Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

Peñarol

¿Qué dejó el amistoso de Peñarol con San Lorenzo?

Lo realizado por Peñarol frente a San Lorenzo no conformó, pero también fue lo primero exigente que tuvo el aurinegro, en el segundo partido de preparación, sin perder de vista que jugó con un equipo con mas rodaje.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Peñarol no conformó en el amistoso frente a San Lorenzo en Buenos Aires, pero hay que considerarlo como lo que es, un amistoso de pretemporada. Si deja preocupaciones, en un partido que hay que dividirlo en dos tiempos, el que jugó el primer tiempo con mayoría de titulares, y el de la segunda parte cuando llegaron los cambios. En los primeros 45 minutos, hubo solidez defensiva y cierto orden, que llevó a que le llegaran poco a Peñarol, con un buen trabajo de Guzmán Pereira y Walter Gargano en la mitad de la cancha. Sin embargo por los costados, Lucas Hernández no hizo un buen encuentro, pero ha demostrado sobradamente que pudo ser una tarde mala y más nada, incluso es el dueño de la pelota quieta y hoy no salió un tiro bien, debería haber una alternativa, nombres para eso hay. Por la derecha la actuación individual de Petryk no fue mala, pero Peñarol fue vulnerable por ese lado, porque siempre le hicieron el dos uno, uno de las veces pudo ser gol de Blandi que pateó apenas afuera, la razón fue que nunca tuvo un volante que lo ayudara; lo intentó Gastón Rodríguez, pero esa no es su posición. Ese es otro de los errores, los jugadores en sus puestos. En ataque los aurinegros tuvieron cuatro posibilidades, una muy clara en un mano a mano de Palacios, en la que el delantero se durmió y se la quitaron de atrás. Pero cero circuito de juego, Gargano trató de buscar y llegar de esa forma, pero no encontró eco. Peñarol terminó la primera parte con un tiro de Gargano que sacó el arquero, en lo que pudo ser la apertura del marcador. Hasta ahí un partido. En la segunda parte hubo cambios, y poco a poco Peñarol se desdibujó, Maxi Rodríguez se arrimó a buscar sociedades, pero nunca la encontró, más allá de una subida con el juvenil Píriz sobre el final, la otra fue un tiro que se tuvo que fabricar solo, algo que el argentino tiene como característica. Pero en la media hora, con seis cambios realizados, Peñarol tuvo muchos inconvenientes y errores infantiles en la marca, que le costaron por lo menos dos goles de los tres que recibió. Sinceramente el 3 a 0 no asusta, preocupa la falta de juego, la falta de orden, la facilidad con la que se desesperan algunos futbolistas, algo ya conocido en Peñarol. ¿Lo arregla un nueve? Quizás solucione algo, pero Palacios o el que juegue, si no le llevan la pelota hasta arriba no va a poder marcar en el arco contrario. Da la sensación que hay fallas técnicas y tácticas que no son problema de seguir incluyendo jugadores en el plantel. Hoy Peñarol sufrió la baja de Nández, un equipo que sabía que contaba con el capitán para jugar en torno a él cuando las cosas no salían, hoy por ese lado Ramos probó varias opciones y ninguna fue solución, tampoco ninguno de los que puso es volante. La entrada de Corujo por derecha y ahora con la llegada de Guillermo Varela, quizás tenga más solidez. Que el «Cebolla» juegue junto a Maxi Rodríguez, en los papeles, también da para pensar en positivo. Pero hay preocupación, tanta que los dirigentes que veían con buenos ojos los goles de Palacios en el amistoso anterior, hoy ya piensan en otro nueve que sería argentino. El miércoles con Estudiantes será la próxima prueba en el Campeón del Siglo. Foto Peñarol Oficial      

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO