«Hay que hablar con la gente de lo que está en juego»