Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política Frente Amplio | campaña | Cosse

ELECCIONES

El Frente Amplio en la recta final de la campaña por las internas

El 30 de junio el Frente Amplio tiene un mojón clave de cara a las elecciones de octubre. Una gran votación puede potenciarlo y encaminarlo a la victoria.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El Frente Amplio se encuentra en medio de una campaña que apunta en lo inmediato a la elección interna del 30 de junio, pero que debe asumirse como una parte central de la campaña electoral que define la presidencia de la República y las integraciones parlamentarias.

Es más, debe contemplar a su vez el mojón de mayo de 2025, momento en el que se definen las intendencias. En este sentido, el Frente Amplio se propuso recuperar, para las internas de junio, nada más y nada menos que 140.000 votos, lo que colocaría a la fuerza política en el entorno de los 400.000, una cifra que parece lejana si se toma en cuenta que en el 2019 el FA no pudo llegar a las 260.000 adhesiones para definir el candidato a presidente.

Pero es claro que la situación política y social del país no es la misma que la que se percibía hace cinco años. La sumatoria de escándalo tras escándalo del Gobierno de la coalición, al decir de la precandidata frenteamplista Carolina Cosse, son elementos más que sintomáticos que evidencian un deterioro objetivo del accionar del Gobierno y una pérdida en la credibilidad de la gente. Pero eso no alcanza para lograr una gran votación del Frente Amplio en junio, ni mucho menos para ganar en octubre y desplazar a la coalición de derecha.

La campaña como acumulación política y social

El principal desafío del Frente Amplio es volver a enamorar al pueblo uruguayo respecto a un proyecto político transformador, superior éticamente y profundo en sus transformaciones. Eso supone, a su vez, una mirada crítica respecto a lo que se hizo durante los 15 años de gobiernos del FA. Por supuesto, es necesario mostrar los principales logros que se alcanzaron, pero más aún lo es reconocer lo que faltó y lo que estuvo mal.

Es un callejón sin salida, o al menos un camino sin perspectiva, introducirse en un debate electoral en donde se terminen “plebiscitando” los gobiernos del FA o el actual gobierno de la coalición. Lo realizado por parte de los Gobiernos de izquierda, sin dudas que son credenciales muy valiosas, pero lo que más se precisa, es mostrar y construir en conjunto con el pueblo uruguayo un rumbo político, social, económico y ético que logre revertir y sacudir una realidad que golpea a miles y a miles de uruguayos que la siguen pasando mal.

El problema de construir la esperanza, de aglutinar tras la perspectiva de transformación es probablemente la mayor falencia que actualmente muestra el Frente Amplio. Es momento para que la izquierda aproveche los evidentes intentos por manosear a la Justicia y a los medios de comunicación por parte de destacados referentes de la derecha política y social, para hablar del poder, para ponerlo sobre la mesa y discutir sobre ello. No para quedarse en el diagnóstico sino para superarlo con pueblo organizado. El caso Iturralde y la Ley de Medios son un buen ejemplo para hablar de lo que hay que hablar. Poder, presiones, libertad de expresión, concentración de propiedad, oligopolios, etc.

El riesgo de quedar atrapado en una lógica de “barullo” electoral, sin colocar los aspectos de discusión de fondo, es el mejor escenario para que la derecha logre mantener el gobierno por cinco años más. O, más grave aún, que ese “barullo” termine siendo funcional, aunque no sea lo que se pretenda, al poder, que sacrifica peones del tablero sin poner en riesgo al rey y a sus piezas principales que lo sostiene y reproduce.

El papel de los candidatos y el programa del Frente Amplio

Como forma de evitar lo que se describía con anterioridad, son importantes los esfuerzos que vienen realizando los precandidatos del Frente Amplio que, partiendo del programa definido por el FA, han generado propuestas que lo enriquecen para aplicarlo en la realidad concreta. Por ejemplo, Carolina Cosse realizó la presentación del Plan País, proponiendo 50 medidas como parte de la primera tanda de propuestas que se irán presentando durante la campaña electoral por parte de la precandidata y su equipo de trabajo. En la elaboración del documento participaron asesores vinculados a distintas especialidades en áreas temáticas como la salud, la vivienda, seguridad pública, economía, niñez y adolescencia, entre otras. Según ella misma lo ha expresado, su mayor empeño estará puesto en la discusión de proyectos y no un debate entre candidatos.

Yamandú Orsi también viene transitando un camino más que necesario de propuestas. El ciclo de charlas Ideas en Movimiento se lanzó discutiendo la “pobreza e inseguridad alimentaria”, la segunda fue sobre el eje “seguridad y convivencia” y la tercera será el próximo 3 de junio sobre “política exterior e inserción comercial”. En todos los casos han participado o participarán destacados referentes de las áreas temáticas a las que se hacía referencia y también militantes políticos y sociales.

El otro de los precandidatos frenteamplistas, Andrés Lima, ha realizado distintos aportes en materia de propuestas como el de declarar “la emergencia infantil nacional para que las políticas públicas atiendan a la infantilización de la pobreza”, aportando una georreferencia de dónde están ubicadas las situaciones más dramáticas.

El Frente Amplio como tal ha lanzado, como aportes a la discusión, las 33 prioridades programáticas para un plan de gobierno 2025-2030 de la coalición de izquierda, en donde se aborda el desarrollo productivo sostenible, producción manufacturera, desarrollo del transporte multimodal, turismo, investigación e innovación, generación de trabajo, educación, distribución de la riqueza, pobreza infantil, convivencia y seguridad, entre otras prioridades que se encuentran disponibles en el documento.

Es imprescindible que la batería de propuestas impulsadas desde la izquierda sea conocida por la gente y no solo eso, sino que además sean el elemento aglutinador principal, más allá de candidaturas y sectores que permitan desenvolver una nueva etapa de acumulación política y social, fundamental para alcanzar un nuevo gobierno frenteamplista y para defender los impostergables cambios que el país necesita.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO