Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columna destacada | Revolución | cifras | pobreza

Mucho por hacer

Números, memoria y revolución

Hay cifras que tendrían que alarmarnos y empujarnos a un nuevo pacto social, audaz y revolucionario.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Los siguientes son datos referentes a diversos temas, pero que tienen algo en común: los uruguayos debemos conocerlos y analizarlos para ver si luego es posible sentarnos a dialogar e intentar resolver los grandes problemas nacionales. No es fácil, porque los dogmatismos obran en contra de la apertura mental y los intereses económicos obran en contra de un gran acuerdo que nos dignifique como nación.

Podríamos ser un gran ejemplo para el mundo si solucionáramos el tema de la inseguridad con medidas creativas y efectivas; si lográramos un sistema de previsión social justo y solidario; si lográramos erradicar de urgencia la pobreza infantil y, por lo menos, bajar significativamente la pobreza en general.

Hay cifras que tendrían que alarmarnos y empujarnos a un nuevo pacto social, audaz y revolucionario.

AFAP

430.000.

Tras reunirse más de 430.000 firmas, en octubre tendremos que decidir si continuamos con este sistema (muy diferente al prometido en la campaña electoral por el actual presidente) o vamos a otro que obligue a recortar privilegios desmedidos tanto en el sector público como en el privado y poder así reunir los fondos necesarios para sostener al nuevo, que estará respaldado por una reforma constitucional.

18

De 30 países (14 en América Latina, 14 en Europa del Este-Eurasia y dos en África) que habilitaron a las Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional (AFAP), 18 han vuelto al Estado.

30

Hace 30 años nos decían que las AFAP iban a solucionar el desfinanciamiento del Banco de Previsión Social (BPS); sin embargo, el problema nunca fue solucionado y, es más, se agravó.

80

El 80 % del trabajo burocrático de las AFAP lo hace el BPS.

550.000

Es lo que gana el gerente de una AFAP por mes, mientras que el 90 % de los trabajadores que reciben renta vitalicia de una AFAP cobra menos de $5.000.

60.000

Son las personas jubiladas por este sistema.

700.000.000

700 millones de dólares del impuesto al patrimonio es lo que estamos exonerando a los grandes capitales, en lugar de usarlos para financiar la seguridad social.

1.430.000.000

Son los millones de dólares que transfirió el BPS a las AFAP por los aportes de trabajadores en 2023. Si se aprueba la reforma, esa montaña de dólares volverá a ser administrada por el BPS.

TRABAJO Y POBREZA

165.000

Son las personas que buscan trabajo sin conseguirlo. Fuera de esa cifra, debería preocuparnos que mucha de la gente que sí está trabajando lo hace en condiciones precarias.

Los trabajadores que están en peor situación laboral y salarial son los de aquellos departamentos donde la sindicalización es débil. En ellos, todas las cifras socioeconómicas son peores. En momentos en que hay una campaña feroz contra los sindicatos, éste es un dato relevante para colocar en la mesa de debates.

21.9 %

Es el porcentaje al que ha trepado la informalidad con este Gobierno. Tres de cada cuatro adultos que viven en situación de pobreza son trabajadores informales, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

500

Son los hurgadores de basura registrados solo en Montevideo. Hablamos de personas que buscan comida o cosas para vender en los contenedores. Repito: solo en la capital.

20,1 %

Porcentaje de niños que viven en la miseria. En 2004 el porcentaje rondaba el 60 %. En 2019, tras los gobiernos frenteamplistas, había bajado a 16,4 %. En solo cuatro años de la actual administración, la pobreza en esa franja subió al 20,1 %.

47.000

Son los nuevos pobres que tenemos desde que asumió Luis Lacalle Pou. En 2019, con Tabaré, la pobreza se ubicaba en el 8,8 %; en 2024, con Luis, en 10,1. Datos del INE.

14,6 %

Es el porcentaje de hogares que sufren inseguridad alimentaria en Uruguay.

2.700

Son las personas en situación de calle. Récord histórico. La población que vive en la calle aumentó 24 por ciento con respecto a 2021 y 58 % con respecto a 2019, según el censo del Mides en 2023.

1.000.000

Más de un millón de compatriotas están en el Clearing de Informes. Los deudores en general son incontables. La mayoría de la población está endeudada y casi la tercera parte ahorcada con usuras encubiertas de las financieras; tema en el cual profundizaremos en otra nota.

400.000

Es lo que nos cuesta en dólares, y por mes, mantener a Luis Lacalle Pou y su corte en la residencia de Suárez y Reyes. 24 millones de dólares al final de su mandato; lo mismo que costaron los aviones que en España estaban destinados a chatarra.

SEGURIDAD

15.000

Y algo más. Es el récord de personas presas que tenemos en las cárceles; sin embargo, el encarcelamiento no ha logrado impedir el aumento de la criminalidad. Cabe resaltar aquí que también ha aumentado la crueldad con que se cometen los delitos. La cifra indica que debemos explorar un camino diferente si queremos hallar una fórmula efectiva para poder vivir en paz.

30 %

Es el porcentaje de hogares que han vivido en este período de gobierno algún robo o ataque violento, según datos recogidos por la consultora Cifra.

Y podríamos continuar arrojando datos; pero con estos tenemos suficiente para explicar dónde estamos parados. Estamos parados sobre un polvorín y la mecha está encendida.

La buena noticia es que todo esto se puede revertir; pero el cambio positivo que necesitamos no lo lograrán ni la derecha conservadora ni una izquierda tibia que apueste a la socialdemocracia.

Uruguay debe tener el coraje necesario para abordar una verdadera revolución; revolución que, al decir de Hugo Chávez, no deberá ser de fusiles, sino de mentes y corazones.

Todos podríamos vivir bien en este pequeño país; pero eso no será posible jamás con este modelo donde la inmensa mayoría de las familias pasan penurias para que unas pocas vivan en la opulencia y el despilfarro.

Se puede bajar la criminalidad; pero solo con planes revolucionarios de rehabilitación. Eso implica una gran inversión y creatividad. Continuar con el sistema actual, donde un pinche ratero entra a la cárcel y sale con un doctorado en criminalidad sólo nos llevará a aumentar el desastre actual. El Estado debe recuperar el control de los centros de reclusión. No lo tiene. No importa desde cuándo ni de quién fue la culpa. Ese control lo perdimos y debemos recuperarlo antes de que sea tarde.

La represión es un derecho de defensa de toda sociedad; pero, por sí sola, está condenada al fracaso.

Tenemos un problema gravísimo con las adicciones a las drogas y al juego. La horda de adictos que deambulan por las calles con el cerebro quemado y los proyectos de vida destruidos nos hace pensar en la serie The Walking Dead.

Estamos en medio de un caos. Es imperioso reconocerlo y luego, izquierdistas, neutros y derechistas, tener la grandeza de sentarse a conversar haciendo el esfuerzo de analizar en qué puede tener razón el otro.

Si no lo hacemos, nuestro futuro inmediato será muy oscuro.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO