Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

Apostando a ganador

Ludopatía, juegos de azar y lobby empresarial

Más del uno por ciento de la población, es decir más de 30 mil personas sufren de ludopatía y más de 60 mil padecen del llamado “juego problemático”,

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Hablando de ludopatía “En Uruguay el número de casos de adicción al juego en el 2015 afectaba a una de cada cien personas” dice el médico psiquiatra Oscar Coll.

Coll es director del Centro de Atención a Ludópatas que funciona en el Hospital de Clínicas. Nueve años después sigue habiendo debilidad de las políticas públicas en el tema y crece el peso del lobby empresarial en la campaña electoral.

Más del 1 por ciento de la población, es decir más de 30 mil personas sufren de ludopatía y más de 60 mil padecen del llamado “juego problemático”, advertía el Dr. Coll ya hace una década.

Coll con 35 años de carrera docente y desde hace algo más de 25 investigador del fenómeno, entrevistado por Cainfo para un trabajo de los periodistas Pablo Alfano y Fabián Werner, expuso sobre el comportamiento de los viejos “timberos” que poco tienen que ver en su perfil social y psicológico con la nueva camada de pacientes que llega al centro que dirige.

Es que, según explicó, “el perfil del ludópata uruguayo ha cambiado en los últimos años. Se está alineando cada vez al perfil internacional debido a la globalización y a un cambio más violento en las formas de penetración que tiene el capitalismo en la psiquis de amplios sectores vulnerables de la sociedad”.

El Centro de Atención a Ludópatas abrió sus puertas en el primer piso del Hospital de Clínicas en setiembre de 2009, luego de un convenio firmado entre la Universidad de la República y la Dirección General de Casinos (DGC) del Estado.

Casi todos los pacientes llegan “descompensados” y con “ansiedad” por jugar. “Al principio vienen muy descompensados. Nuestra primera tarea es compensarlos con comunicación, con apoyo y luego viene una tarea que es ir abordando la problemática de lo patológico en sí. Ahí los tratamientos van desde que hay personas que en meses se curan, sobre todo señoras que se escaparon a la calle e iban a jugar, después se ventila el problema, están mal un tiempo y después vuelven a una vida normal. Después hay personas que les lleva años quizás”, explicó.

El especialista conoce de primera mano varios casos de intentos de autoeliminación y hasta algunos suicidios que efectivamente se produjeron a la salida de casinos en Uruguay. Es por esa razón, que la Clínica de Ludopatía está muy cerca físicamente de la emergencia del hospital universitario.

Coll narró con detalles casos de pacientes que salen a robar para poder satisfacer la conducta compulsiva de jugar, que han perdido su casa, su auto, su familia, sus hijos u otros seres queridos. Hay otros adictos que pasan varios días sin comer y lo único que hacen es parar el ritmo frenético de juego unas horas para dormir y, luego, volver a apostar. “He tenido pacientes a quienes les han cortado la energía eléctrica por sus deudas y a la luz de vela en sus casas se pasan haciendo cálculos de cómo ganar en la próxima apuesta”, explicó.

Suerte empila con el covid

En 2015 las consultas al Programa de Prevención y Tratamiento del Juego Patológico del Hospital de Clínicas duplicaron a las de 2009, año en que el servicio comenzó a funcionar, pero desde la academia advierten que la situación empeoró durante la pandemia.

Los ludópatas no son solo hombres mayores que, tras apostar y apostar, quedaron en bancarrota. «Hoy las mujeres igualan a los hombres y cada vez se comienza con los problemas a más temprana edad», explica Coll. «Hoy cualquiera tiene una maquinita al alcance de la mano».

Los estudios psiquiátricos realizados en el Hospital de Clínicas estiman que por cada adicto hay al menos cinco personas de su entorno afectadas. A diferencia de la drogadicción, en que la persona puede sufrir una intoxicación, «el juego no suele alarmar a la familia de inmediato”, advierte Coll. Sobe todo, explica, porque «los lugares de consumo hoy están legitimados en todos lados».

Solo por concepto de slots de casinos, Uruguay tiene una oferta de juegos para una población de nueve millones de habitantes, dice un informe del Clínicas. Al sumar los tragamonedas barriales, las carreras de caballos, las apuestas en el futbol y el basquetbol y la cantidad de ingresos promedio a juegos online, es equiparable a un país de 14 millones.

Hoy desde el celular se accede a una enorme cantidad de juegos de azar.

La parte del León

La única política pública que ha sido trasversal a los distintos gobiernos ha sido impulsar algunas políticas preventivas de salud, pero fundamentalmente acaparar los nichos de mercado.

Así en el año 2021 el Ministerio de Economía envió al Parlamento un proyecto de Ley para que la Dirección General de Casinos pueda "explotar directamente el juego online, así como a autorizar dicha modalidad de juego a aquellos que previamente hubiesen obtenido la concesión o permiso de explotarlo en forma presencial".

En la exposición de motivos, el documento recuerda que “con fecha 25 de setiembre de 2017, se promulgó el vigente artículo 244 de la Ley N° 19.535, a través de la cual se declaró (...) que el juego y apuesta oneroso a través de internet y otras plataformas tecnológicas o informáticas se encuentran alcanzadas por el principio de ilegalidad vigente desde la sanción del artículo 1° de la Ley N° 1.595 de 1882”.

No obstante, “visto el avance y trascendencia que los juegos a través de internet poseen en el presente y seguramente alcanzarán en el futuro” las autoridades entienden que corresponde “habilitar a la Unidad Ejecutora Dirección General de Casinos a explotar los juegos que tradicionalmente desarrolla a través de plataformas tecnológicas, en el entendido que gran parte de la actividad lúdica será ejercida - sino ya - en el futuro a través de las mismas”.

El segundo artículo establece la creación de “un fondo común de hasta un 8% de la utilidad bruta mensual de dicha explotación, que se distribuirá entre los funcionarios” como un beneficio salarial.

En el informe realizado por CAINFO, “Los dueños del Juego”, Los uruguayos gastarían en juegos de azar el equivalente al 2% del PBI, es decir, unos 826 millones de dólares.

Fuera de la investigación quedaron los datos del casino del Hotel Conrad en Punta del Este. Fabián Werner, periodista que realizó la investigación, comentó que en algunos casos tuvieron que recurrir al Poder Judicial porque no se les brindaba la información.

Uruguay posee alrededor de 17 casinos físicos con todo tipo de servicios como juegos de mesa, máquinas tragamonedas, apuestas y loterías. Pero los casinos online están en una zona gris desde la nueva ley de 2018 que establece que los juegos de casino como el póker, la ruleta y las tragamonedas necesitan una licencia online.

Los juegos en casinos online no están prohibidos, pero tampoco están regulados. Hoy en día no existe una legislación jurídica para sitios web de juegos nacionales.

Supermatch (el juego de apuesta de resultados deportivos que ahora es un lucrativo negocio para las Sociedades Anónimas Deportivas) es el único sitio de apuestas autorizado hasta el m Las tragamonedas más jugadas en Uruguay son los juegos de Greentube, IGT, Bally, WMS y de otros desarrolladores. Entre las máquinas de juego online, los ciudadanos de Uruguay prefieren las tragamonedas de cinco tambores con gran variedad de funciones de bonificación como por ejemplo Aliens de NetEnt, Cash Stampede de NextGen, Germinator de Microgaming, Aztec Treasures de Betsoft y Iron Man de Playtech. También son conocidos los juegos de mesa como la ruleta, las tarjetas rasca y gana y otros juegos de casino.

En Uruguay no existe una producción de juegos digitales ni de desarrolladores de software para casinos. Todos los juegos son importados. La compra y la transportación de equipos para casinos se realizan por las compañías que firman un acuerdo de concesión con el gobierno.

Causas y azares

Según datos de la Dirección Nacional de Loterías y Quinielas (DNLQ), recopilados por un completo informe del diario El País de Uruguay, en 2022 se apostaron un total de $ 20.657.654.523 (USD 502,01 millones) en los juegos tradicionales, como la Tómbola, la Quiniela, el 5 de Oro, la Quiniela instantánea, la Lotería y las apuestas deportivas. Este monto representó un aumento interanual del 3,3%, ya que en 2021 se había jugado un total de $ 19.992.884.657.

Si a esto se suma el volumen de apuestas registradas por los casinos del Estado (en nueve meses, ver aparte), las apuestas en hipódromos y agencias hípicas (también en nueve meses), se calcula que en Uruguay se apostaron al menos $ 26.444.453.902 (USD 642,6 millones).

Y además de los tres meses de resultados que restan de los casinos del Estado e hipódromos, no están contempladas en estas cifras oficiales las apuestas en el casino Enjoy Punta del Este, por lo que las autoridades estiman que la cifra final superaría los US$ 1.000 millones.

Al desglosar lo apostado por tipo de juego el año pasado, la Quiniela, las apuestas deportivas (Supermatch) y el 5 de Oro son los que reciben mayores montos.

En la Quiniela se apostaron $ 6.447.477.166 (USD 160,8 millones), un aumento de 4,4% respecto a 2021 (se habían apostado $ 6.175.302.547).

Por otro lado, las apuestas deportivas fueron el segundo tipo de juego en el que más se apostó en el año. Estas apuestas realizadas a través de Supermatch, único operador con concesión en el mercado de apuestas deportivas en Uruguay, alcanzaron un total en 2022 de $ 5.068.996.425 (USD 126,4 millones). Este monto representó un aumento interanual de 6,3%, ya que en 2021 se habían jugado un total de $ 4.766.804.799 en apuestas deportivas.

El tercer juego con más dinero registró en 2022 fue el 5 de Oro. Sin embargo, este fue el único juego que presentó una caída con respecto al año anterior. En 2022 apostaron $ 3.431.182.925 (USD 85,6 millones), lo que significó una baja interanual de 3,3%, ya que en 2021 el monto total jugado había sido de $ 3.547.207.560.

En la Tómbola se jugó un total de $ 3.259.540.235 (USD 81,3 millones) en 2022, lo que representó un crecimiento de 0,6% con respecto al año anterior, ya que se había apostado un total de $ 3.239.298.076.

Por su parte, en la Quiniela Instantánea, también conocida como la Raspadita en el Uruguay, se jugaron en 2022 $ 1.692.969.197 (USD 42,2 millones). Esto significó un aumento interanual de 8,6%, ya que en el año anterior se habían apostado $ 1.558.860.875.

Por último, el total jugado en la Lotería en 2022, fue de $ 769.489.575 (USD 19,2 millones), lo que significó un aumento interanual de 9,1%, ya que en 2021 se habían apostado $ 705.410.800.

Del total jugado el año pasado en la Lotería, más de $ 687 millones fueron a través de ventas en papel, mientras que más de $ 80 millones fue por venta online.

La empresa HRU S.A. (Hípica Rioplatense Uruguay), que posee la concesión de los hipódromos de Las Piedras y Maroñas, opera apuestas internacionales a través de agencias hípicas y arrienda salas de entretenimiento con tragamonedas a la Dirección General de Casinos, tuvo apuestas netas de $ 1.104.416.374 (USD 27,5 millones), según sus balances a septiembre de 2022 (es decir, en los primeros nueve meses del año). Las apuestas netas que percibió la empresa a través de los hipódromos alcanzó a los $ 257.286.827 (USD 6,4 millones). El total de ingresos netos por agencias hípicas fue de $ 147.512.552 (USD 3,67 millones). A esto se suman las salas que subarrienda a la Dirección General de Casinos (ya contempladas en el total de casinos).

Apostando a ganador

Si hay un grupo de empresarios que sabe de lobby es el de fabricantes y distribuidores de máquinas tragamonedas, entre otros juegos de azar.

En el 2010 cuando Cainfo realizó el informe, había más de 20 mil máquinas tragamonedas denominadas “barriales” ubicadas en pequeños comercios en todo el país. Estas máquinas fueron consideradas “ilegales” en el discurso de los dos últimos gobiernos del Frente Amplio pero siguieron y siguen facturando en una “zona gris” ya que no existe legislación que las prohíba o las regule de alguna manera.

Ante el flagelo en materia de salud que representa el juego, el diputado frenteamplista Julio Batisttoni presentó en su momento un proyecto de ley que tomaba como referencia una política pública desarrollada en Perú, donde las máquinas tragamonedas ilegales eran decomisadas y destruidas.

El proyecto recibió un duro cuestionamiento por parte de la Cámara de fabricantes de Juegos de Azar que contaban con el asesoramiento legal de abogados que además, eran también legisladores del gobierno frenteamplista.

El negocio de juegos en Uruguay es uno de los principales motores de la economía. Hoy en día los juegos online están permitidos en seis zonas turísticas y dos grandes ciudades del país y no existen prohibiciones para visitar los sitios web extranjeros.

La mayoría de casinos en Uruguay forman parte de hoteles con infraestructura desarrollada. También existen salas independientes con máquinas de juego.

Los expertos en el sector de juegos de azar hablan sobre un futuro crecimiento de popularidad y desarrollo del juego en Uruguay, junto con el aumento de ingresos anuales recibidos de casinos físicos y como el derecho para organizar juegos de azar en Uruguay se otorga a las compañías privadas y es el Ministerio de Finanzas que aprueba al solicitante y otorga las licencias del juego correspondiente, una buena política de vínculos con los futuros responsables políticos de este y otro organismos , está en la agenda empresarial.

Esos vínculos comienzan apenas se visualizan los pre candidatos y por supuesto, con los que tienen chance de obtener la victoria.

Así entre amenas cenas y actividades de recaudación, en el 2020, según una investigación de Universidad de la República, Uruguay registraba un promedio de dos suicidios por día y la mayor parte de estos casos, eran personas mayores de 65 años. Eso da como resultado más de 700 suicidios al año, donde Coll indica que el 3% es a causa del juego patológico.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO