Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Mides |

Mides: de la asistencia social a prácticas clientelistas

Un grupo de trabajadores de las oficinas territoriales del Ministerio de Desarrollo Social, advierte en un comunicado difundido en las redes, sobre el viraje de una perspectiva técnica hacia una visión política.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

En  un comunicado difundido en las redes, un grupo de trabajadores del MIDES analiza la situación de las oficinas territoriales y advierte sobre los cambios que se están generando.

El texto del comunicado dice:

MIDES: La situación de sus trabajadores/as en las Oficinas Territoriales, el cambio de una perspectiva técnica a una política.
A partir de la asunción de las nuevas autoridades en el MIDES se comenzaron a procesar un conjunto de cambios en la institución y su estructura, que bien podría respetarse (aunque no compartirse) atendiendo a la legitimidad de cualquier autoridad para proyectar una institución como es este Ministerio, en este caso.
Sin embargo, han aparecido varias medidas que denotan más una actitud de transformarlo en un agente clientelar desestructurando los programas y roles con clara orientación técnica en el abordaje, análisis y elaboración de estrategia para las situaciones de mayor vulnerabilidad en la que se encuentran una cantidad importante de uruguayo/as.
Esta tendencia se vio profundizada con el avance de la emergencia socio-sanitaria que viene desarrollándose de manera perversa en los territorios más postergados.
En este tiempo, se ha a aprovechado por parte de las autoridades a darle ribetes claramente politiqueros al funcionamiento del Ministerio. Esto es, postergando los roles técnicos que son, al fin y al cabo, quienes pueden asegurar la idea del Estado como escudo de los débiles, dotando de músculo a la institucionalidad, sin pretender un funcionamiento de estos espacios acotados a la inmediatez política partidaria,
potencializada como una tarea técnica y profesionalizada.
La estrategia fue ir uno a uno comunicando el cese para silenciar e inhabilitar una acción colectiva, cómo si esta forma invisibilizara la totalidad, como si estos movimientos justificaran la “reorganización” institucional. “Reorganización” realizada sin una evaluación técnica previa, sin proyecciones estratégicas documentadas que brinden garantías y claridad en la tarea, desarmando desde el discurso una lógica
de trabajo y un largo período que lo antecede.
Si algo ha realizado el MIDES en este tiempo, es lograr estándares de evaluación y monitoreo, respetados y validados por la institucionalidad política, la academia y losorganismos públicos. Esto es lo que permite reforzar una institución y protegerla de la rotación legitima de los distintos partidos políticos en el poder ejecutivo.
Quienes más van a sufrir esta ceguera institucional son las comunidades y las personas de los barrios más postergados que pagaran doble esta crisis. Una por crisis socio económica y otra por mezquindad de las autoridades, de pretender asegurarse cargos donde pueden fortalecer la llegada a territorio para afianzar la malla de protección social.
Las oficinas territoriales del MIDES debieran ser un espacio sustantivo para el desarrollo de la política pública social, más allá del MIDES incluso. Teniendo una presencia cotidiana y permanente con vecinos/as y organizaciones, para promover la llegada de la política pública y de estrategias para resolver la expresión de las desigualdades en cada territorio. No se trata de que lleguen recursos solamente, no
se trata de eso una Oficina Territorial. No se trata solamente de que exista una ventanilla más cerca de la gente. Se trata de fortalecer el vínculo, de aprovechar lacercanía para construir las soluciones a medida, para aprender, única forma de resolver los problemas con alta complejidad que nos aquejan hoy. Por eso podríamos decir que no se desarman oficinas, se desmantelan posibilidades.
No quedan dudas que lo técnico es político en alguna medida, pero lo que peligroso sucede cuando la partidaria toma decisiones en la micro política institucional en los territorios, porque desaparecen las estrategias de intervención y aflorecen las
acciones aisladas que solo pueden resolver una situación concreta, sin generar herramientas ni procesos para soluciones sostenibles.
Queda claro que acá no se trata de salvarse a uno/a, se trata de defender, en última instancia al Estado de las ansias clientelisticas. Ya que cuando eso pasa, el escudo de los débiles pasa a ser la lanza de los oportunistas, no solo no resuelven el
problema, sino que dinamitan una construcción institucional que pertenece a toda la sociedad. Y eso es lo que necesitamos se conozca y se piense. No es una evaluación de desempeño de los cargos, es la desestructuración de políticas sociales lo que está en juego y detrás de estos movimientos.
La diferencia no está en las decisiones y el rumbo que en su total legitimidad pueden darle las nuevas autoridades, la diferencia radica en desmantelar la institución para edificar lo clientelar, el voluntariado. Es pretender disfrazar la quita de burocracia instalando el burocratismo.
Los/as invitamos a romper el silencio y sumarte a defender los derechos conquistados. Esto hoy pasa concretamente con las jefaturas técnicas de las Oficinas, pero marca un antecedente claro de las acciones que se vienen para los/as demás trabajadores/as de este organismo, en distintos programas, institutos y servicios.

¡Que el silencio no nos gane!
Grupo de trabajadore/as Mides.

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO