Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columnas de opinión |

Almagro

El mes de la rata

Luis Almagro ha violado en reiteradas ocasiones el espíritu y la letra de la carta orgánica de la OEA con respecto a la resolución de conflictos.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz de Colombia (Indepaz) ha informado que, en lo que va de 2022, han sido asesinados 87 líderes sociales. Esto implica un incremento del 12,8 por ciento si se compara con los 75 homicidios de esta naturaleza registrados en el mismo período del año pasado.

Paralelamente, y analizando los mismos períodos, en 2021 se asesinaron a 27 exguerrilleros firmantes del acuerdo de paz y en 2022 van 21. Está claro que la estrategia de los gobiernos de derecha era convencerlos de desmovilizarse, entregar las armas y confiarse para luego exterminarlos uno por uno.

En el país gobernado por Álvaro Uribe, por intermedio de su títere Iván Duque, las voces opositoras se tapan con plomo. Así de simple. Sin embargo, los medios hegemónicos de desinformación nos dicen que el dictador es Nicolás Maduro y muchos se la comen doblada, mientras Luis Almagro mira para otro lado y guarda un silencio cómplice.

Almagro fue coautor del golpe contra Evo Morales en Bolivia, pero a la cárcel va la idiota de Jeanine Áñez, mientras él, como todo cobarde, se lava las manos. De todas maneras, el mercenario diplomático no se salvó de pasar el papelón de su vida cuando comenzaba junio. Sucedió que los organizadores de la mal llamada Cumbre de las Américas no tuvieron mejor idea que invitar a Luis Almagro y al Secretario de, Estado Anthony Blinken, para hablar, créase o no, de derechos humanos y libertad de expresión.

Tras la deposición de Almagro, un joven interrumpió al secretario general de la OEA y, con voz fuerte y clara, le llamó “asesino” y “títere” del país anfitrión. Algunos funcionarios intentaron callarlo; pero él era una máquina de arrojar datos y verdades contundentes. El video se ha hecho viral, y en cuanto a Almagro, jamás olvidará el episodio.

Este veinteañero arrojó a la cara del secretario general de la OEA lo que muchos presidentes, mayores que él, no se han atrevido. Entre otras cosas, lo acusó de haber orquestado la caída de Evo Morales en Bolivia en 2019 y tener las manos manchadas de sangre.

Efectivamente, Almagro desestimó de manera arbitraria la elección celebrada en Bolivia, lo que dio lugar a una revuelta que obligó a Morales a dejar el país. Los bolivianos habían reelegido a su presidente; pero fue sustituido por la golpista Jeanine Áñez, quien ahora está condenada a diez años tras las rejas.

El participante echó en cara a Almagro su responsabilidad por las masacres ocurridas en los pueblos de Sacaba y Senkata en noviembre de 2019, cuando el gobierno de facto ordenó disparar contra los civiles que exigían la restitución de la democracia. “La gente estaba protestando pacíficamente, gente indígena, trabajadores, mujeres, estudiantes, reclamando la restauración de la democracia que usted ayudó a destruir”, comentó.

El joven continuó pacíficamente su exposición, aunque en voz alta para poder ser escuchado, mientras algunas personas intentaban frenarlo, mas no pudiendo impedir que agregara: “Destruida [la democracia] porque Estados Unidos quería saquear el litio, el oro y todos los recursos naturales, el gas de Bolivia... Entonces, usted ayudó a instalar una dictadura que facilitara ese saqueo”.

“En Sacaba y Senkata, docenas de personas fueron masacradas por los soldados de su dictadura. Y uno de los que su dictadura mató era un periodista [argentino], Sebastián Moro, que estaba exponiendo las mentiras que usted dijo y la verdad acerca del golpe de Estado que usted orquestó”. “Él fue asesinado a golpes en su departamento y ahora usted viene aquí y tiene el atrevimiento de hablar sobre libertad de prensa, democracia y derechos humanos. Usted no tiene vergüenza, usted es un asesino y una marioneta de Estados Unidos.”

“En Venezuela usted se atrevió a apoyar el golpe de Estado que ridículamente, atrozmente, intentó Juan Guaidó para declararse a sí mismo presidente de Venezuela. ¡Qué mentira! La mayoría de la gente en Venezuela nunca jamás había escuchado hablar de Juan Guaidó y usted, sin embargo, dijo que él era el presidente”.

Luis Almagro llegó a la OEA gracias a José Pepe Mujica; pero a fines de 2015, tras ver que Almagro se había convertido en un peligro para la democracia, el expresidente se despidió de él diciéndole en una carta que había emprendido un camino sin retorno.

Decía Mujica en su misiva: “Sabes que siempre te apoyé y promoví. Sabes que tácitamente respaldé tu candidatura para la OEA. Lamento que los hechos reiteradamente me demuestren que estaba equivocado. No puedo comprender tus silencios sobre Haití, Guatemala y Asunción, al mismo tiempo que publicas carta respuesta a Venezuela. Entiendo que, sin decírmelo, me dijiste ‘adiós’”.

Tras recordarle una serie de acciones lamentables, Mujica agregó: “La verdadera solidaridad es contribuir a que los venezolanos se puedan autodeterminar respetando sus diferencias, pero esto implica un clima que lo posibilite. Es muy difícil hoy, pero toda otra alternativa puede tener fines trágicos para la democracia real”.

Las palabras de Mujica tienen hoy tanta validez como en 2015. La carta concluía diciendo: “Lamento el rumbo por el que enfilaste y lo sé irreversible, por eso ahora formalmente te digo adiós y me despido. Pepe”.

En diciembre de 2018, el plenario del Frente Amplio del Uruguay resolvió expulsar a Luis Almagro de su registro de adherentes. Medio lentejas los compas. El informe del Tribunal de Conducta Política lo cuestionaba, entre otras cosas, por su posición favorable a una posible intervención armada contra Venezuela.

El secretario general respondió acusando a los frenteamplistas de “fantasmas”. Almagro suele recurrir al insulto cuando carece de argumentos, lo que sucedió, por ejemplo, cuando tildó a Nicolás Maduro de “dictadorzuelo”.

Entre 2010 y marzo de 2015 fue canciller de Uruguay por el mismo partido que hoy lo acusa, con sobrados argumentos, de traidor; pero no solo de traidor al Frente Amplio, sino a todos los pueblos que luchan por la libertad.

Mas no solo él fue desenmascarado durante la fracasada Cumbre de las Américas. El otro orador de la jornada era nada menos que el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, quien también fue recriminado por un participante.

Tras hablar sobre libertad de prensa y democracia, un integrante del auditorio cuestionó el apoyo de la Casa Blanca a la monarquía absoluta de Arabia Saudita aun cuando el príncipe heredero está acusado del homicidio del periodista saudita Jamal Khashoggi, en el consulado de Turquía, en 2018. El periodista entró al consulado y jamás salió ni se halló su cuerpo.

El participante también criticó a Blinken por su respaldo al premier haitiano Ariel Henry, que gobierna sin parlamento. En junio de 2021 fue asesinado en Haití el expresidente Jovenal Moise en su domicilio. Blinken respondió que estaban trabajando por una transición que desembocara en elecciones justas en ese país; pero no dijo ni una palabra sobre el régimen de Arabia Saudita.

Cuando los regímenes son aliados de los estadounidenses, el tema derechos humanos no se toca. Poderoso caballero don dinero. De todas maneras, el cinismo de ambos jerarcas quedó al descubierto gracias a la valentía de estos dos participantes.

Luis Almagro ha violado en reiteradas ocasiones el espíritu y la letra de la carta orgánica de la OEA con respecto a la resolución de conflictos. En lugar de promover el diálogo y la resolución pacífica de controversias, toma partido, ya sea a favor de la oposición golpista de Venezuela como por la de Bolivia, arrojando combustible al fuego.

Su ordinaria manera de expresarse es incompatible con tan alto cargo diplomático a nivel internacional. Casualmente, solo acusa de violaciones de derechos humanos a países de izquierda, pero guarda silenció cuando se trata de regímenes de derecha.

En noviembre de 2021, durante la Asamblea General de la OEA, México acusó a Luis Almagro de haber dañado profundamente a ese organismo. La representante permanente de México Luz Elena Baños Rivas dijo: “La OEA debería de ser una organización inclusiva, promotora del diálogo político, de la cooperación, la integración y el desarrollo de los Estados miembros, pero no lo es”. La diplomática cuestionó a Almagro por sus intereses sectoriales y personales, lamentando también que la OEA hubiera cerrado la investigación sobre lo ocurrido en Bolivia en 2019.

De todas maneras, nada de lo que han dicho al secretario general es desconocido por los amos del mundo, y es por eso, justamente, que lo mantienen allí.

Mientras el poder necesite de una rata que se venda al mejor postor, Luis Almagro siempre tendrá un cargo.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO