Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

Dime quién te entrena y te diré al que

Estados Unidos, sus entrenamientos y el golpe de Estado en Mali

Assimi Goita trabajó durante años con las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos en la lucha contra el extremismo en África occidental

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

“Assimi Goita trabajó durante años con las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos en la lucha contra el extremismo en África occidental, mantenía comunicación regular con los militares estadounidenses y asistía a ejercicios de entrenamiento dirigidos por EE.UU.”, reveló el pasado viernes el diario estadounidense Washington Post, citando a oficiales del Departamento de Defensa de EE.UU. (Pentágono) que prefirieron no ser identificadas.

Los oficiales que aportaron la información al medio estadounidense, aseguraron que Goita, proclamado jefe de la junta militar, conocida como Comité Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), ha recibido, además del entrenamiento norteamericano, formación militar especializada por parte de los Ejércitos de Alemania y Francia.

De acuerdo al Washington Post, el hoy jefe de la Junta Militar, participó en ejercicios de entrenamiento del Comando de África de EE.UU. en África occidental, conocidos como Flintlock, y asistió a un seminario bilateral de la Universidad de Operaciones Especiales Conjuntas en la base militar MacDill en Florida.

Luego del derrocamiento y detención del presidente maliense Ibrahim Boubacar Keita y de concretarse su dimisión y la disolución del Parlamento, el CNSP, nombró al coronel Goita como su presidente.

La asonada golpista en Mali, trajo como consecuencias los rechazos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Unión Europea (UE) y la Unión Africana (UA), quienes de forma inmediata condenaron el golpe y la escalada represiva de detenciones, a consecuencias del mismo, sobre funcionarios del gobierno depuesto.

En este sentido, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió la liberación inmediata del depuesto presidente, así como, de otros altos funcionarios del país.

Como parte del accionar de condena de la ONU, representantes de la organización visitaron al expresidente Keita y a otros funcionarios del país que se encuentran detenidos.

El golpe de estado se produce, luego de varios meses de protestas y manifestaciones de descontento por la situación política en el país, agravado por los problemas sociales y económicos que atraviesa Mali en medio de la pandemia del Covid-19.

La presencia de grupos terroristas, las rivalidades entre comunidades del país, han ido configurando un clima de inseguridad general en el país, que encuentra un punto de máxima tensión con la asonada golpista.

No es la primera vez que militares de Mali, entrenados por los Estados Unidos, se posicionan como referentes centrales en golpes de Estado en el país.

En marzo del año 2012, el capitán Amadu Sanogo, lideró un golpe de estado en Mali, en dicha oportunidad, se conoció, también por informaciones de The Washington Post, que el mismo había recibido entrenamiento militar en EE UU «en bastantes ocasiones», incluyendo adiestramiento básico en el mando de soldados”.

“Concretamente, (señalaba entonces el medio de prensa), el capitán Sanogo participó en el llamado Programa Internacional de Educación y Entrenamiento Militar, una iniciativa con fondos del Departamento de Estado para militares extranjeros seleccionados por miembros de las embajadas estadounidenses de todo el mundo, de acuerdo con la información proporcionada por el oficial Patrick Barnes, integrante del Mando África de Estados Unidos, quien declinó dar más detalles”.

En esa ocasión, expertos en política y defensa declaraban al diario norteamericano “que el hecho de que el capitán Sanogo haya recibido entrenamiento en Estados Unidos no es un fenómeno excesivamente destacable, habida cuenta del pequeño tamaño del Ejército de Mali (unos 7.000 efectivos), «Sería difícil encontrar un oficial de su rango (Sanogo) que no haya recibido esta clase de entrenamiento», declaró al The  Washington Post, el especialista en África del grupo de estudios Atlantic Council, J. Peter Pham.

La nueva “revelación” de los vínculos con el actual responsable del golpe de estado en Mali con los Estados Unidos, ha conducido, siempre según el medio norteamericano, a la suspensión del apoyo militar de los Estados Unidos y la cancelación de los cursos de entrenamiento de seguridad dirigidos a las fuerzas militares de Malí.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO