Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Like

¿Verdadero o falso? La ciencia detrás de 5 mitos acerca del consumo de alcohol

El consumo de alcohol suele estar relacionado con numerosos mitos. ¿Qué es verdad y que es mentira? Un científico ayuda a despejar las dudas.

Los bebedores experimentados de alcohol a menudo comparten lo que creen que son sabios consejos acerca de su consumo. Indika Edirisinghe, profesor de ciencia de los alimentos y nutrición del Instituto de Tecnología de Illinois (Estados Unidos), ha comentado algunas de estas afirmaciones desde el punto de vista de la ciencia.

El orden del consumo de las bebidas importa

Para evitar vomitar o tener resaca al día siguiente de una fiesta con mucho alcohol, algunas personas recomiendan ingerir primero las bebidas de alta graduación alcohólica y solamente después tomar cerveza.

«La conclusión es que el alcohol es alcohol, ya sea cerveza, vino, licor o cualquier otra marca, el alcohol es alcohol», dice Edirisinghe al portal The Takeout.

Para la mayoría de las personas, el orden en que se consumen las bebidas no tendrá ningún efecto en la posibilidad de vomitar o tener resaca a la mañana siguiente. Lo que importa es la cantidad de alcohol que el cuerpo necesita metabolizar a la vez, no la forma en que es consumido.

Según Edirisinghe, tomar cerveza antes de consumir bebidas más fuertes podría ser ligeramente mejor pues ella tiene un mayor volumen con un porcentaje de alcohol más bajo. Es decir, al beber cerveza, uno está consumiendo más agua que si bebiera tragos de alta graduación, disminuyendo así los efectos de la deshidratación en el organismo.

Beber con una pajilla potencializa los efectos del alcohol

Muchas personas aseguran que consumir bebidas alcohólicas con una pajilla acelera los efectos del alcohol en el organismo.

La idea, según Edirisinghe, no es del todo incorrecta. Pero la razón principal por la que esto probablemente sea cierto se debe a que, en general, las personas suelen consumir líquidos de manera más acelerada cuando lo hacen con una pajilla. Y en el caso del alcohol, cuanto más rápido lo bebes, más rápido se notan sus efectos, explica el académico.

El vino tinto es saludable

La supuesta paradoja nutricional que se da en Francia ha llevado a muchos individuos a creer que el vino tinto es saludable. Esto se debe a que en la nación galesa, la incidencia de enfermedades cardiovasculares es mucho menor que en países como los Estados Unidos, pese a que siguen una dieta más rica en grasas saturadas. El vino tinto, creen muchos, sería el responsable de mantener sanos los corazones franceses.

Según Edirisinghe, hay algo de verdad en eso, ya que la bebida es rica en antioxidantes. Sin embargo, es importante no olvidarse de la moderación, pues incluso cosas benéficas pueden terminar haciendo daño al organismo. De la misma manera que es posible tener una reacción mortal al exceso de vitamina E, demasiados antioxidantes pueden tener un efecto adverso en el hígado, explica el científico.

Ciertas bebidas causan peores resacas que otras

Alcohol es alcohol, vuelve a subrayar el profesor, y ninguna bebida o combinación de bebidas específicas puede causar una resaca mejor o peor. Todo depende de la cantidad que uno beba.
Sin embargo, Edirisinghe apunta que, a veces, los aditivos como el azúcar pueden cambiar la forma en que el organismo procesa el alcohol. Esto sí puede ocasionar resacas más blandas o más severas.

«Cuando tu bebida contiene mucho azúcar, una cosa que puede suceder es que el azúcar se haga cargo del metabolismo. El alcohol va directamente al metabolismo de las grasas», apunta el científico.

La mejor cura para la resaca es seguir bebiendo

Existe una creencia popular en muchos países que, si uno se despierta con resaca, la mejor solución es beber más para curarla. Según Edirisinghe, esto no pasa de un mito, pues solo se trata de una manera de engañar el cuerpo temporalmente.

«Bebes en la noche y no recuerdas nada, luego en la mañana recuerdas todo, te duele todo, dolor de cabeza y somnolencia, pero luego bebes y olvidas todo de nuevo. Eso no es una cura real, eso es [una solución] a corto plazo», sostiene Edirisinghe.

Según el académico, intentar curar la resaca con más alcohol es engañar al cerebro haciéndole creer que te lo estás pasando bien sin solucionar ninguna de las dolencias físicas causadas por el alcohol, en particular, la deshidratación. Sin embargo, si sigues agregando alcohol, esas dolencias solo empeorarán cada vez más.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO