Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columnas de opinión | abusos |

Atropello

Tres abusos al hilo de Lacalle Pou

A medida que se acercan las elecciones nacionales, el nerviosismo parece apoderarse del Gobierno de coalición y comienza a acrecentar su autoritarismo.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Los últimos hechos son alarmantes, por cuanto en su intento de fortalecerse, la coalición debilita la institucionalidad con un golpe tras otro. Veamos algunos de estos abusos.

Atropello exprés

Cuando Crónicas del Este dio la noticia de que el Canal 10 ordenó a sus periodistas no cubrir la conferencia de prensa del Frente Amplio sobre la Ley de Medios, me pareció tan disparatado que tuve que chequear la web de Subrayado para ver si había alguna noticia sobre el tema. Al momento de escribir esta nota, la cobertura brilla por su ausencia. Nada; ni una letra.

El hecho fue que el martes 14 de mayo los legisladores derechistas ingresaron al Senado la cuestionada ley con carácter de grave y urgente, sin aviso previo a la oposición. La maniobra tomó por sorpresa a la mismísima vicepresidente Beatriz Argimón, quien dijo: “Ninguno de los coordinadores avisó a los miembros de esta mesa que esto se iba a tratar como grave y urgente”.

Se trata de casi un centenar de artículos que jamás fueron tratados por la Cámara y en los hechos fueron aprobados (sin los votos del Frente Amplio) a tapa cerrada, con brazos enyesados y en medio de gritos. El Gobierno desechó toda posibilidad de acuerdo mediante el diálogo y usó la aplanadora legislativa.

El director de la Ursec por el FA, Pablo Siris, criticó desde la red X esta desestimación del diálogo: “Se puede estar o no de acuerdo con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual nro. 19.307, se puede creer o no que hay que cambiarla, pero uno –como mínimo– espera que la labor legislativa se haga con reflexión y debate profundo. Lo que está en juego es nada menos que la democracia, la libertad de expresión y las maneras en las que nos comunicamos e informamos. Bien hubiera valido un poquito de análisis".

La Asociación de la Prensa Uruguaya (APU), también condenó el atropello, señalando en un comunicado: “Esta modificación legislativa no es ni grave, ni urgente, salvo intereses específicos de los partidos integrantes de la coalición gobernante asociados a la campaña electoral en la que estamos inmersos”.

Delgado violando la ley

La violación flagrante y descarada de la ley 17.045 que hizo Álvaro Delgado levantó las críticas tanto del Frente Amplio como de Cabildo Abierto.

Un spot de casi cinco minutos del precandidato blanco pasado por los canales de televisión abierta repasa lo que, según él, son los avances de este Gobierno, a los que cataloga como “el primer piso de transformaciones”, e invita a iniciar “el segundo piso de transformaciones” y visitar su página web para conocer su programa de gobierno.

Mala idea de los publicistas de Delgado ha sido recordarnos la palabra “piso” con relación a este gobierno. El piso cuarto nos hará recordar que el jefe del Servicio de Seguridad Presidencial, Alejandro Astesiano, montó allí la oficina de una Asociación Para Delinquir, mientras que el piso once fue donde se reunieron los ministros Francisco Bustillo y Luis Alberto Heber con otros jerarcas de primera línea del Gobierno (todos hombres) para presionar a la exvicecanciller Carolina Ache a efectos de ocultar información al Senado y a la Justicia. Allí fue donde Roberto Lafluf destruyó un documento público en pos de ese objetivo ilegal e inmoral.

El spot de Delgado violenta claramente el artículo 1° de la ley 17.045, el cual establece que “los partidos políticos podrán iniciar su publicidad electoral en los medios de radiodifusión, televisión abierta, televisión para abonados y prensa escrita” sólo a partir de “treinta días para las elecciones internas”. Faltaban 50.

El senador Guido Manini Ríos dijo en rueda de prensa que “hay un despliegue casi obsceno de determinadas corrientes o sectores políticos, que están haciendo una demostración de poder económico y de recursos que parecen casi infinitos” (…) “en la calle y en las redes” sociales.

Con respecto a esto, ha llamado la atención el dineral que ha invertido en publicidad el precandidato colorado Andrés Ojeda. Al ser consultado sobre esto por la prensa, se defendió planteando por qué no le hacían la misma pregunta a Álvaro Delgado. Lo curioso es que, tanto el cabildante como el colorado y el blanco forman parte de la misma alianza política que nos gobierna.

Cuando esta nota sea publicada, el presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, y la vicepresidente, Verónica Piñeiro, ya habrán denunciado ante la Corte Electoral al precandidato nacionalista Álvaro Delgado por “violación a la veda electoral”.

El ministro de la Corte Electoral, José Garchitorena, ha señalado que la ley establece claramente los límites temporales para la publicidad electoral, permitiendo su inicio solo en los 30 días previos a las elecciones internas. Además, alertó que el uso de la imagen del presidente Lacalle Pou en el spot de Delgado podría estar infringiendo la prohibición constitucional sobre el uso de la imagen presidencial con fines electorales.

El problema es que, como no hay previstas sanciones específicas para el incumplimiento de esta normativa, cualquier pronunciamiento sería solo de índole moral, cosa que a los blancos les importa lo mismo que las objeciones, en otros casos, del Tribunal de Cuentas de la República y la Jutep.

O sea, nada.

Adiós al Estado laico

También fue aprobado en mayo, pese a la negativa del Frente Amplio, el proyecto de feriados religiosos promovido por la senadora nacionalista Carmen Asiaín. Si bien el proyecto fue aprobado por cuatro votos contra dos en la Comisión de Población, Desarrollo e Inclusión del Senado, resta la aprobación en el plenario, y su pase a la Cámara de Diputados.

El proyecto apunta a considerar a las “minorías religiosas”; pero no especifica cuáles son.

Como sea, en un país laico (así establecido en la Constitución) no corresponde aprobar una ley de feriado por motivos religiosos. Esto se trata, ni más ni menos, que de un burdo y desesperado intento para lograr el apoyo electoral de las colectividades religiosas, sobre todo de aquellas que incrementarán la recaudación en tales días.

Aleluya.

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO