Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Cuesta Duarte | Informe | empleo

A seguir esperando

Recuperación salarial se postergará al 2023, según Cuesta Duarte

"El poder de compra de un salario promedio se ubica un 5% por debajo del nivel que tenía en 2019", dijo el economista Bruno Giometti a Caras y Caretas.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El informe trimestral del mercado de trabajo del Instituto Cuesta Duarte del Pit-Cnt -publicado en el mes de agosto- constató un "empeoramiento en los principales indicadores laborales, luego del fuerte impulso que habían tenido en la última parte de 2021".

Según el mencionado informe, al inicio del 2022 se verificó un estancamiento y, a partir de marzo, un deterioro respecto a las cifras de empleo y desempleo.

Desde el Cuesta Duarte, explicaron que una porción del empleo, actualmente, se sostiene en factores transitorios, como el programa “Oportunidades laborales”, también conocido como "jornales solidarios", así como en inversiones en construcción que están próximas a finalizar.

Ante esta situación, consideran que "la principal alerta a atender continúa siendo la generación de políticas públicas que apuntalen la generación de empleos de calidad".

Sobre los salarios

Con respecto al informe sobre los salarios, una de las principales conclusiones del análisis de Cuesta Duarte, basada en los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística, es que "la recuperación del salario real comprometida para este año, se postergará al 2023".

De acuerdo al Instituto, "la caída del poder de compra de los salarios acumula 28 meses".

"La información oficial disponible relativa a la evolución del salario real muestra claramente el contraste existente entre una economía en crecimiento, con una expansión del PBI de 4,4% en 2021 y una proyección de 4,8% para este año, y la trayectoria de caída del poder de compra de los salarios así como la demora en el proceso de recuperación", dice el informe.

En tal sentido, afirman que, actualmente, "la economía uruguaya es capaz de generar mayor riqueza que en 2019, pero la masa salarial real no solamente no ha crecido en igual proporción, sino que se ha reducido en términos absolutos, provocando un empeoramiento sustantivo en la distribución entre trabajo y capital".

Sin derrame

Caras y Caretas dialogó con Bruno Giometti, economista del Instituto Cuesta Duarte, quien brindó algunas consideraciones sobre el informe.

En primer lugar, explicó que los datos del Indice Medio de Salarios (IMS) correspondendientes al mes de junio de este año señalan que "durante todo el primer semestre, el poder de compra del salario medio se ha seguido deteriorando, como venía sucediendo desde el año 2020".

"En junio de 2022, el poder de compra de un salario promedio se ubica un 5% por debajo del nivel que tenía en 2019. En tal sentido, podemos afirmar que son 28 meses consecutivos de pérdida de salario real porque, si bien en algunos meses puntuales el salario real mensual aumenta -porque hay ajustes salariales por encima de la inflacion de ese mes- los ajustes salariales, tendencialmente, han sido siempre insuficientes para presevrar el poder de compra del salario", detalló el economista.

En segundo lugar, sostuvo que, de acuerdo a los datos oficiales, el salario real no crecerá este año. "Estimamos que, tanto la inflación como el acumulado de los aumentos salariales en 2022, se ubicarán en el entorno del 9%, incluyendo los ajustes de julio. De esta forma, el esquema sería que tuvimos dos años de pérdidas y un año de empate ,entre comillas, pero en un nivel salarial inferior al que había en el principio, por lo cual 2022 también es un año de pérdida. Por más que el salario no haya caído respecto a 2021, al no aumentar se mantiene en un escenario de pérdida respecto a 2019".

En respuesta al discurso de que los salarios no pueden recuperarse tan pronto, el experto aclaró: "En base a otros datos oficiales, hay sectores que están incrementando sus ingresos de forma significativa, principalmente los agroexportadores y agroindustriales. Claramente hay una situación de contraste entre la evolución de los ingresos y, por ejemplo, del PBI, indicador que marca el valor total que es capaz de producir la economía en cierto período".

Para finalizar, resumió que "los ingresos de los hogares han estado en caída" y que desde el Instituto Cuesta Duarte no se percibe la situación de derrame anunciada por el gobierno, sino un crecimiento para un sector muy pequeño. "Se están beneficiando principalmente las grandes empresas exportadoras, ya que el mercado interno no está en auge. Tampoco se están beneficiando los jubilados, cuyos ingresos están atados al IMS. Su suerte es la misma que la de los trabajadores, que tampoco se están beneficiando".

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO