Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Editorial gobierno | Lacalle Pou | Mil días

Cuenta regresiva

Mil días para el final del gobierno

De sus promesas, el gobierno no ha cumplido ninguna. Ni en seguridad, ni en vivienda, ni en educación, ni en tarifas, ni en salarios ni en impuestos.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

A Luis Lacalle Pou le quedan mil días de presidente y a su gobierno, bastante menos de vida útil, toda vez que hay que tomar en cuenta que el último año será de campaña electoral, con su propio partido y el resto de sus socios de coalición perfilándose descarnadamente para la competencia.

En los días que le faltan para arribar al final de su mandato, probablemente intentará llevar adelante algo que permita evocarlo por alguna obra o algún avance significativo, pero es difícil que logre una mirada generosa del tiempo. La gente recuerda a Tabaré Vázquez por muchas cosas, pero quizás el Plan Ceibal y su lucha contra el tabaquismo, entre otra cantidad de iniciativas sinteticen su paso por el poder. A José Mujica se lo recuerda por su sencillez, la ampliación de derechos civiles, y su impresionante y trascendente prestigio a nivel mundial, prestigio desconocido para cualquier otro político uruguayo, antes o después. En cierta forma, los presidentes que propuso la izquierda marcaron una época y mayormente se los identifica por sus improntas, las obras que impulsaron y los avances que experimentó la sociedad.

Cabe preguntarse por qué se le recordará a Lacalle Pou. ¿Por la gestión de la pandemia? Difícilmente el tiempo reserve una valoración tan positiva como él aspira sobre una contingencia que costó tantas miles de vidas y tanto sufrimiento sanitario, económico y psicológico. ¿Por alguna obra o algún proyecto? No se conoce nada que haya hecho este gobierno, además de ajustar el gasto público, reducir el salario real, aumentar las tarifas y favorecer a los malla oro. Ninguna reforma de envergadura, ninguna obra visible, ningún programa novedoso. Nada. Como mucho, podrá recordarse su ley de urgente consideración, pero más por el referéndum y por su tamaño descomunal que por sus logros, especialmente en algunas materias como la seguridad, donde ha fracasado estrepitosamente, en los combustibles, que no tiene gracia ni mencionarlo, y en la educación, donde no se registra otro cambio que haberse peleado con toda la comunidad educativa.

No quiero subestimar con esto los efectos a largo plazo que tendrá la manifiesta insensibilidad de la política económica que ha llevado adelante ni las consecuencias de la entrega del puerto, que se proyectarán por décadas, pero un legado de esa naturaleza no te abre paso a la historia y mucho menos al corazón del pueblo, lugares reservados para los que dejen algo que signifique una conquista o un progreso material o espiritual.

De sus promesas, no ha cumplido ninguna. Ni en seguridad, ni en vivienda, ni en educación, ni en tarifas, ni en salarios ni en impuestos. Las reformas que anticipaba no se han puesto en marcha, sus grandes planes de transformación brillan por su ausencia. La reforma de la seguridad social que, en apariencia, es lo único que insiste en impulsar, por lo que se sabe, no cuenta con los votos y, si los reuniera, significaría un golpe tremendo para la gente corriente, que deberá trabajar más años para jubilarse todavía con menos ingresos que los que percibe hoy un jubilado. Por el momento, la única estrategia de gestión de la que ha hecho gala este gobierno es el ajuste, un ajuste inmisericorde que no se detuvo ni siquiera ante la crisis sanitaria más grande del siglo. Un ajuste que ha desmantelado políticas públicas y contraído el papel del Estado, que ha hecho perder ingresos reales a la gente y que no tiene, como contraparte, ningún impacto positivo ni en inversiones ni en generación de empleo. Todo a pérdida de la sociedad real.

En los mil días que le quedan, haría bien el presidente en enfocarse a hacer algo productivo por este país al que gobierna. En lugar de subestimar el deterioro de las condiciones de vida de la gente, apostar todo a una campaña publicitaria permanente y a la malversación de las estadísticas, como la que ensayaron con la pobreza infantil, sería bueno para la gente y hasta para su memoria, que intentara dejar algo mejor de lo que encontró o, por lo menos, no seguir empeorándolo todo. Su pasión por beneficiar a los más ricos debería suspenderla para ayudar a los que menos tienen y a la gente que trabaja o busca empleo; su soberbia, ponerla en pausa para escuchar a la gente corriente que está sufriendo, a los movimientos sociales, a las fuerzas de la oposición, e incluso a sus propios aliados, cuando le dicen que si insiste por este camino de ajuste sin reserva, los conduce a todos a la derrota.

Pero es improbable que lo haga. Lacalle Pou tiene características personales que le impiden oír a los que no lo adulan e intercambiar hasta con los propios. Pagado de sí mismo y poseedor de una tozudez digna de mejores causas, ostenta una intransigencia rayana en la ceguera. Mientras tanto, en la base subterránea de la sociedad crece la desesperación y la bronca, un rechazo que no puede ser ocultado por el blindaje ni por mediciones de opinión pública a medida. Pero eso es harina de otro costal, porque las repercusiones en su imagen pública son mucho menos importantes que los padecimientos cotidianos de las grandes mayorías.

Hasta esta altura de su mandato, Lacalle Pou arriesga a ser recordado por anécdotas más o menos ilustrativas de lo que ha sido su gobierno: hacer surf los fines de semana, su obsesión por la caída del pelo, el culto de su físico y la separación abrupta de su esposa. Fuera de eso, no hay nada digno de mencionarse y, de hecho, nada de eso lo es. Viene siendo un presidente intrascendente, en el sentido profundo del término: un presidente que no deja nada que valga la pena recordar, algo que vaya a perdurar más allá de su mandato. Ni en realizaciones concretas ni en pensamiento político. Pero claro, todavía le quedan mil días y mil días es un montón de tiempo, sobre todo porque hay que vivirlos de a uno.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO