Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Editorial Partido Nacional | Iturralde | Penadés

la bomba

Gobierno y Partido Nacional atravesados por la corrupción

Los hechos revelados por el Semanario Búsqueda demuestran hasta qué punto el Gobierno del Partido Nacional está hundido en el fango de la corrupción.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El diálogo no sólo está plagado de expresiones soeces que indican desprecio a la Justicia, a la honestidad y hasta al lenguaje, sino que ilumina hasta qué punto sienten que pueden influir en ella, presionar para designar fiscales amigos y direccionar causas. Además, permite conocer que, en aquellos días, la fiscal Alicia Ghione se comunicó con el presidente del Partido Nacional inmediatamente después de ser designada y mantuvo un diálogo que no pudo ser sino de amigos y correligionarios, solicitando incluso el teléfono de Penadés, mucho más allá de que luego, durante su actuación, el cúmulo de evidencia y testimonios la obligaran a tomar un rumbo que no era el que Penadés ni Iturralde querían.

No voy a adelantarme a juzgar que la fiscal actuó bien sólo porque Penadés haya sido condenado. En primer lugar, porque me parece increíble que en un caso que afecta al senador más importante del Partido Nacional, la fiscal designada haya llamado al presidente del Directorio. Tomemos en cuenta que también en el Partido Nacional podía haber sectores interesados en que Penadés fuera condenado, comenzando por Romina Celeste y siguiendo por aquellos que quisieran hacerle daño al herrerismo tradicional, el conducido por Penadés y Heber, que eran el sostén de la candidatura de Laura Raffo. Pero, además, porque Iturralde habla de otros casos donde la fsical habría actuado archivando en causas complejas para los blancos, como la violación en la fiesta de la LUC. Y ese caso ya tiene demasiado ruido alrededor, ¿o acaso olvidamos que el propio presidente pidió información sobre la víctima en esa causa, a través de Alejandro Astesiano, a los jerarcas de la Policía? Además, según informa Georgina Mayo, la denuncia contra Penadés la hizo Romina en dos tiempos, con 48 horas de diferencia: la primera denuncia es una denuncia sobre un senador que habría abusado de menores, pero en abstracto, sin señalar a qué senador se refería. Una denuncia de estas características no permitía a la Fiscalía iniciar una investigación. Pero en la segunda agrega el nombre del senador Penadés, habilitando ahora sí el inicio de las actuaciones. Hete aquí que se da la curiosidad de que esas 48 horas son la diferencia en que el caso cayera en la fiscal Alfaro con la denuncia original y Ghione con la segunda denuncia, algo que sólo podía saber alguien que dominara los extremos técnicos de asignación de fiscal según los turnos que les corresponden de acuerdo a los turnos de Fiscalía. Nuevamente, como en el caso de Orsi, donde la denuncia se hace a las dos de la mañana después de 10 años de los supuestos hechos, justo a tiempo para que la causa cayera en la fiscal de la Ciudad de la Costa, Sandra Fleitas. Es obvio que Romina, una operadora sin escrúpulos, o bien una persona con un trastorno psiquiátrico, ha sido instrumento de gente poderosa y con conocimiento técnico muy profundo sobre los modos y tiempos de la Justicia.

Es demasiado grave todo. Desde la impresentable Gabriela Fossati, blindando al presidente en la causa más grave en años, que involucra una asociación para delinquir en plena Torre Ejecutiva, y terminando como dirigente del Partido Nacional; Diego Pérez haciendo informes secretos sobre otros fiscales para la Secretaría de Presidencia; el mismo Diego Pérez que parece ensañado con Nicolás Cendoya por el transmisor de la radio comunitaria de Palmitas; Sandra Fleitas y su actuación inexplicable en la causa infamante que afectó a Yamandú Orsi; y ahora Ghione, cuya actuación también hay que poner bajo la lupa.

Antes de pasar a Lafluf, actual asesor de Álvaro Delgado, pero que en realidad es el gurú en las sombras del presidente, y quien claramente está involucrado hasta los huesos en la escandalosa destrucción de prueba sobre los chats de Carolina Ache y Guillermo Maciel, que comprometían al Gobierno en el caso Marset, hoy indagado en Paraguay por homicidios de los que se jacta en chats incautados, debemos decir algo más de los diálogos de Iturralde: en ellos se demuestra que el Partido Nacional hizo todo lo posible por desplazar a Juan Gómez de la Fiscalía de Corte. Ellos querían que el fiscal renunciara y reconocen que lo presionaron hasta el cansancio. “Hay que empujarlo que se caga y se va”, llega a decir Iturralde. ¿Por qué querían desplazarlo? Porque querían un fiscal de ellos al frente del Ministerio Público, obviamente. ¿Es esa fiscal Mónica Ferrero, quien actualmente ocupa la titularidad de la Fiscalía de Corte? Las sucesivas declaraciones de dirigentes blancos de la excelente fiscal que es nos deben dar una señal clara de muchas cosas.

Ahora sí, tratando de Lafluf, hay que decirlo: asesoró a Penadés sobre la forma de manejar el caso para salir bien parado. Hasta le recomienda que hable con periodistas en off para imponer un relato. Un modus operandi que ha usado el Gobierno durante todo el mandato y que, a la luz de los acontecimientos, le ha rendido mucho; una, porque es obvio que hay periodistas que se prestan, aunque por decir esto nos ataquen en malón y otra porque el Gobierno ha regado de recursos a los grandes medios para mantener un blindaje como nunca antes se había visto.

En suma, nuevamente queda claro el nivel de corrupción y desatino de este Gobierno. Sólo cabe esperar que la ciudadanía no los perdone y que llegue el día en que la Justicia les pida cuentas.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO