Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
LUC | pandemia |

LUC DE LA PANDEMIA

Gobierno Ausente

Por Juan Raúl Ferreira.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Ayer ingresó al Parlamento la llamada LUC (ahora todo en en siglas); cuando era pequeño le llamaban Ley de Urgente Consideración. La nombraban poco y estaba prevista solo para enfrentar temas que, como su mismo nombre lo indicaba, debían resolverse en plazos excepcionales perentorios. Ya los gremios y vastos sectores de oposición han dado innumerables razones para oponerse a su presentación en esta coyuntura. Me gustaría comentar algunas. Cosas que no han sido expuestas.

Leía con atención a un historiador y político, cuyos aportes respeto mucho, hace pocos días, exponer que a veces la pandemia se ha utilizado para introducir otros temas que nada tienen que ver con la misma. Esto ocurre en un momento de desinformación y de argumentos a medias y fuera de contexto del oficialismo, un buen caldo de cultivo para pasar gato por liebre.

Esto sucede a diario. Hace poco la vicepresidenta de la República dijo: “Si hay algo que el presidente (Luis Lacalle; en campaña, Luis) tiene, es experiencia parlamentaria y, dentro de ella, el tratamiento de leyes de urgencia”. Yo personalmente no recuerdo una sola intervención de Luis Lacalle en alguna de las leyes de urgencia enviadas al Parlamento. Desde 1985, las mismas constituyen solamente el 0,003% de las tratadas. Teniendo en cuenta que desde la primera a la actual esta es la octava legislatura, de las cuales el presidente solo ha integrado la mitad de ellas, resultaría difícil, más allá de que yo no recuerde ninguna intervención suya al respecto, ser experto de algo de lo que se tiene tan poca experiencia.

Es una forma de argumentar que va ganando terreno. Si se me permite un ejemplo: me resultó muy interesante el debate televisivo entre el diputado Gerardo Núñez, del Frente Amplio, y el senador Penadés, del Partido Nacional. De visiones distintas se nutre la democracia. Desde mi punto de vista, ganó Núñez por paliza. Sobre todo porque en TV no valen solo los argumentos, sino la credibilidad que se transmite. Gerardo exhibía un esfuerzo por exponer aquello en lo que cree, mientras que, a mi juicio y dicho con respeto, Gustavo hacía gala de una sonrisa de “sobre eso tengo argumento efectista”. Pero vayamos al hecho que deseo subrayar: sobre el final del debate, Penadés, cuando ya no iba a haber tiempo para que el diputado frentista desarrollara la idea, dijo algo, que sabía que no era cierto, sobre el aumento de las tarifas por parte del actual gobierno. Primero lo sacó del contexto de la crisis sanitaria mundial. Mientras la mayoría de los países suspenden el cobro de las mismas, el actual gobierno de Uruguay es el único del mundo que las aumenta. Dijo el senador de la fuerza multicolor: “Todos los meses de enero, el gobierno del Frente aumentaba las tarifas y este enero, como perdió las elecciones, no lo hizo”. No es un error, es faltar a una verdad que él conoce. No solo ignora la emergencia pandémica, sino que sabía que en enero de 2019 ya OPP, las empresas estatales, el Poder Ejecutivo y el propio Frente Amplió habían anunciado que no haría falta, e incluso se había incorporado al programa de este.

Volvamos al tema de la LUC. La primera falsedad que se dice es que es parte del compromiso electoral de Lacalle (entonces Luis). Un compromiso electoral no puede ser el nombre de una ley, porque del contenido de la misma, nunca se explicitó nada. Dejando de lado lo más importante, que es que no se sabía entonces que íbamos a vivir una verdadera emergencia, recién después de las elecciones, el contenido de la LUC, anunciado para enero de este año poselectoral, fue en gran medida la negociación previa al reparto de cargos.

Ya se está hablando de una posible recolección de firmas para derogar la ley después que pase la emergencia nacional. Ahora hay temas que sí son de urgencia: salvar vidas, por sobre todas las cosas. Esa sí hubiera sido una buena idea. El gobierno ha estado ausente de la crisis de salud de nuestra gente. Suspender las clases, con lo que todos estuvimos de acuerdo. Luego, el tapabocas para dentro de los supermercados, que entra en vigencia hoy, y la asistencia de los niños a las escuelas rurales (que fue un fracaso), son las dos únicas medidas adoptadas. El resto fueron recomendaciones, sugerencias, ideas, etc.

Daba hasta un poco de vergüenza ver el despliegue policíaco militar en nuestras rutas antes de Turismo para sugerir a la gente que no viaje. 0% de efectividad. Muy elocuente una nota televisiva, en la que el conductor pregunta al amable policía: “Hacémela fácil. ¿Qué pasa si no hago caso?”. Note la respuesta: nada, el hombre siguió su camino.

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO