Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Mundo

Incertidumbre

Dimitió primer ministro de Italia tras fracaso de coalición

Draghi, primer ministro de Italia, dimitió luego de que tres partidos clave de su coalición boicotearan un voto de confianza al que convocó.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, presentó su renuncia este jueves 21 de julio al presidente Sergio Mattarella, quien le pidió que permanezca en el cargo en calidad de interino.

Italia entra en un nuevo período de incertidumbre y en medio de un momento crítico para Europa.

En una reunión matutina en el Palacio del Quirinale, el primer ministro, Mario Draghi, presentó este 21 de julio su renuncia al presidente Sergio Mattarella, que ya había rechazado una oferta similar del premier la semana pasada.

Sin embargo, esta vez el mandatario aceptó su dimisión y le pidió que continúe en el cargo en calidad de interino, hasta que sea formado un nuevo Gobierno, según señaló un comunicado difundido por la oficina del jefe de Estado.

Fuentes políticas, citadas por Reuters, indicaron que los pasos probables a seguir son la disolución del Parlamento y el llamado a comicios generales entre finales del próximo septiembre y principios de octubre.

“Gracias por todo el trabajo realizado juntos en este período”, afirmó Draghi en una sesión ante la Cámara de Diputados, justo antes de dirigirse al encuentro con Mattarella. Claramente conmovido por los aplausos que recibió allí, dijo en broma que incluso los jefes de los bancos centrales tienen corazón, en referencia al cargo que ocupó anteriormente y que lo catapultó a la política de su país.

La renuncia de Draghi se produce a pesar de los pedidos para que permaneciera en el cargo, incluidas las voces de los líderes mundiales que lo ven como un dirigente fundamental no solo para garantizar la estabilidad en Italia, sino como un socio en la región para enfrentar los desafíos de la guerra de Rusia en Ucrania.

Una encuesta reciente indicó que si se celebraran elecciones anticipadas en el país, una coalición liderada por los Hermanos de Italia, de extrema derecha, y que incluyera a la Liga y Forza Italia, podría obtener la mayoría.

Una muerte gubernamental anunciada

La actual coalición de Gobierno se derrumba y Draghi formaliza su salida como primer ministro luego de que tres partidos clave de la alianza: el populista Movimiento Cinco Estrellas (M5S), la Liga, de extrema derecha, de Matteo Salvini, y Forza Italia, de Silvio Berlusconi, no participaron el miércoles 20 de julio en una moción de confianza en el Senado.

El voto fue convocado por el premier básicamente para pedir a los partidos acabar con las divisiones y apostar por la cooperación.

Si bien el primer ministro ganó la moción en la Cámara Alta, la mayoría de senadores no votó y el retiro de sus socios lo dejó sin la amplia mayoría parlamentaria con que contaba.

Pero, ¿cómo llegó Draghi al reciente boicot de sus aliados? La crisis política estalló la semana pasada después de que M5S rechazó una votación sobre un paquete de 26.000 millones de euros, diseñado para ayudar a los italianos a hacer frente a la inflación y los costos energéticos.

El M5S, que recibió más votos en las elecciones de 2018, argumentó que era insuficiente y durante los últimos meses expresó su descontento porque sus prioridades políticas que le presentó en un plan de nueve puntos estaban siendo ignoradas. Entre ellas, un esquema de bonificación de ingresos básicos y viviendas ecológicas.

El Movimiento Cinco Estrellas también mostró su enojo porque el paquete económico impulsado por el premier contenía una disposición para construir una enorme planta incineradora de desechos en Roma.

Entretanto, La Liga y Forza Italia habían pedido un nuevo Gobierno liderado por Draghi, pero sin el M5S, al tiempo que exigían una remodelación del gabinete.

El boicot del M5S al paquete financiero provocó la primera oferta de renuncia de Draghi, pero Mattarella la rechazó entonces y le pidió al primer ministro regresar al Parlamento para informar a los legisladores sobre la situación. Lo hizo el miércoles, apelando a los líderes del partido para que escuchen los llamados a la unidad de los italianos comunes que firmaron peticiones pidiéndole que se quede.

Respaldado por una oleada de apoyo público, el exjefe del Banco Central Europeo había intentado continuar con su Administración con la condición de que su alianza "reconstruyera un pacto de confianza" que les permitiera trabajar juntos para superar grandes desafíos en los próximos meses, pero su cometido no fue alcanzado.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO