Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política Marset | Caras y Caretas | crisis política

La mentira tiene patas cortas

Todos sabían que Marset era un capo narco antes de entregarle el pasaporte

La información que maneja Caras y Caretas es contundente: aunque lo negaron, las autoridades uruguayas sabían quién era Sebastián Marset.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

A pesar de eso, tanto el entonces ministro del Interior Luis Alberto Heber y el excanciller Francisco Bustillo, lo negaron con énfasis durante la interpelación de setiembre del 2022 en el Senado.

Ese documento fechado el 4 de mayo del 2021, firmado por el Comisario Principal Javier Orlando Flores Gamarra, Jefe del Departamento de Investigaciones de Alto Paraná (Ciudad del Este) y dirigido el fiscal de Crimen Organizado Lorenzo Lezcano, establece que “se remite un informe reservado recibido por esta División en relación a un estructura criminal dedicada presumiblente al tráfico internacional de drogas, lavado de dinero y otros delitos conexos”.

Agrega que “según los reportes oficiales recibidos en esta División por los canales oficiales, la DGRTID – Uruguay informa que un ciudadano de nacionalidad uruguaya, a quién se identifica como Sebastián Marset Cabrera, nacido el 10 de abril de 1991, CI uruguayo 4.558.160.7 y CI paraguaya 8.754.586, sería el líder de una organización dedicada al tráfico internacional de drogas que tendrían como destino final el continente europeo”.

Este informe fue el que dio origen a la operación a Ultranza Py, que luego de las investigaciones correspondientes el 22 de febrero del 2022. Ese día se realizaron más de 100 allamientos simultáneos en Asunción, San Pedro, Luque, Mariano Roque Alonso e Itauguá. Como resultado se logró la detención de 30 personas y la incautación de bienes valuados en unos 100 millones de dólares

O sea, por lo menos 6 meses antes de que la Dirección Nacional de Identificación Civil le otorgara el pasaporte, las autoridades del ministerio del Interior, encabezadas entonces por Jorge Larrañaga y Guillermo Maciel, sabían quién era Marset.

Pero además, obligatoriamente debía saberlo el entonces Director de Investigaciones, Comisario Mayor Nelson Albernaz, quién tenía bajo su mando la Dirección de Drogas, Delitos Complejos e Inteligencia.

Albernaz fue destituído del cargo el 1º de marzo del 2023 después de ser vinculado al ex jefe de la seguridad presidencial, Alejandro Astesiano. Sin embargo nunca fue citado por Fiscalía y un mes después fue nombrado Jefe de Policía de Flores, cargo que ocupa en la actualidad.

Marset estaba requerido

El documento en poder de Caras y Caretas agrega otra información que hasta ahora no era pública: Marset estaba requerido por la policía a nivel nacional.

La policía paraguaya consultó a la Dirección Antidrogas de Uruguay, explicó el motivo y recibió la siguiente respuesta: “Siempre según la misma fuente oficial, DGRTID – Uruguay, se informa que, a través del Sistema de Gestión de Seguridad Pública surge que Sebastián Marset tiene una requisitoria pendiente a nivel nacional a partir de la ampliación de una investigación por tráfico de drogas en la causa Nro. 10607088”, expresa el informe de Paraguay.

Se informa además que Marset registra en Uruguay prontuario penal Nro. 449568 en el que constan 4 antecedentes judiciales, uno por homicidio del que fue sobreseído aunque ahora se investigan las circunstancias y tres por tráfico y tenencia de estupefacientes. Cuenta también con 34 anotaciones policiales, 23 de ellas como indagado por 10 hurtos, desorden, rapiña, receptación, 2 por estupefacientes, 2 por homicidio y averiguación de paradero, entre otros delitos menores.

Los chats y la crisis política

Precisamente una de las mayores crisis políticas se originó en los chats que el ex subsecretario de Interior, Guillermo Maciel, le envió a la entonces Vicecanciller, Carolina Ache, preguntándole si Marset estaba gestionando el pasaporte y advitiéndole que se trataba de “un peligroso narcotraficante”.

El ocultamiento y posterior rotura de una nota de Ache debidamente protocolarizada por un escribano, motivó que Heber, Bustillo y el asesor presidencial Roberto Laffuf renunciaran a sus cargos.

La investigación de este caso está a cargo del fiscal Alejandro Machado que lo tiene como derivado de la causa por el otorgamiento del pasaporte a Marset.

Nuevos elementos

Pero ahora se incorporan nuevos elementos. Según informó ayer el diario paraguayo Ultima Hora, en abril de 2021 se incautaron documentos que probaron envío de cocaína a Europa por la banda de Sebastián Marset y Miguel Insfrán. Fue durante el allanamiento de la casa de Luis Sebriano y de un estudio contable. Los papeles se rescataron en el caso Budapest, a cargo del entonces fiscal Eduardo Royg.

El fiscal Pak que lleva la causa por narcotráfico contra Sebriano confirmó la existencia de esos documentos.

El sábado La Diaria difundió otra información contenida en la acusación del fiscal Pak contra Miguel Insfrán.

A finales de agosto de 2020, Marset coordinó con Insfrán el envío de avionetas cargadas con cocaína que aterrizaron en el litoral uruguayo, según surge del documento judicial. “Dame el ok de los puntos de uy [Uruguay]. Hoy tengo que dar una respuesta. Mañana se van a meter las cosas a la noche. Iba a ir el Colo y el Gordo pero mejor enviar al Colo y a una persona de tu confianza creo. Vos qué opinás, vos pones entonces una persona mi bro”, escribió Marset el 27 de agosto de 2020. En los días siguientes, insistió con la información que debía mandar a Uruguay. Según le transmitió a Insfrán, con los 1.900 kilos de cocaína que le iban a mandar a un contacto al que llaman “Singapur” podrían completar un cargamento de 4.597 kilos. “Es mucha mercadería. Me imagino que también debés entreverarte. Por eso anoto”, acotó el narcotraficante uruguayo.

En esa misma comunicación, Marset le propuso a Insfrán hacer otros dos “trabajos” de 5.000 kilos cada uno para “cerrar el año” de manera exitosa. Solamente por esos tres envíos a Europa que concretaron en los últimos cuatro meses de 2020 (en total, 14.597 kilos) la organización obtuvo ganancias por 364.925.000 dólares, de acuerdo a los valores del mercado europeo (25.000 dólares el kilo) que tomó como referencia la Secretaría Nacional Antidrogas paraguaya, con base en lo que los propios involucrados negociaron en las conversaciones encriptadas.

Los chats siguen hasta mediados del 2021 y en ellos se habla de por lo menos otros 15.000 kilos de cocaína enviadas a Uruguay que salieron rumbo a Europa.

El documento reproducido por La Diaria dice que “en sus intercambios, Insfrán y Marset hablan de datos que presuntamente recibían por parte de la Policía y de funcionarios que deberían controlar el tráfico ilícito de drogas. El 5 de octubre de 2020, por ejemplo, Marset mandó el siguiente mensaje: “La manera como ahora vamos a preparar el trabajo será diferente... La semana pasada una persona que trabaja en el escáner me dio unas recomendaciones... Es esa la razón porque cambiará.”.No está claro si el funcionario a cargo del escáner es paraguayo o uruguayo.

Las avionetas

De los chats también surge información relevante sobre los ingresos de avionetas a Uruguay por la frontera con Argentina. El 19 de setiembre de 2020, en plena pandemia, Marset le pidió a Insfrán si podía levantar “1,5m” (se presume que un millón y medio de dólares) que habían llegado desde Uruguay, ya que en ese momento él no se encontraba en Asunción. En esa misma conversación, Marset preguntó si unos días después, el 24 de setiembre, podía mandarle un avión Cessna 210 al “aeroclub de Salto a recogernos”. “Sería lo ideal. Que está todo arreglado. El 23 te digo exacto. Le pasás 750 a Singapur y los otros 750 te quedás vos de oxígeno. Lunes te completo 1m”, acotó. Efectivamente, el 23 de setiembre Marset se comunicó otra vez por este tema, mediante la aplicación encriptada: “Ya estamos en Salto, mi bro. 16 hs en el aeroclub”. En el informe de la Fiscalía paraguaya no hay datos de quién era la persona que estaba con Marset en ese momento.

El aeroclub de Salto había sido noticia en abril de 2018. Por esa fecha, seis delincuentes ingresaron al lugar de madrugada, redujeron al sereno, intentaron robar una avioneta que estaba en un hangar y se tirotearon con la Policía. Dos de ellos fueron detenidos y los otros cuatro se fugaron; en aquel momento, la Policía manejó la hipótesis de que era una organización dedicada al narcotráfico y que algunos eran extranjeros.

Por qué Marset no está investigado en Uruguay es algo que las autoridades deben explicar.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO