Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

GRANDE CALAMIDADE

Brasil: huelga policial en el Estado de Río Grande do Norte

El gobierno estadual de Río Grande do Norte declaró el “estado de calamidad” debido a la huelga policial que se prolonga desde el pasado 19 de diciembre.

La huelga policial está motivada por la exigencia del pago de sueldos atrasados y mejores condiciones laborales. Desde el estallido de la protesta, el gobierno ha reportado un grave incremento de los homicidios, robos y saqueos, habiéndose constatado en ese lapso más de cien asesinatos (6,7 homicidios por día). El decreto de calamidad, publicado en la gaceta oficial, permite al gobierno estadual pagar servicios y firmar contratos sin llamar a licitación. El presidente de Brasil, Michel Temer, aprobó a fines de diciembre, a petición de las autoridades de Río Grande do Norte, el envío de 2.800 efectivos  del Ejército y de la Fuerza Nacional para que se hagan cargo de la situación. El decreto de calamidad fue firmado por el gobernador de Río Grande do Norte, Robison Faría y en principio fue declarado por 180 días. Durante ese lapso, todos los bienes, servicios y empleados de la administración pública quedan a disposición de la gobernación para ser usados en la atención de las necesidades de seguridad. Río Grande do Norte, afronta una grave crisis financiera que le ha impedido pagar los salarios de sus funcionarios. Antes de declararse el estado de calamidad en la policía, ya se lo había hecho en la salud pública y en el sistema penitenciario. Los policías están acuartelados en comisarías y batallones pero se niegan a salir a patrullar las calles, aduciendo carencias en materia de vehículos y otros insumos de trabajo. Hasta el momento, los principales focos de violencia se han dado en la capital regional, Natal, así como en Mossoró, el segundo municipio del Estado, donde se ha registrado un importante aumento de los homicidios, robos y saqueos a establecimientos comerciales. Ante la orden de detención de los huelguistas, centenares de policías civiles acudieron el pasado miércoles a la comisaría central, portando esposas para ser detenidos en cumplimiento de la resolución judicial. No hubo personal para hacerlo.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO