Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
La Revista | INAU Salto | Héctor Núnez Da Rosa | director

Caso cerrado y olvidado

Nuevo director de INAU Salto fue procesado por homicidio culposo

La propuesta de que el exmilitar sea parte del directorio de INAU Salto surgió, como informó Salto al día, de la diputada Cecilia Eguiluz, de Cabildo Abierto

El nuevo director de INAU Salto, Héctor Núnez Da Rosa, fue dado de baja luego de haber sido procesado por el homicidio culposo del alférez Carlos Olivera en el año 2009. Pero mientras esperaba la confirmación de la sentencia de primera instancia, la carrera militar del exmilitar continuó y, finalmente, fue destituido con el grado de capitán.

El currículum vitae del capitán Hugo Núnez Da Rosa enviado al INAU, antes de asumir su nuevo cargo como director en Salto, es extenso en cuanto a las actividades académicas teóricas y prácticas que menciona, cursos y una nómina de casi 30 habilidades personales, pero no detalla sus lugares de trabajo.

En el encabezado de su CV consigna que su último lugar de trabajo como militar fue en 2017 en la Brigada de Infantería N° 3 “Protector de los Pueblos Libres”, lejos del Batallón de Paracaidistas de Toledo donde, en 2009, Núnez Da Rosa hundió a un alférez de 25 años en una piscina junto con otros dos instructores del curso Comandos, de la Escuela Militar de Toledo.

Tras su designación como director del INAU en Salto, Caras y Caretas lo contactó para consultarle su punto de vista sobre las críticas que trascendieron porque ocupará este cargo, habiendo sido procesado sin prisión por homicidio culposo en el año 2009.

Respondió que “conoce las críticas y que son muchos los sentimientos encontrados y mucha injusticia en quienes están juzgándome sin conocer quién soy realmente como persona y como líder. La gente es muy mala… si aprendieran a juzgar después de conocer y preocuparse realmente por ellos y no por los demás, serían mucho más felices”, estimó.

Agregó que para él “está cerrado el caso y está “olvidado” de mi parte, pero a mucha gente le sirve para hacer daño no solo a mí, sino también a la familia del fallecido; es una falta total de respeto”, dijo.

La muerte del alférez ocurrió el 2 de setiembre de 2009 sobre la hora 10.00. Tenía 24 años y realizaba un curso que consistía en ejercicios de natación junto a un grupo dirigido por un capitán y dos tenientes, entre ellos Da Rosa, quien ocupará el cargo del INAU en Salto.

Según la sentencia a la que accedió Caras y Caretas, “durante la sesión de instrucción de operaciones anfibias los alumnos, entre quienes se encontraba el alférez fallecido, fueron sometidos a ejercicios de hostigamiento o estrés psicofísico en el interior de la piscina que consistió en el mantenimiento forzado debajo del agua hasta el límite de la resistencia apneica, que es el tiempo que aguanta una persona sin respirar”.

La sentencia indica que “los involucrados participaron directamente en la realización de esas prácticas y como consecuencias de estos ejercicios el alférez murió asfixiado”. El informe de la junta médica indicó que el fallecido presentó, entre otros síntomas, “pulmones edematosos con abundante contenido líquido”, y explicó que “para que estos elementos se produzcan es necesario que la víctima esté viva”.

La sentencia describió que el informe forense descartó un descenso voluntario al fondo de la piscina para que buscara una aleta. La junta médica explicó que “se reveló un esfuerzo de la glotis cerrada para posibilitar la oxigenación del organismo”. Estas circunstancias -indicó la sentencia- tornaron inverosímil el relato del capitán que declaró que al alférez muerto se le cayó una aleta y que le ordenó que fuera a buscarla. “Cuando estaba en el fondo de la piscina veo que quedó quieto”. Los tres instructores, entre ellos Da Rosa, negaron haberlo hostigado.

Sin embargo, numerosos testigos dijeron que se hicieron prácticas que no estaban dentro del programa. Uno de los testigos que también entrenaba dijo que “fueron entre 5 y 6 veces que me hundían”, otro testigo indicó que se desmayó mientras se hacía el ejercicio”, al tiempo que indicó que lo mismo “se practicó sobre el alférez muerto”. La sentencia dice que “uno de los testigos vio a Núnez Da Rosa realizar las prácticas de hostigamiento sobre el fallecido”.

La sentencia del juez de Pando Gerardo Núñez agregó que los tres instructores violaron el reglamento.

En julio de 2016 -un año antes de que Núnez ocupara el cargo en la Brigada de Infantería N° 3 de Salto como lo consigna en su CV-, el juez de primera instancia de lo Contencioso Administrativo, Pablo Eguren, ordenó al Ministerio de Defensa indemnizar a la familia del alférez fallecido durante los ejercicios en la Escuela Militar de Toledo. En esa sentencia el juez Eguren agrega que los instructores procesados por homicidio culposo fueron destituidos y se les aplicaron sanciones.

En el diálogo con Caras y Caretas, Núnez Da Rosa fue consultado sobre por qué se le estaría faltando el respecto a la familia del alférez muerto luego de las críticas que surgieran tras su designación como director del Inau en Salto. Núnez respondió que “están removiendo emociones y heridas que tal vez ya fueron ‘superadas’… no está bueno”. Añadió que “el respeto que hay que tener a las personas es el mismo que te das a ti mismo. Esas personas solo por envidia y maldad interna salen a criticar”.

Textos: Georgina Mayo

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO