Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

El País ataca al papa Francisco por criticar el liberalismo económico

El diario uruguayo arremetió contra el Papa por decir que América Latina está sufriendo los embates del liberalismo económico. Lo califica de «político de barricada», de «opinólogo de economía y política» y considera que sus expresiones no son dignas de su investidura.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El pasado viernes, «a la misma hora que Donald Trump juraba su cargo en Washington», el papa Francisco concedió una entrevista a El País de Madrid. En esa conversación, de una hora y 15 minutos de duración, el líder del catolicismo se refirió a su pontificado, la situación de la Iglesia, el drama de los refugiados, el advenimiento del nuevo gobierno en Estados Unidos, entre otros disímiles tópicos. Entre esos temas el Papa también dedicó unas palabras a la realidad latinoamericana y la situación que vive la región, de la cual procede. Ante la pregunta de cómo ve el continente, el Sumo Pontífice respondió:

El problema es que Latinoamérica está sufriendo los efectos —que marqué mucho en la Laudato si’ — de un sistema económico en cuyo centro está el dios dinero, y entonces se cae en las políticas de exclusión muy grande. Y se sufre mucho. Y, evidentemente, hoy día Latinoamérica está sufriendo un fuerte embate de liberalismo económico fuerte, de ese que yo condeno en Evangelii gaudium cuando digo que “esta economía mata”. Mata de hambre, mata de falta de cultura. La emigración no es solo de África a Lampedusa o a Lesbos. La emigración es también desde Panamá a la frontera de México con EE UU. La gente emigra buscando. Porque los sistemas liberales no dan posibilidades de trabajo y favorecen delincuencias. En Latinoamérica está el problema de los cárteles de la droga, que sí, existen, porque esa droga se consume en EE UU y en Europa. La fabrican para acá, para los ricos, y pierden la vida en eso. Y están los que se prestan a eso. En nuestra patria tenemos una palabra para calificarlos: los cipayos. Es una palabra clásica, literaria, que está en nuestro poema nacional. El cipayo es aquel que vende la patria a la potencia extranjera que le pueda dar más beneficio. Y en nuestra historia argentina, por ejemplo, siempre hay algún políticocipayo. O alguna postura política cipaya. Siempre la ha habido en la historia. Así que Latinoamérica tiene que rearmarse con formaciones de políticos que realmente den a Latinoamérica la fuerza de los pueblos. Para mí el ejemplo más grande es el de Paraguay de posguerra. Pierde la guerra de la triple alianza y prácticamente el país queda en manos de las mujeres. Y la mujer paraguaya siente que tiene que levantar el país, defender la fe, defender su cultura y defender su lengua, y lo logró. La mujer paraguaya no es cipaya, defendió lo suyo. A costa de lo que fuera, pero lo defendió, y repobló el país. Para mí es la mujer más gloriosa de América. Ahí tiene un caso de una actitud que no se entregó. Hay heroicidad. En Buenos Aires hay un barrio, a la orilla del Río de la Plata, cuyas calles tienen nombres de mujeres patriotas, que lucharon por la independencia, lucharon por la patria. La mujer tiene más sentido. Quizá exagero. Bueno, si exagero que me corrijan. Pero tiene más sentido de defender la patria porque es madre. Es menos cipaya. Tiene menos peligro de caer en el cipayismo.

La respuesta despertó la reacción de El País uruguayo, en donde no cayeron bien tales aseveraciones. En el editorial de este miércoles, titulado «Las opiniones del Papa Francisco», el diario arremete contra la idea de que la situación en América Latina sea consecuencia del liberalismo económico y se ofende por la utilización del término «cipayo». «¿En qué planeta vive el Papa para pensar que el problema de América Latina, pululada y hundida por el socialismo del siglo XXI y sus aliados más timoratos sufre los efectos del liberalismo económico?», afirma el editorial y enseguida cuestiona a Francisco por «agarrársela con el liberalismo» y callar «frente a las flagrantes violaciones de los derechos humanos en Venezuela». El término «cipayo», al parecer, tocó alguna herida entre los directores de El País. «¿Qué piensa que sentirán los feligreses liberales cuándo escuchan a la máxima autoridad de su religión tratarlos de cipayos y vende patrias?», pregunta el texto. De acuerdo con el rotativo, el Papa «demuestra no tener idea de lo que está hablando, ni respecto a la ciencia económica en sí ni respecto a la situación de América Latina», pues a su entender los países «más prósperos, más justos y con mejores indicadores sociales son los que tienen los mejores índices de libertad económica». Además, considera que el «verdadero problema» de la región es el estatismo exacerbado, el proteccionismo y «la ausencia de sólidas democracias y Estados de Derecho que garanticen los derechos humanos y las libertades esenciales». El liberalismo económico donde se aplica «da formidables resultados», según El País. «La forma en que expresa no es digna de su investidura», «político de barricada» y «opinólogo de economía y política», son también algunos de los calificativos que le endilga El País al papa Francisco, a quien acusa de «lastimar a mucha gente», prestigiar «ideas retrógradas y liberticidas» y envalentonar «gobernantes que producen muerte y desolación». A su vez, considera que el máximo jerarca de la Iglesia Católica «pierde la compostura» al plantear estos temas. «Solo la libertad económica logrará reducir la pobreza y mejorar el nivel de vida de quienes lo pasan peor, como de hecho está demostrado y se puede ver en las estadísticas globales de las últimas décadas», concluye el editorial.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO