Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

Quince años después

SCJ confirmó condena de los hermanos Peirano; se reabren procesos de extradición

El máximo órgano del Poder Judicial confirmó la condena de los hermanos Peirano Basso por la quiebra fraudulenta del Banco Montevideo; fallo reabre los procesos de extradición pendientes.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La Suprema Corte de Justicia (SCJ) confirmó, por unanimidad, la condena de los hermanos José, Jorge y Dante Peirano Basso por la quiebra fraudulenta del Banco Montevideo. Quince años después de disponerse el procesamiento de estos, el máximo órgano del Poder Judicial desestimó los argumentos esgrimidos por las defensas y los declaró culpables de los delitos imputados en su contra, según informó este jueves el semanario Búsqueda. Los tres hermanos fueron procesados en agosto de 2002, tras lo cual se inició un extenso proceso judicial. Finalmente, en 2013, la jueza Beatriz Larrieu (hoy jueza Especializada en Crimen Organizado) dispuso la condena de los tres hermanos como responsables de “un delito de insolvencia societaria fraudulenta”. Jorge Peirano fue condenado a seis años de penitenciaría, sus hermanos Dante y José recibieron una pena de nueve años de penitenciaría. La jueza Larrieu concluyó que los ex banqueros efectuaron un conjunto de actos dirigidos a ocultar o a hacer desaparecer total o parcialmente” el patrimonio del Banco Montevideo. “Los hechos probados permiten concluir que las operaciones descritas constituyen un elenco continuado de operaciones de vaciamiento o transferencias de fondo del Banco Montevideo hacia el Trade & Commerce Bank (TCB), la off shore de Islas Cayman y hacia el Banco Velox de Argentina, incrementando el riegos más allá de lo razonable”. Ese fallo fue confirmado por el Tribunal de Apelaciones en lo Penal (TAP) de 3º Turno. Ante esto, la defensa de los hermanos –ejercida por los abogados Pablo Donnángelo y Diego Camaño- presentó un recurso de casación. Allí insistieron con la inocencia de sus clientes y reclamaron la nulidad de las actuaciones por la violación de las garantías procesales. Sin embargo, la Corte desestimó el recurso y confirmó la sentencia. El fallo fue emitido el lunes 8 y lleva la firma de los cinco ministros de la Corporación. La Corte dijo no advertir la supuesta violación del debido proceso y del principio de igualdad en el proceso, ya que los hermanos Peirano Basso “tuvieron todas las oportunidades procesales que les concede la legislación procesal y sustancial para hacer efectivos sus derechos”. “Que hayan sido condenados no significa que las garantías de rango legal y constitucional que los abrigan no hayan sido respetadas: el proceso se tramitó en forma legal, habiendo contado los recurrentes con las oportunidades procesales para ser oídos, para articular sus defensas, para proponer pruebas y recurrir, sin cortapisa alguna”, expresó la Corte. Asimismo, se valoró que la prolongada extensión del proceso “no resulta injustificada, ni originada en la falta de diligencia de la sede de primera instancia, sino que se explica por las complejidades propias del asunto en debate, por la prueba, por la multiplicidad de acusados y por la propia actuación defensiva (lícita por cierto) de la parte acusada”. Eso se comprueba en las veinte piezas, con más de 6.000 fojas, que conforman el expediente, señaló la Corte. En tanto, aún está pendiente el proceso contra Juan Peirano, considerado «el arquitecto» de las maniobras de vaciamiento del Banco Montevideo. Las extradiciones El fallo de la Corte tiene particular relevancia porque pone fin al proceso penal contra los tres hermanos Peirano Basso, por lo que estos quedaran en condiciones legales para ser extraditados a Paraguay o Argentina, dijeron fuentes judiciales a Caras y Caretas Portal. La Justicia uruguaya concedió, en tres expedientes, la extradición de los tres hermanos a esos países por los ilícitos cometidos en la gestión de las entidades financieras del grupo Peirano, es decir, el Banco Velox en Argentina y el Banco Alemán en Paraguay. En todos estos casos se aguardaba el fin del proceso penal en Uruguay para ejecutar las sentencias y disponer la extradición. En este marco, el abogado Pablo Donnángelo afirmó que aún no fue notificado del fallo de la Corte e insistió que el expediente tiene nulidades desde el principio de su tramitación, ya que se violentó el principio de legalidad, la presunción de inocencia y las garantías del debido proceso. Asimismo, Donnángelo expresó que una eventual extradición de los hermanos Peirano no será automática sino que aún restas formalidades por cumplir y la defensa prepara recursos para evitar que estas se concreten. Donnángelo afirmó que una vez que el fallo de la Corte sea notificado deberá pasar a un Juzgado de Ejecución Penal para liquidación de sentencia. “La extradición está condicionada al cumplimiento efectivo de la pena”, dijo Donnángelo. Y explicó que los tres hermanos fueron liberados en 2007 –tras cinco años de prisión- por el extenso plazo de prisión preventiva sin condena. Ahora, se debe comenzar a computar el resto del plazo de la pena hasta liquidar la condena. “Recién una vez que se cumpla con la condena se podrá efectivizar la extradición”, afirmó. A esto se le debe agregar, que el país requiriente debe manifiestar si pretende seguir adelante con el proceso. “Hay que determinar si Paraguay está interesado en continuar con la extradición”, afirmó. En el caso de Argentina, los abogados de José Peirano en ese país presentaron un recurso en el que se afirma que los delitos imputados están prescritos; en caso de obtener un fallo a su favor la requisitoria argentina quedaría sin efecto, argumentó. Un caso visagra El abogado Pablo Donnángelo afirmó que el caso de los hermanos Peirano Basso fue “muy importante para Uruguay”, ya que derivó en una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo que formuló importantes objeciones contra el proceso penal en Uruguay. Ese fallo fue el germen de la reforma del Código del Proceso Penal (CPP) en Uruguay, dijo Donnángelo Caras y Caretas Portal. Donnángelo recordó que en ese fallo de la CIDH se planteaban diversas recomendaciones al Estado uruguayo, una de las cuáles refería a la necesidad de modificar el proceso penal. Incluso, “el último informe de la CIDH señala que Uruguay no cumplió con la recomendación Nº 2 del fallo porque no había entrado en vigencia el CPP”. En este sentido, Donnángelo valoró que si bien el nuevo CPP implica “una mejora y un cambio radical del CPP”, el texto aprobado sigue sin cumplir con los estándares mínimos internacionales en materia de prisión preventiva.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO