Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sociedad

Raúl Castro: «Es más peligrosa la Falta callada que cantando»

El líder de Falta y Resto, una de las voces más referentes de la cultura popular, explica por qué, por primera vez en 40 años, la murga no se presentará al carnaval. Además, habla de la polémica decisión de la Intendencia de Rocha de no sustentar este tipo de espectáculos y asegura que hay sectores del gobierno que confunden cultura con dinero: “Los altos niveles culturales están en lo más profundo del acervo popular”, sentencia.

Textos Daniel Alejandro

 

Creador de una de las murgas más emblemáticas de Uruguay, Raúl Castro está decidido a hablar sobre este tan particular carnaval 2022. Tras elegir no presentarse en las tablas este año, analiza la actualidad de la máxima fiesta de la cultura nacional que, según su propia definición, “es por excelencia la expresión popular más democrática”. Sin pelos en la lengua, Tinta Brava tiene la hermosa maldita costumbre de no callarse nada.

 

Falta y Resto es la gran ausente del carnaval de este año. ¿Por qué esta decisión?

Este carnaval, después de 40 años, por primera vez Falta y Resto no va a estar presente en la fiesta popular. Algunas veces no hemos concursado, pero la murga siempre ha estado presente ya sea viajando a Argentina o inclusive en algunos carnavales actuando al mismo tiempo con dos elencos acá y allá. Este año, por razones familiares, hemos decidido darle un respiro a la murga para que reflexione desde el exterior de lo que es la fiesta, sobre lo que es el carnaval y acerca de sus futuros pasos. Yo creo que es más peligrosa la Falta callada que cantando. Cuando se está preparando hay que tenerle más respeto que cuando está hablando. Volverá, si Dios quiere, si Dios Momo nos cobija, como ha sido siempre durante estos 40 años, para decir las cosas que la gente quiere escuchar.

 

¿Este carnaval es particularmente importante?

Este carnaval es fundamental porque va a ser una tribuna para la voz popular en un momento en el que el pueblo uruguayo se juega mucho. Justamente, en el preludio de lo que va a ser el referéndum de la LUC, la voz popular será muy importante. Qué dirán las murgas, qué opinan, qué cantan los parodistas y los humoristas, cuáles son las letras de los conjuntos de carnaval que hacen al acervo cultural de Uruguay. No olvidemos que, sobre todo, la murga es una comedia musical política. Así que este año va a ser muy importante más allá de que tenemos riesgo por el tema de la covid.

 

¿Piensa que puede haber alguna posibilidad de que se suspenda el carnaval?

Por supuesto que se podría. Seguramente lo van a suspender mucho antes que las grandes manifestaciones turísticas de Punta del Este, bailes, desfiles multitudinarios, aglomeraciones de los “malla oro” y pasajes de turistas que van de un lado a otro sin ninguna restricción. Antes de empezar a prohibir eso van a empezar a prohibir la cultura. Ya lo han hecho. Lo último que abrieron fue la cultura y fue lo primero que prohibieron. Y ya lo dije hace un par de años, como una metáfora, tengan cuidado porque con esta clase social en el poder, obviamente que las manifestaciones populares que critiquen corren serio riesgo, pero más peligroso podría ser que, aunque haya mil desfiles y se llenen los tablados, Uruguay se convierta en un país sin carnaval.

 

¿El significado de carnaval sigue siendo el mismo o ha cambiado?

El carnaval ha cambiado constantemente como ha cambiado la realidad del pueblo uruguayo. Lo que no cambia es la definición de lo que significa el carnaval. Es la expresión popular por excelencia más democrática que hay, de pequeñas guerrillas culturales que manifiestan su opinión desde la risa y la alegría. Eso no cambia. Pero, además, hay todavía un movimiento maravilloso que es el de más carnaval, que se suma conjuntamente con algún otro proyecto que hay por ahí a lo que yo creo es la fiesta cultural más importante del Río de la Plata y, por qué no decirlo, de América Latina, teniendo en cuenta la duración y la profundidad que tiene. Creo que hay que prestarle suma atención a la opinión carnavalera.

 

¿Qué opina sobre algunos sectores del oficialismo que, de alguna manera, quieren limitar las murgas?

El tema de que haya sectores de la población que quieran limitar la expresión popular no es nuevo. Pero sobre todo no es inteligente. Yo creo que un gobierno inteligente que quiere pulsar realmente, y no por encuestas, las opiniones populares, tiene que ayudar, fertilizar y fecundar el carnaval constantemente. Propulsarlo no solamente en Montevideo sino en Uruguay. Aprovechar que tenemos esa boca de expresión maravillosa que sublima la violencia, los resentimientos, y los transforma en humor, en risa, en alegría. Que transforma generaciones enteras, que ayuda política y socialmente. Un gobierno inteligente es un gobierno que aporta y fomenta el carnaval, no que restringe los textos de las murgas, que es lo más importante. Con todo el respeto a los grandes coros de la historia, coros hay miles, textos populares cantados por coros como la murga, año a año y desde la alegría, resulta muy difícil de encontrar. Por eso creo que no es una medida inteligente. Es más, es una medida que desnuda la brutalidad de determinados sectores del gobierno que confunden cultura con dinero. Piensan que el que accede a los altos niveles de dinero accede a los altos niveles de cultura, y es justamente al revés. Los altos niveles culturales están en lo más profundo del acervo popular.

 

Se dio a conocer que la Intendencia de Rocha quiere que las murgas solo desfilen. ¿Eso es un acto de qué?

Censurar el carnaval ya se ha demostrado. La censura es un escorpión que se mata con su propia cola. Todo lo que se ha censurado se multiplica como caja de resonancia, en búsqueda de salidas y metáforas, para poder ser escuchado. Así que es un error brutal lo que hace la Intendencia de Rocha porque se priva de dejar que el pueblo se exprese por intermedio de las murgas, que es lo más auténtico que tenemos. También repetir lo de siempre, lo que vengo diciendo hace años: si quieren una murga que hable como ustedes, saquen una y háganla opinar. Nada impide sacar una murga. Si el gobierno tiene tanto apoyo como dicen las encuestas, que saque una murga hablando de que lo que está haciendo este muchachito esta todo bien, que esta bárbaro sacarse selfies. Critiquen al Antel Arena y un montón de cosas más; cosas que las murgas ya han criticado, por otra parte. Pero que saquen una murga, si la pagan bien, seguramente voces van a encontrar. Aunque ojo, puede que no la encuentren porque muchas veces se subestima al pueblo.

 

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO