LA DENUNCIA COMO HERRAMIENTA

Nuevo caso de agresión a peón rural motiva reunión en el MTSS

El director nacional de Coordinación entre el Ministerio del Interior y la cartera de Trabajo, Ariel Ferrari, citó a representantes de las gremiales rurales y de los trabajadores para el próximo 4 de enero.

La reunión fue motivada por un nuevo caso de agresión a un trabajador rural, esta vez en la Colonia 18 de Julio, en el departamento de Salto. El peón agredido trabajó en el establecimiento rural hasta el mes de mayo. Su ex patrón le expresó que “la cosa estaba difícil” y que recién a fin de año de abonaría los haberes pendientes.  Al  concurrir el trabajador a cobrar lo adeudado- según denunció a la policía salteña- fue agredido por su ex patrón con un trozo de madera, luego de lo cual le propinó golpes de puño. El agredido fue trasladado al Hospital Regional de Salto, dónde el médico de guardia expidió un certificado ilegible y le dio el alta, según señala el parte policial. El presunto autor de los hechos coincide en un todo con la narración del peón, con la salvedad de que afirma que actuó en legítima defensa. El abogado del peón presentó la denuncia correspondiente ante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). En el lapso de los tres últimos meses, es el tercer caso de esta índole que se registra y es denunciado. El primero fue también en el departamento de Salto, en la estancia Flor de Ceibo, en la localidad de Itapebí, donde el pasado 18 de setiembre, el trabajador Hugo Leytes fue azotado con el mango de un rebenque por el  capataz del establecimiento. La agresión le provocó rotura de costillas y múltiples lesiones. El hecho aún se mantiene en la órbita de la Justicia. La golpiza fue motivada por el reclamo del trabajador acerca de jornadas de trabajo que llegaban a las 14 horas. El segundo involucró al trabajador arrocero Ayrton  de Ávila, un joven operario de Arrozal 33, quien fue apuñalado –sin que mediara ningún roce entre los protagonistas- por un funcionario de la arrocera, al proceder al retiro de los efectos personales de un dirigente sindical. El agresor fue procesado sin prisión y De Ávila despedido por “notoria mala conducta”. Luego que la Unión Nacional de Trabajadores Rurales y Afines (Unatra) hiciera el reclamo correspondiente ante el MTSS, el trabajador fue reintegrado a la plantilla de Arrozal 33. De acuerdo a Ferreri, “lo que encontramos es gente que se atreve a denunciar. En el sector rural se viene avanzando. Tenemos una unidad rural en el Ministerio y el 4 de enero nos reuniremos las gremiales empresariales y la UNATRA para trabajar en los derechos y las obligaciones”.

Compartir: