Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

EEUU frustró operación para evacuar a Assange de la Embajada ecuatoriana

Se revelaron nuevos detalles del espionaje a que fue sometido el fundador de WikiLeaks durante su asilo en la Embajada de Ecuador de Londres.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El espionaje sistemático al que fue sometido Julian Assange en la Embajada de Ecuador en Londres, que incluyó escuchas y seguimiento de diplomáticos y oficiales del país sudamericano, permitió a Estados Unidos bloquear una operación planeada de manera confidencial para sacar al fundador de WikiLeaks del Reino Unido el 25 de diciembre de 2017, revela la periodista Lourdes Gómez en una columna publicada en la web de la agencia Sputnik.

Agrega que el Servicio Nacional de Inteligencia de Ecuador (SENAIN) confió la seguridad de la legación londinense al exmilitar español David Morales Guillén y a su empresa Undercover Global (UC Global).

Pero en los 18 o 20 meses previos a la ruptura del contrato en el verano de 2018, nadie escapó al cerco de cámaras con sonido camuflado y micrófonos ocultos que se instalaron subrepticiamente en el refugio de Assange, en el barrio de Knightsbridge, según se desprende de la querella iniciada en Madrid por el periodista australiano mientras batalla desde prisión contra la orden de extradición a EEUU.

Señala Gómez que el entonces jefe del SENAIN, Rommy Vallejo, quedó registrado en el servidor y la base de datos de las actividades del «Hotel» (Embajada) y las visitas del «Huesped» (Assange) que Morales puso a disposición de su «cliente americano», como consta en evidencias expuestas ante el juez.

Vallejo visitó a Assange el 21 de diciembre de 2017 cuando «se estaba dilucidando la posibilidad» de sacarle del país con pasaporte diplomático ecuatoriano y, por tanto, al amparo de «las inmunidades y la inviolabilidad de la Convención de Viena de 1961», según explicó a Sputnik el abogado Aitor Martínez, del equipo internacional que defiende al ciberactivista.

Rommy Vallejo sería la última pieza del plan, el coordinador de la salida del edificio y del viaje a un «tercer Estado», que finalmente zozobró debido al supuesto soplo del dueño de UC Global a sus contactos en Las Vegas Sands, el imperio de casinos propiedad de Sheldon Adelson, magnate patrocinador de la campaña presidencial de Donald Trump, cercano a Mike Pompeo y asiduo donante del Partido Republicano.

«El último paso era el del jefe del SENAIN, Rommy Vallejo, quien visitó a Julian para matizar cómo iba a salir de la embajada, dónde se iba a colocar el coche diplomático, si hacían un ensayo previo con algún diplomático… eran cuestiones de la operativa física de la salida, que iba a ser el 25 de diciembre», recuerda Martínez.

Bolivia, Venezuela, Grecia, Serbia, Bélgica o China se barajaron entre los posibles destinos de la estudiada escapada del Reino Unido del australiano.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO