20 de mayo: presente

Por Juan Raúl Ferreira.

marcha del silencio

Un nuevo 20 de mayo. Deliberadamente no digo uno más. El primero fue aquel en que Zelmar cumplía 50 años; le dispararon un tiro. Otro tiro fue disparado contra el Toba Gutiérrez. Asesinaron e hicieron aparecer juntos a William Whitelaw y Rosario Barredo. Algunas horas antes habían secuestrado al Dr. Manuel Liberoff, de quien no se ha sabido desde entonces. Hace 25 años se tomó esa fecha como símbolo para demandar el esclarecimiento de la suerte de los desaparecidos, por verdad y justicia.

La noche del secuestro, estuve tomando un café con Zelmar en el hotel Liberty, donde se alojaba. Probablemente, en ese mismo momento, estaban ya secuestrando al Toba, con quien había tomado un café en la tardecita. De este hecho me avisa su hijo mayor Marcos, a las 6 de la mañana en el departamento de mi familia, frente al Liberty.

En mi columna semanal para un programa de TV y radio en Argentina, llamado El baúl de los recuerdos traté de omitir la mera narración de la tragedia para contar como un socio y amigo del Toba, Enrique Schwengel, en pleno velatorio va al almacén de su propiedad (33 Orientales) y rescata la “banderita del Toba”. Al Toba podían matarlo, pero “con su banderita no se quedarían”. Y ahí quedan en mi alma cada minuto de los días que siguieron al secuestro.

No deja de ser un recuerdo maravilloso, que la manifestación anual por los desparecido, por verdad, por justicia, por nunca más, se conmemore los 20 de mayo. Y esa Marcha del Silencio este año cumple veinticinco años. En este cuarto de siglo hay cosas que han sido permanentes y otras han ido cambiando. Permanente: el silencio. Muchas marchas que se convocan con esa consigna inevitablemente culminan con el coro de consignas y gritos de lucha. Los 20 de mayo lo estruendoso es el mismo silencio. Al finalizar se nombra a los desaparecidos y tras cada referencia se contesta con un sobrio “presente”. Se canta el himno, se rompe en un aplauso que siempre termina en ovación, y luego, en silencio, la gente se retira de la concentración.

Lo que viene cambiando cada año es la masiva presencia. El silencio se ha vuelto multitudinario. Aumentando año a año. Y lo otro, no menos importante, es el componente juvenil de la marcha. Gente que por no ser contemporánea de los hechos, no los vive con menor intensidad o compromiso. Así iba a ser este año. Quizás el silencio atronador de otros años lo vamos a sentir a la hora en que la cadena fue solicitada y negada por el Poder Ejecutivo a Familiares de Desaparecidos. Quizás el hecho sea un estímulo para renovar nuestro compromiso y recordar todo el camino que tenemos por delante y los escollos, aún inimaginables hasta hace poco tiempo, que habrá que recorrer.

Como se sabe, la cadena fue solicitada porque justo en este año, que además de reclamar por los desaparecidos y su suerte se conmemoraban 25 años de la convocatoria de la misma, el mundo se ve afectado por una pandemia que impide las grandes concentraciones humanas. Pero como siempre a lo largo de la historia, cuanto más arduo es el camino y más dificultades surgen para recorrerlo, los pueblos descubren los atajos para transitarlo si es el mandato de la historia. Y así será este 20 de mayo.

Luisa Cuesta seguirá encabezando nuestra marcha, este año, apoyada en el brazo de Felipe Felo Michelini. Zelmar, el Toba, Liberoff, Barredo y Whitelaw serán recordados. Los desparecidos sentirán que los seguimos buscando. Los responsables de crímenes de lesa humanidad sentirán que la sed de justicia golpeará sus conciencias.

El próximo miércoles, con las limitaciones que nos impone la emergencia sanitaria, con las armas que hoy nos da la tecnología y la voluntad indoblegable, todos marcharemos, todos exhibiremos en las redes sociales, en nuestras casas, en el alma estará por cada uno de nosotros la margarita desojada. Y al otro día ya estaremos pensando en nuevos escenarios de lucha y nuevas formas de seguir manifestándonos. Además, también, al día siguiente, estaremos pensando cómo conmemorar la del 20 de mayo próximo. El año que nos separa de hoy a entonces, todos los días serán 20 de mayo.

El miércoles todos estaremos. Y todos estaremos gritando: “presente”.

7 comentarios en «20 de mayo: presente»

  1. Avatar paulina y flia. | el 17 mayo, 2020 a las 4:20 pm |

    ¡Presente!

    • P.D.:
      …….- Cada vez falta menos para el 20 de mayo… –
      (a mi me hubiese encantado «cacerolazo», («caceroléo»);
      (por esta única vez…)…
      … más…
      acompaño igual; y mi silencio…

  2. Avatar Rosario Garcia Pintos | el 17 mayo, 2020 a las 8:53 pm |

    Muy buena nota. Nuestro pueblo más creativo, más comprometido, que nunca. A mayor censura por parte del poder, mayor PRESENTE.

  3. Avatar Gulma Olguín | el 17 mayo, 2020 a las 9:14 pm |

    ¡¡PRESENTE!!POR SIEMPRE
    PRENTE!!!

  4. Avatar Gulma Olguín | el 17 mayo, 2020 a las 9:17 pm |

    ¡¡PRESENTE!!¡¡POR SIEMPRE PRESENTE!!

  5. Avatar JORGE TOURÓN | el 20 mayo, 2020 a las 2:30 pm |

    PRESENTE

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
Marcha virtual por verdad y justicia

Hace 25 años, cuando desde el poder se negaba la existencia de desaparecidos e incluso se afirmaba en organismos internacionales...

Cerrar