Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Mundo

Golpe de Estado en Burkina Faso

Un grupo de militares amotinados depuso hoy al presidente burkinés Roch Marc Christian Kabor.

Golpe de Estado en Burkina Faso, país de África Occidental. Un grupo de militares forzó al presidente Roch Marc Christian Kabor a abandonar el cargo. Los uniformados anunciaron la suspensión de la Constitución, la disolución del gobierno y de la Asamblea Nacional en una declaración leída por la televisión nacional.

La declaración está firmada por el presidente del Movimiento Patriótico de Salvaguarda y Restauración, el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba. Es miembro de fuerzas de élite, tiene 41 años de edad y se formó en el extranjero. En 2011 participó de los motines contra el mandatario Blaise Compaoré.

Además, la junta militar dispuso el cierre de las fronteras aéreas y terrestres hasta nuevo aviso e introdujo el toque de queda desde las 21:00, hora local, hasta las 05:00 del día siguiente.

Los militares no dijeron nada sobre Kaboré durante la transmisión televisiva. El presidente twitteó, unas horas antes, un llamado a deponer las armas. También explicó que el país «atraviesa una situación difícil», y aseguró que «es a través del diálogo como debemos resolver nuestras contradicciones».

El portal Burkina24 informó que el jefe de Estado se encuentra aislado en el campamento del ejército Sangoulé Lamizana. Otras fuentes señalaron que también están detenidos el primer ministro burkinabé, Lassina Zerbo, y el presidente de la Asamblea Nacional, Alassane Bala Sakandé.

Antecedentes

El gobierno reportó disparos en unidades militares cercanas a la residencia presidencial el domingo 23 a la noche, pero negó que se tratara de un golpe de Estado.

En medio de manifestaciones populares los militares expresaron su inconformidad dentro de los cuarteles y exigieron que dimitan de sus cargos máximos representantes del Ejército. Además, solicitaron que se empleen diversos medios para contener la violencia desatada desde 2015 por grupos radicales islamistas.

La crisis sobreviene dos semanas después del arresto de ocho militares, incluido un comandante, por un presunto complot para desestabilizar las instituciones del país.

Con información de Prensa Latina.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO