto era una zona abandonada, tapiada en la calle Martín García, con la famosa banda de los Tumanes, que gobernaban el barrio, donde no se podía pasar antes y después de determinadas horas porque siempre había un peaje, donde había muchas viviendas que estaban abandonadas y otras tugurizadas en donde ellos estaban atrincherados y era un lugar de comercio de sus intereses. El Mercado Agrícola es parte de un proyecto: repoblar la zona, devolverla a un lugar adecuado de convivencia social y familiar, que los comerciantes vuelvan y que el mercado sea un paseo que realmente valga la pena. Esto es una maravilla, en Montevideo y al lado de otras experiencias en el mundo. No tenemos que sentirnos achicados”. “Por eso el mercado generó tantos cambios en el barrio”, explicó, y enumeró algunos de ellos, como la plaza junto al edificio central, “donde los niños juegan a toda hora con buena iluminación y se ha generado seguridad, complejos habitacionales ocupados y residencias recicladas que van a ser entregadas a comienzos del año próximo en la vieja fábrica de Alpargatas; gracias a eso se lograron oportunidades porque durante mucho tiempo ese proyecto estuvo parado. Realmente estoy convencida de que esto se reflotó a raíz de que el mercado le dio vida, porque no es lo mismo comprar un apartamento frente al Mercado Agrícola de hoy que comprarlo frente a un mercado sin vidrios, sin servicios. Me parece que el Mercado Agrícola ha aportado muchísimo a la imagen de la intendencia y la ciudad”. El éxito del mercado se ha convertido también en su limitación, en particular para agrandar la ya amplia gama de comercios y servicios que ofrece. Su carácter patrimonial se convierte en un dique al momento de pensar en una futura expansión. “En 1999 el Ministerio de Educación y Cultura declaró a este edificio como patrimonio cultural y por lo tanto también es de interés departamental. Son muchas las limitaciones que tenemos y debemos cuidar. En lo edilicio no nos podemos expandir. Estamos muy limitados. No nos podemos expandir hacia arriba, no podríamos  tener un segundo nivel por encima de los locales, el propio suelo nos limita también. Hoy tenemos unos 90 comercios, ha crecido a partir de nuestro período, con el ingeniero Daniel Martínez como intendente, porque si bien está contemplada en el modelo inicial la posibilidad de incorporar islas, al principio no era tan fácil. Uno iba a hablar con los comerciantes y la gente no se animaba. Hoy un comerciante o alguien que quiere desarrollar un proyecto pregunta. Y hay muchos proyectos que realmente nos interesan, pero el problema es que no tenemos lugar”. Sobre los objetivos para el futuro inmediato, Areán los resumió en “no decaer y crecer”. Para la directora del MAM se trata de crecer “en todos los aspectos, en clientes, en aceptación, en calidad, Ese es un gran desafío: la sostenibilidad del modelo”. Como una de las cosas nuevas, que a la vez es una imperiosa necesidad para el funcionamiento del mercado y la llegada de nuevo público, se encuentra un estacionamiento para la zona. “Tenemos un gran desafío y es un estacionamiento. En la zona, por el mismo motivo de la aceptación del mercado, se nos complica estacionar, tanto a los visitantes como a los vecinos del barrio. No olvidemos que tenemos un Montevideo próspero con un promedio de un auto y medio por familia, por lo tanto, una manzana, que es lo ocupa el mercado, queda chica para el estacionamiento, para dar un buen servicio. Y tenemos pocas posibilidades”, subrayó. En cuanto a cosas nuevas para el mercado, Areán explicó que hay interés en contar con una sala multiuso en un espacio ubicado en el subsuelo del edificio, un área que no entró en el plan de remodelación y que ofrece condiciones para pequeños espectáculos, muestras y exposiciones. “Tenemos un área del mercado que queremos convertir en una zona cultural. Hay un subsuelo con viejas piezas del antiguo mercado, máquinas alemanas que nos gustaría restaurar, y construir a partir de allí un circuito cultural para exponer distintas expresiones de arte”, explicó. En ese sentido, señaló: “Nos gustaría tener una sala polifuncional. Tenemos una vieja cámara para maduración de bananas y nos agradaría tener una especie de miniteatro. Sería un servicio más, y gratuito, para los miles de visitantes que pasan por el mercado”, finalizó la directora del MAM.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO