Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columna destacada | LUC |

La realidad no importa

Por Leandro Grille.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El presidente envió al Parlamento su famoso proyecto de ley de urgente consideración, algo remozado y bastante ampliado, con más de 500 artículos para ser considerados por ambas cámaras en el exiguo plazo de 90 días. Un acto de fanatismo que algún día será evocado como la estrategia de restauración más grotesca de la historia legislativa del país, ya no solo por su carácter groseramente abusivo, sino por su desajuste extremo con las circunstancias que lo rodean.

Luis Lacalle Pou asumió su mandato el 1º de marzo con una hoja de ruta hermética definida a priori. Lo mismo podría haber caído un meteorito o una bomba nuclear que arrasara con el terruño, que no habría cambiado ni el sentido ni la orientación de lo que le resulta urgente. A esta altura está claro que no lidera un programa de gobierno elaborado para transformar Uruguay a gusto desde un determinado punto de partida; lo que lidera es una pasión, una fe religiosa inalterable y profunda, para la cual la realidad es una anécdota inconvincente. Lacalle Pou no gobierna para la realidad, gobierna para el dogma.

Nadie podía prever esta calamidad de la pandemia. Los científicos podían anticiparla como posibilidad, e incluso más allá, como un evento inexorable, pero no su advenimiento concreto. La pandemia surgió cuando surgió y atravesó el mundo en 60 días, y al igual que la erupción de un volcán, un terremoto o la sexta extinción masiva, los que estudian estas cosas saben que va a pasar, pero no saben cuándo ni cómo se verifica en el mundo real, cuándo abandona la nube de los presagios.

En este sentido, no podemos adjudicar a Lacalle Pou impericia o inadvertencia por no tener ni idea de lo que se venía. Pero lo que resulta insólito y reprobable es que semejante perturbación del mundo, comparable a la llegada de una invasión extraterrestre, no le mueve ni un poquito la agenda de su ansiedad. En los cincuenta días que lleva su gobierno más de 100.000 personas fueron a seguro de paro, se multiplicaron la pobreza y el desempleo, la sociedad entera se tuvo que confinar, los niños y los jóvenes dejaron de concurrir a clases, florecieron las ollas populares, se cerraron las fronteras de casi todos los países del mundo, el petróleo perforó la barrera del cero, la economía del planeta se contrajo más que nunca en la historia y, ante la catástrofe, el presidente que vive en el ensueño de un mundo que ya no existe, insiste con una ley fabricada en el Pleistoceno de la realidad. Es como un obstinado fabricante de chancletas en una glaciación.

La ley de urgente consideración que ingresa al Parlamento no es urgente. No lo era antes, cuando no había ninguna urgencia, y no es urgente ahora cuando, por el contrario, sí estamos inmersos en una emergencia nacional para la que esta ley no ofrece absolutamente nada. Al enviarla, el Poder Ejecutivo sumerge a la agenda política en una discusión disociada de lo que está ocurriendo y se priva de utilizar ese instrumento legislativo por los próximos 90 días, cuando lo puede necesitar como el aire y el agua. Debe ser el único caso en el mundo de semejante disonancia.

Si la ley es preocupante por su contenido, que desarma instituciones del Estado, facilita el lavado de dinero, introduce una doctrina represiva que se da de bruces con los tratados internacionales de derechos humanos, abre la puerta a la privatización de empresas públicas, restringe derechos sindicales, entre otras regulaciones regresivas; si la ley es indignante por su carácter inconstitucional de urgencia, abusando de un instituto para meter todo un proyecto de país en una sola norma que debe discutirse a velocidad crucero y se aprueba por defecto; la ley de urgencia es criminal, porque revela hasta qué punto al gobierno le importa nada las consecuencias tremendas de la epidemia sobre la vida de la gente. Es una ley escrita en otro tiempo, que prueba que este gobierno no va a apaciguar su ánimo neoliberal ni siquiera ante un imponderable siniestro. Lacalle es ese tipo capaz de ir a cobrar deudas a un velatorio porque carece de cualquier noción de empatía.

Hay una sensación equivocada en el gobierno y en una parte de la sociedad de que la pandemia es una realidad de otros que nosotros hemos derrotado. Solo así puede entenderse que persistan en ignorarla como elemento demarcatorio y determinante de todo lo que viene.

¿Cómo va a actuar la oposición en estas circunstancias? La mitad de los senadores del Frente Amplio no pueden participar del debate de la ley de urgente consideración porque están dentro de la población de riesgo que no debe salir de su casa. Las organizaciones sociales no pueden organizar movilizaciones. Cuando la ley se apruebe, en mitad del invierno, las firmas para derogarla habrá que juntarlas por videollamadas, cuando los números de los hospitales nos muestren la capacidad arrasadora de esta pandemia y ni los más valientes se atrevan a pisar la vereda.

 

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO