Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
gobierno |

Se desmorona

La descomposición moral del gobierno

Es dificilísimo imaginar cómo hará Lacalle Pou para gobernar los próximos dos años, ahora que el blindaje no sirve para nada

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La revelación de los chats entre la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Carolina Ache, y el subsecretario de Interior, Guillermo Maciel, así como el resto del expediente sobre el caso Marset que el gobierno debió entregar a la oposición por orden judicial, no solo dejó claro que el gobierno mintió en la interpelación, sino que puso en evidencia que entregarle el pasaporte en mano al narcotraficante, tramitar el pasaporte de su pequeño hijo e interceder ante el Poder Judicial de Emiratos Árabes para obtener su libertad fue una decisión política tomada con pleno conocimiento de a quién se estaba beneficiando. No fue un error, ni una imprudencia ni una obligación.

La confirmación por parte Mario Panizza, propietario de la empresa Vertical Skies, creada menos de una semana después de que Lacalle Pou fuera proclamado presidente por la Corte Electoral, de que se había realizado espionaje contra los senadores Mario Bergara y Charles Carrera, y que efectivamente se le había transferido dinero en dólares a Alejandro Astesiano por dicho concepto, demuestra, además, que los chats del exjefe de seguridad del presidente, lejos de ser un cúmulo de delirios, contienen información cierta y confirman que desde la Torre Ejecutiva se coordinaron acciones ilegales y gravísimas, utilizado al Estado para delinquir con propósitos políticos y económicos.

Con lo que se sabe hasta el momento, se puede afirmar tranquilamente que lo peor del crimen organizado penetró el Estado y la cadena de hechos indican de forma insoslayable que los cómplices son muchos y a todo nivel. Muy mal envejecieron los tuits de la fiscal Fossati cuando se puso a polemizar con los senadores espiados, espetándoles que nada de eso estaba probado, o su permanente brega por desvincular al presidente y caracterizar a Astesiano como un malandrín que había defraudado la confianza del mandatario haciendo alardes en sus comunicaciones sobre cosas que seguramente no podía realizar.

A esta altura, buena parte de la población observa con espanto un gobierno en descomposición moral, intentando ridículas operaciones para desviar la atención sin éxito, como las diatribas de la senadora Bianchi, una vergüenza institucional que le va a costar caro al Partido Nacional en las próximas elecciones, las barbaridades del ministro Martín Lema contra las ollas populares y la mamarrachesca comisión investigadora contra el senador Charles Carrera por un caso construido mediante inteligencia ilegal, que denota la cooperación entre servicios clandestinos, gobiernos y medios de comunicación, donde, para colmo, se quiere manipular a la población presentando a Carrera como culpable de haber ayudado a una persona y a la vez culpable de la bala policial que la hirió, en una ingeniería de la confusión aviesa.

Mientras observamos en tiempo real el aluvión de pruebas de corrupción, el gobierno se prepara para dar un golpe a los trabajadores, dando media sanción entre navidad y fin de año a una reforma de la seguridad social completamente impopular, mintiendo a cara de perro sobre sus efectos, exhibiendo nuevamente un cinismo a prueba de todo, insultado la inteligencia como si la gente fuera idiota, dando cuenta en cada oportunidad que se presenta que la derecha uruguaya no tiene ningún escrúpulo.

Es dificilísimo imaginar cómo hará Lacalle Pou para gobernar los próximos dos años, ahora que el blindaje no sirve para nada, y la posibilidad de encapsular los casos de Marset y Astesiano, reveladores de la intimidad degradada de una forma de ejercicio del poder, es una tarea imposible. Por el contrario, todo sugiere que estos casos se lo van a llevar puesto, no en un sentido institucional, porque nadie en Uruguay quiere que el presidente interrumpa su mandato, sino en un sentido histórico y político mucho más profundo: Lacalle Pou va a pasar a la historia como pasó su padre, pero peor, porque el padre era bastante más inteligente que él y, además, gobernó en una época donde la información corría menos, las redes sociales no existían, y no había chats de WhatsApp para ser ventilados por los medios de comunicación un día sí y otro también, por todo lo largo de su mandato.

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO