Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME

Topolansky: “Hay irregularidades que ameritarían una interpelación al ministro de Salud”

Según sus palabras, el Frente Amplio, por “responsabilidad”, no va a hacer, por el momento, un llamado a sala a Daniel Salinas. Sin embargo, la fuerza de izquierda no pone estos hechos en “la cuenta del olvido”, cuando pase esta crisis, el jerarca tendrá que dar explicaciones sobre algunos “ruidos”, “destituciones” y mails en los que supuestamente se da una orden desde el MSP para “pagar a una mutualista por encima de las otras”.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Por Lucía Barrios

 

La polémica se instaló en el gobierno al menos por unas horas durante esta semana. El miércoles hubo una renuncia masiva de jerarcas de hospitales de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) en plena pandemia de Covid-19. Sumado a esta situación, una serie de “cambios”, “ruidos” y “destituciones” preocupan al Frente Amplio (FA). La exvicepresidenta y actual senadora Lucía Topolansky dijo contundentemente a Caras y Caretas que por “responsabilidad” la fuerza política de izquierda no va a hacer, por el momento, un llamado a sala al ministro de Salud Pública, Daniel Salinas. Sin embargo, el FA no pone estos hechos en “la cuenta del olvido”, por lo que el año que viene, cuando pase esta crisis, seguramente el jerarca tendrá que dar explicaciones.

“Hay una cantidad de cosas irregulares que circulan en el ministerio que, si el Parlamento estuviera funcionando normalmente, ya hubieran ameritado hacer un llamado al ministro. En este momento, por razones epidémicas, nosotros somos absolutamente responsables y medidos. Pero eso no lo ponemos en la cuenta del olvido, lo dejamos ahí, en pausa, capaz que el año que viene, superado el problema, le pedimos una rendición de cuentas al señor ministro”, afirmó a esta revista Topolansky.

La exvicepresidenta sostuvo que dentro del FA existe una “gran preocupación” ante la cantidad de “ruidos”, “destituciones”, “cambios” y algunos mails en los que supuestamente se da una orden desde el Ministerio de Salud para “pagar a una mutualista por encima de las otras”.

“Pero todo esto no es el titular de prensa. El titular del diario El País del miércoles es sobre que 12 uruguayos que estaban trabajando en un crucero están varados. El verdadero titular de prensa debería haber sido que 38 médicos de ASSE renunciaron. ¿Qué pasó? Yo me imagino ese escenario si el gobierno hubiera sido de otro signo político. Por lo menos pedirían la renuncia total de todo el equipo”, reflexionó.

Señaló que en este momento no se puede hacer una interpelación al ministro porque primero está la salud de los uruguayos.

“Yo quisiera dar toda la discusión completa, de fondo y bien dada. Estamos muy atentos a algunas designaciones, hay todo tipo de rumores porque hay un flechazo nuevamente hacia lo que era la situación anterior a la reforma de la salud, cuando se privilegiaba a la salud privada. Algunos quieren que ASSE compre servicio, que siempre se lo venden a precio de oro y no hacer una salud pública fuerte, rectora de la realidad, que es la que atiende al sector más desprotegido. Eso ameritaría por lo menos el llamado a sala. Lo que pase después depende de los votos”, reflexionó.

Dijo que el sistema de salud no va a poder ir para atrás porque es muy “sólido y beneficia a mucha gente”. “Si lo hicieran, sería escandaloso. Pero por la vía presupuestaria, por la vía de designaciones, pueden desmonetizarlo. Esa es la preocupación: que se haga camufladamente”, advirtió la senadora.

El miércoles, jerarcas de hospitales de ASSE renunciaron o pusieron sus cargos a disposición, tras declaraciones de Fernando Silva, director de la región oeste e integrante de Cabildo Abierto, quién expresó en Facebook muy duros comentarios sobre el estado de los centros de salud y el desempeño de los profesionales.

Los jerarcas que renunciaron sostuvieron que con sus declaraciones el nuevo director “manifiesta un absoluto desprecio por la tarea que durante tanto tiempo y con tanta responsabilidad y dedicación venimos llevando a cabo y gracias a las cuales ASSE está preparada para enfrentar la pandemia”.

 

¿Cómo evaluaría las medidas sanitarias que lleva adelante el gobierno contra el Covid-19?

En las medidas sanitarias obviamente que se está llevando adelante más o menos lo que están haciendo todos los países que se han ocupado del tema. De esto saco a personajes como Donald Trump y como Jair Bolsonaro, que están contra la corriente. Por otro lado, se viene anunciando hace semanas que van a llegar a los 1.000 tests diarios y no hemos pasado de los 600, eso puede ser un punto de preocupación porque están todos los asintomáticos que son los que trasladan el contagio en la comunidad. El otro punto es que cuando alguien va a hacerse el test, tiene que tener claro que entran en cuarentena hasta que le den el resultado porque si no, pasa lo que sucedió con algunas personas.

Si bien desde la Presidencia de la República se está apostando a la enorme responsabilidad personal, y creo que eso está bien, si no está basada en la responsabilidad social, si no conjugamos el verbo nosotros nos cuidamos, no funciona. Todos los casos en que no hicieron la cuarentena, a pesar de que se habían hecho el test, es porque priorizaron el yo, priorizaron la idea “tengo que ir a tal lugar” y consideraron que era más importante su libertad cuando la misma tiene el enorme límite de la salud social. La salud social es lo que hay que preservar, ahí yo tengo un matiz filosófico, político e ideológico con el gobierno.

Además, la expresión “nueva normalidad” que utilizó el presidente incluye toda una confusión en el discurso. El escenario de salida tiene que tener una estrategia y debe estar combinado con más tests diarios. Sin más tests, no tenemos un panorama de la curva, el único dato real que tenemos son los muertos. Pero este es un escenario de 15 o 18 días para atrás.

 

¿Cree que las cosas que están sucediendo en ASSE ameritarían un llamado a sala del ministro de Salud?

Sí. La gran preocupación que tengo es que hay una gran cantidad de ruidos, destitución, cambios, mails que nosotros estamos pidiendo informes para saber si dio la orden de pagar a una mutualista por arriba de las otras. Hay una cantidad de cosas irregulares que circulan que, si el Parlamento estuviera funcionando normalmente, ya hubiera ameritado hacer un llamado al ministro. En este momento, por razones epidémicas, nosotros somos absolutamente responsables y medidos, pero hoy debería ser el titular de la prensa y no lo es.

El titular del diario El País se refiere a que 12 uruguayos que estaban trabajando en un crucero están varados. El verdadero titular debería haber sido que 38 médicos renuncian. ¿Qué pasó? Yo me imagino ese escenario, si el gobierno hubiera sido de otro signo político, Por lo menos habrían pedido la renuncia total de todo el equipo.

Repito, yo no puedo hacer una interpelación de cinco horas al ministro de Salud en este momento porque primero está la salud de los uruguayos, pero capaz que el año que viene hay que hacerlo.

No lo ponemos en la cuenta del olvido, lo dejamos ahí, capaz que el año que viene, superado este problema, sí amerita una rendición de cuentas.

El miércoles el señor (Fernando) Silva salió a decir que todos los hospitales son una mugre. Pero en el compromiso que firmaron los partidos de la coalición multicolor dice que es mucho el 12 por ciento del PIB que se le dedica a la salud, entonces, ¿en qué quedamos?

Yo quisiera dar toda la discusión completa, de fondo y bien dada. Estamos muy atentos a algunas designaciones, hay todo tipo de rumores, porque hay un flechazo nuevamente hacia lo que era la situación anterior a la reforma de la salud, en donde se privilegiaba la salud privada y se pedía que ASSE compre servicio, que siempre se lo vendían a precio de oro. El objetivo es no hacer una salud pública fuerte, rectora de la realidad, que es la que atiende al sector más desprotegido. Eso ameritaría por lo menos el llamado a sala. Lo que pase después depende de los votos.

El sistema de salud no se va a poder ir para atrás porque es muy sólido y beneficia a mucha gente. Si lo hicieran, sería escandaloso. Pero por la vía presupuestaria, por la vía de designaciones, pueden desmonetizarlo. Esa es la preocupación: que se haga camufladamente.

 

Topolansky: La prensa “no es neutral” y “omite” al FA

La vicepresidenta dijo a esta revista que la prensa uruguaya “no es neutral”, muchas veces brinda “falsas noticias” al “descontextualizar” y omite la opinión del Frente Amplio.

“Acá no hay nadie neutral, no son neutrales ninguno de los canales, ninguna de las radios, ni diarios. Todos toman partido. El efecto es que hay determinadas voces que no están saliendo o no salen con la equidad que se debería. (…) No es lo mismo que yo levante la noticia porque selecciono, descontextualizo, eso nos ha pasado mil veces. Pongo tres palabritas y le hago decir otra cosa, no miento, pero es la falsa noticia”, reflexionó.

Dijo que algunos medios todos los días ahondan en los temas que siguen incentivando la “grieta” y que no existen diarios, canales o radios que puedan contrarrestar y brindar otras visiones de la realidad.

“Yo sigo sobre todo la radio, pero también miro algún informativo de la televisión, en ellos hay una total omisión de la oposición cuando antes, cuando sucedía algo, el primero en ser entrevistado, era el de la oposición”, agregó.

 

Usted dijo que los medios no están haciendo énfasis en algunos titulares que, en otro momento, si hubiera sido durante el gobierno del FA, sí habrían sido importantes. ¿Eso significa que usted cree que no hay libertad de prensa en este país?

Hay libertad de prensa, pero la prensa es propiedad de determinada gente que tiene determinada ideología, postura política y titula como se le canta. Esa es la libertad de prensa: titular como se me canta. Yo sigo sobre todo la radio, pero también miro algún informativo de la televisión, en ellos hay una total omisión de la oposición cuando antes, cuando sucedía algo, el primero en ser entrevistado, era el de la oposición.

Entonces, eso es parte de la libertad de prensa, porque acá no hay nadie neutral, no son neutrales ninguno de los canales, ninguna de las radios, ni diarios. Todos toman partido. El efecto es que hay determinadas voces que no están saliendo o no salen con la equidad que se debería. Eso no tiene que ver con la libertad de prensa, son dos cosas distintas, sino cómo uso la prensa. Esto tiene su máxima expresión en la cadena. Se le pide al Pit-Cnt responsabilidad y después cuando solicita diez minutos de la cadena no se puede. Se va a poder escuchar igual porque la gente que quiera va a hacerlo, todos sabemos que esa respuesta es completamente absurda. Hay algunos medios privados como M24 y algunos diarios que se ofrecieron gratuitamente a ayudar al Pit-Cnt para esa cadena. Yo le pido a los canales 10, 12, 4, VTV y a todas las radios a que a esa hora se sumen y no obligo al presidente a hacer una cadena que él no quiere sino le gusta, eso será un tema de discusión más adelante.

Yo creo que podrían mostrar generosidad y permitir al Pit-Cnt hacer la cadena.

Nosotros le dimos la cadena al actual ministro del Interior para que publicitara su plebiscito que era personal. El Frente Amplio fue altamente generoso, sería hora de que le dieran a una organización absolutamente representativa de los trabajadores, por una fecha que es mundial, la posibilidad de expresarse. Ahí está el tema de la exclusión, no es el ranking de libertad de prensa. Pasa porque acá no hay nadie neutral, entonces cuando yo veo que algunos medios todos los días meten la grieta, se habla y habla de los mismos temas para seguir ahondando en la grieta, y yo no tengo un medio para contrarrestar, hay que hacerse la pregunta. Además, tampoco en este momento tenemos la caja de resonancia del Parlamento, porque está trabajando en forma limitada.

 

¿Usted quiere decir que la mayoría de los medios de comunicación están haciendo campaña para el gobierno?

Creo que los medios de comunicación son partidarios, ideológicos y van a hacer política con el medio. Eso es indiscutible, pero eso está dentro de la lógica de la libertad de prensa y del poder de los medios. Hace mucho, en aquella reunión de Atlanta, se dijo que había dos formas de combatir a los gobiernos progresistas. Con el poder policial y con los medios de comunicación. Eso se ha visto en todo el continente. Esa discusión va a seguir latente en tanto el acceso a los medios de comunicación tenga esas características. Eso no tiene que ver con la libertad de prensa, que es otra cosa, porque yo puedo tener la libertad de publicar lo que se me canta después. Uno tendría que estar todo el tiempo haciendo denuncias judiciales y tampoco se ganaría mucho porque sería una distorsión permanente de estar yendo y yendo a los juzgados y sobrecargando a la Justicia porque se dice no uno, sino mil mensajes descontextualizados, mil falsas noticias. Esa realidad es parte de la lógica de poder.

 

En relación a la cadena que le negaron al Pit-Cnt, ¿usted cree que el gobierno mostró su cara más autoritaria?

Yo creo que el gobierno está en su libertad de decidir lo que se le cante. En este momento no es oportuno por la circunstancia, el año que viene se puede dar un lindo debate parlamentario en que se puede ver si es la voluntad de unas personas las que dicen que se haga la cadena o si hay una cantidad de gente que, por distintas razones, les interesa escuchar el mensaje de los trabajadores para tener una suerte de equidad.

 

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO