Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columna destacada | hipocresía | Manini | mujeres

Otra más del General

Cuando la hipocresía es crueldad

Manini Ríos carece de moral para tratar de criminales a las mujeres que han decidido interrumpir un embarazo.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Gral. Guido Manini Ríos, @GuidoManiniRios, en red X: “Una de las aberraciones más horrorosas de nuestro tiempo: en Uruguay se registran más de 10 mil abortos por año, 10 mil vidas segadas en el vientre de su madre... No se trata de un derecho a ‘decidir sobre mi cuerpo’, se trata de una vida diferente!!”.

El líder de Cabildo Abierto olvida que integra un gobierno que en cuatro años subió la pobreza infantil de 16,4 % a 20,1 %, y no le oí nunca ninguna propuesta para revertir semejante aberración. Él y su esposa son multimillonarios. Desconozco si han fundado algún orfanato o, por lo menos, han adoptado algunos niños para cambiarles la vida, o si colaboran con algún hogar que reciba huérfanos. No lo sé.

Lo que sí sé es que ellos, su partido y la coalición que su partido integra han hecho lo imposible para dotar de impunidad a los camaradas de armas que secuestraron, violaron, torturaron y asesinaron a mujeres embarazadas y luego traficaron con sus bebés durante la dictadura blanquicoloradamilitar (1973/1985).

Usted, general, carece de moral para tratar de criminales a las mujeres que han decidido interrumpir un embarazo.

Qué fácil ser hombre y tratar a las mujeres como máquinas incubadoras; qué fácil haber vivido siempre del Estado y decir a una mujer con penurias económicas que siempre se puede alimentar a uno más. Qué fácil decir que Uruguay necesita más población cuando las clases pudientes son las que tienen menos.

Si le preocupan la vida, la familia y los hijos, hable con sus camaradas para que digan de una vez por todas dónde sepultaron a los detenidos desaparecidos. Lo que hubo durante la dictadura no fue una guerra, sino terrorismo de Estado; pero digamos que sí. Partamos de la base de que, como dicen ustedes, hubo un conflicto armado. Usted sabe bien que cuando un bando hace desaparecer cuerpos es porque busca evitar que se descubran las pruebas de crímenes de guerra.

Usted tiene el poder y la ascendencia necesaria para convencerlos y revertir esta tortura permanente de sus camaradas a las familias de las víctimas. Ejérzalo.

Según datos de la Unesco, de cada 100 casos de abandono de niños, 99 son protagonizados por hombres. Sin embargo, quienes más hablan a favor de penalizar el aborto son mayoritariamente varones. La hipocresía no puede ser mayor.

Si quiere hablar de moral, hablemos, general; pero primero preséntese en un juzgado y deje de ampararse cobardemente en los fueros, que hay un fiscal muy interesado en charlar con usted.

Si quiere hablar de criminales, hablemos de Nino Gavazzo, aunque para usted no parezca importante, por no decir conveniente.

Usted sería más respetable si, en vez de ir a visitar a los criminales en Domingo Arena a fin de año, fuera a visitar a los niños huérfanos o abandonados que tenemos en todo el país. También podría presentar un proyecto para que el Estado proteja a las madres solteras y abandonadas y otro proyecto para (ahí sí) penalizar de manera ejemplar a los padres que abandonan a sus hijos.

Nadie está a favor del aborto. Es triste y no exento de traumas; pero penalizar a las mujeres que optan por interrumpir el proceso del embarazo es hacer méritos para integrar algo parecido a la Santa Inquisición o tratar de juntar votos entre los fanáticos religiosos.

Si una mujer decide continuar con su embarazo pese a que tenga riesgo de vida, pobreza o que sea fruto de una violación, hay que apoyarla; pero si decide lo contrario, también.

Y los hombres a callarse la boca.

Sin embargo, no le pido que se calle. Quiero pedirle que, a pocos días de haberse hallado los restos de Amelia Sanjurjo Casal, usted repudie con toda su energía a los asesinos que le quitaron la vida, no solo a ella, también al bebé que llevaba en su vientre.

Como tal vez no sepa quién era, le comento que vivía en el barrio Colón, de Montevideo, y esperaba su primer hijo. Era empleada en una editorial y militante comunista. El 2 de noviembre de 1977 fue secuestrada por los psicópatas de la OCOA.

Su compañero y una amiga, que también cayeron secuestrados, reconocieron su voz en el centro de tortura de La Tablada. Otra testigo narró que en una ocasión oyó que llevaban a Amelia al baño y le ordenaban que se pusiera de pie. Amelia respondía insistentemente que ya no podía. Pocos días después la llevaron nuevamente a la sala de tortura y la golpearon salvajemente, sin importarles que estaba embarazada.

Varios hombres, general, contra una mujer indefensa. ¿No le indigna semejante aberración?

El 28 de mayo de 2024 pudimos saber que los restos humanos encontrados en el Batallón de Infantería No. 14, el 6 de junio de 2023, correspondían a Amelia.

Hágale un favor a la democracia, a las Fuerzas Armadas, a los militares dignos, que los hay y son muchos, y conozco a varios, y a su propia conciencia, general. Repudie este crimen con toda su alma.

Si no es mucho pedir…

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO