Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Noticia destacada |

Con el intendente canario

Orsi: Canelones “está en obra de forma permanente”

El intendente de Canelones, Yamandú Orsi, aseguró que el departamento “está en obra de forma permanente” como consecuencia de la diversidad de requerimientos que tiene en materia de caminería, de saneamiento, de limpieza y de una serie de rubros que se deben atender a efectos de cumplir con la población.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Por otra parte, Orsi prefirió no definir si habrá de presentarse a la reelección al frente de la comuna canaria, ya que consideró que no es tiempo de hacerlo, ya que está en curso el proceso para la definición del candidato presidencial del Frente Amplio.

La que sigue es la entrevista que concedió a Caras y Caretas.

¿Qué tiene de diferente hoy Canelones respecto a cuando usted asumió el cargo de intendente?

Me cuesta un poco pensar en eso, ya que en la administración anterior yo era el secretario general, así que siempre estuve alineado y coincidente con las políticas que llevaba adelante el intendente Marcos Carámbula. Soy parte de un proceso que empezó con él en 2005 y que continúa.

Lo que se ha hecho diferente en este período es aquello que en algún momento pensamos con Marcos y que no pudimos llevar adelante. Lo mejor que podamos estar haciendo ahora es parte de algo que pensamos, por ejemplo, presupuestar por programa. No me planteo estrategias de ruptura con lo que veníamos haciendo.

La ruptura fue con la administración colorada que terminó en 2005.

SÍ, claro, ahí estuvo el verdadero cambio de rumbo. Ahora todo ha sido continuidad porque, además, como secretario general, Marcos siempre me dio pista. Es una persona que obliga a salir a la cancha bastante antes de lo que uno piensa. He sentido la responsabilidad de la conducción bastante antes de ser intendente. Hay pocos referentes nacionales que hagan eso.

¿Y qué proyectos quisiera haber impulsado y que aún están en veremos?

El desarrollo de ciudades inteligentes en el departamento. Pensé que lo íbamos a tener antes de lo que lo hemos logrado. También hubiéramos querido tener más desarrollada la instalación de cámaras en las principales ciudades del departamento. Si algo me imaginé que hubiéramos hecho, esa es una.

También me hubiera gustado impulsar una reestructura de la Intendencia en todo lo que tiene que ver con la carrera funcionarial. Algo se ha hecho para corregir los principales problemas, se han hecho concursos y se ha establecido que hoy se puede ingresar a la Intendencia y se puede crecer en la carrera. Pero son las primeras señales. Además, en el período anterior se presupuestó a mucha gente.

Sí vamos a lograr ahora realizar un cambio general de las luminarias del departamento, transformándolas en led.

¿Y dónde están centradas hoy las inversiones de la comuna?

En obras básicamente, somos un departamento que está en obra en forma permanente: tanto de caminería y sistemas de drenaje, como de plazas públicas -seis gimnasios y una pista de atletismo-, y alumbrado. También en la gestión ambiental y en la disposición final de los residuos. La parte gruesa de la inversión está allí.

¿La caminería se lleva mucho?

Sin dudas, el grueso del gasto está allí. Capaz que no es lo que luce más. Una cuadra de asfalto no luce tanto como una cuadra de alumbrado, pero cuesta mucho más. Sucede que no se puede dejar de hacer ni una ni la otra. Estamos hablando de que en este período vamos a invertir 200 millones de dólares en obras.

¿Cuando vienen las lluvias es el peor momento?

Sí, por eso estamos trabajando en los centros urbanos para cambiar la relación existente entre el pavimento firme y el pavimento granular. Hace cinco o seis años era de ocho a dos el granular y hoy la idea es llegar a seis a cuatro el firme. Ni hablar de la zona rural, esa se descuenta, aunque también estamos trabajando en algunos pavimentos firmes.

Además, no debemos olvidar que las soluciones nuevas nos imponen obligaciones nuevas que implican que después seamos efectivos en el mantenimiento de los servicios como es el caso del pavimento y del alumbrado. En un departamento como el nuestro, lleno de poblados urbanos, el desafío más grande es tener buenos drenajes, ya que de ellos depende el mantenimiento de las obras que se realizan.

En la zona de la costa, cuando eran balnearios, llovía y el piso se encargaba de absorber el agua. Pero a medida que se fue urbanizando, las napas se fueron saturando y a ello se han añadido los pozos negros, que muchas veces no funcionan como deberían y se encuentran más cerca unos de otros.

Hay zonas en las que llegó el saneamiento -que corresponde a OSE-, pero hay otros en las que es impensable. Hay todo un desafío en materia de planificación de cómo dar los servicios a medida que las ciudades se van conformando. No es como en las ciudades romanas que estaban planificadas de antemano con saneamiento y abastecimiento de agua.

Hemos tenido que hacer soluciones de desagües para momentos de estrés, pero no es lo ideal. Hay soluciones estructurales de alto costo que no son fáciles, por ejemplo, en Marindia, tanto al sur como al norte de la Interbalnearia. Hablo del lugar donde vivo, pero hay otras zonas, como Barros Blancos -que está atravesada por cañadas-, que se ven seriamente afectadas cuando hay lluvias importantes. También afecta cuando los cursos de agua no están lo suficientemente limpios y eso requiere de un trabajo permanente por el constante crecimiento de las malezas.

Hoy hemos solucionado también el caso de mucha gente que debía dejar sus casas porque vivían cerca de algunos cursos de agua. Han sido realojados. Siempre hay problemas nuevos, tal vez no tan graves, pero son permanentes.

Los capítulos que tenemos pendientes son de muy altísimo costo, pero de a poco vamos resolviendo las cosas con soluciones modernas. En el mundo hay tecnologías nuevas que ayudan a solucionar los inconvenientes. Nuestra superficie urbana es igual a la de Montevideo, pero mientras esta tiene que solucionar una realidad, nosotros tenemos que solucionar una infinidad.

En el tema de los residuos, Canelones parece haber encontrado soluciones bastante prácticas.

Sí, nos ha dado resultado la entrega de contenedores domiciliarios, trabajar la cuestión de la basura con personal municipal, empresas contratadas y cooperativas, lo que nos permite una diversidad de opciones de gestión, y lo digo con total autoridad y conocimiento de causa.

Estamos impulsando además el reciclaje de residuos, en lo que estamos teniendo una muy buena respuesta de la población. Contamos con seis programas que apuntan a esto y que incluyen a los grandes generadores como lo son las industrias y los supermercados.

Tenemos que resolver la disposición final de los residuos, que sigue siendo el eslabón nuestro más débil. Hay un vertedero antiguo en Empalme Olmos pero ahora estamos impulsando una solución más amigable con el ambiente.

El nuevo sistema nos llevará a que el costo de la disposición final de residuos pase de 7 dólares a 25 dólares. Pero debemos pensar que en Europa el costo de la disposición final cuesta cientos de dólares. Hay un tratamiento de los residuos de verdad. Debemos tomar conciencia de que ir a una mejor relación con el ambiente tiene sus costos. Hasta hace poco cada ciudad de Canelones tenía su vertedero, pero eso ya no corre más. Nosotros lo hemos centralizado y vamos a una solución mejor porque el que tenemos no da para más. La gente entiende que estas soluciones tienen un costo, como en el caso del alumbrado público.

¿Cómo está el tema de la morosidad?

Básicamente es en el tributo de contribución y se encuentra en el entorno de 30%. Hay un núcleo duro que se debe atender y para eso hemos creado una agencia tributaria bajo el derecho privado -en forma de sociedad anónima- que va a gestionar la cartera de morosos.

¿Se va a volver a presentar a la elección para intendente de Canelones?

No lo tengo resuelto. Ahora estamos en campaña electoral para las elecciones nacionales y yo tengo que terminar de redondear mi gestión. Por eso decidí que lo voy a pensar después de noviembre. Hoy la agenda política es octubre y noviembre.

Usted dio un paso al costado en la lucha electoral del Frente Amplio.

Sí, entendí que no estaba preparado.

¿Y algún cargo legislativo?

No me lo he planteado, pero no tengo dudas de que el fogueo que se requiere para gobernar un país no se encuentra en el Parlamento, sino en los ministerios o las intendencias. En el caso de Carolina [Cosse], Daniel [Martínez] y Mario [Bergara], está bien claro. La situación de Óscar [Andrade] es distinta porque viene enteramente de la sociedad, al punto que no se bancó estar en el Parlamento. El Frente tiene para mostrar gente con experiencia de gestión.

No me imagino a alguien presidiendo a Uruguay sin que antes haya tenido una experiencia ejecutiva.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO