Coronavirus: miedo útil y gran negocio

Por Rafael Bayce.

La prensa y las redes sociales son responsables cotidianas de estrategias de magnificación y dramatización de noticias mentirosas. Entre sus últimos y más exitosos hitos, han consolidado un pánico mundial, una pandemia de “acoso científico-mediático” llamada coronavirus, que describe un riesgo real pero mucho más débil que lo creído, y que además introyecta un miedo global de terror sanitario altamente funcional al control y manipulación política que, junto a la obsesión paranoica por la seguridad, son los más efectivos medios de fomentar la supresión de libertades, garantías, derechos y democracias en el mundo contemporáneo. Por último, detalle no menor, el desarrollo de esta pandemia habilita el terreno para lucro de las industrias químico-farmacéutica y petroquímica, incluida la infame fabricación de armas bioquímicas bélicas y terroristas (probablemente en el origen de la pandemia actual, como de otras anteriores).

Nos basaremos en cifras internacionales de primerísimo nivel (OMS) y en opiniones de especialistas de formación, experiencia y bibliografía inmejorables (Pablo Goldschmidt y Francis Boyle) para tratar de profundizar sobre cada uno de estos temas planteados.

 

Coronavirus: riesgo real pero débil

Para que un evento acapare por tantos días y globalmente las columnas de noticias, los paneles de debates y la conversación cotidiana, debería haber una justificación. Y la hay, pero no es la del tamaño del riesgo enfrentado con el nuevo virus, sino la de la utilidad político ideológica del miedo construido y la del negocio actual, pero más que nada futuro, que la terapia del virus, sus efectos y consecuencias habilitarán.

De modo general, lo que la gente es llevada a creer no refleja realidades, sino, más que nada, terrores profundos aprovechados e intereses comerciales o político ideológicos reproducibles masiva y mediáticamente. Un ejemplo: en los países desarrollados y estables la tasa de suicidios es 25 veces más alta que en los pobres e inestables; la velozmente desarrollada Corea del Sur tenía, en 1985, 9 suicidios cada 10.000 habitantes; hoy la tasa subió a 30.

Hay una creencia generalizada en el aumento explosivo de la violencia en el mundo, aunque esté probado que lo verdadero es lo contrario. Por ejemplo: la violencia en las sociedades agrícolas anteriores al siglo XX causaba el 15% de la mortalidad, en el siglo XX desciende fuertemente a solo el 5%, y en lo que va del siglo XXI, produce solo el 1% de la mortalidad global. También es equivocada la creencia de cuál es el ranking de las causas de la mortalidad violenta en relación con otras macrocausas. Por ejemplo, en 2012 hubo 56 millones de muertes y queda claro que lo que mata más gente son las consecuencias de la obesidad (3 millones, 5,6%, por lo que “McDonald’s mata más que el ébola o Al Qaeda”, al decir de Yuval Harari en su reciente best-seller Homo Deus), mientras que en segundo lugar se ubica la diabetes (1,5 millones, 2,8%), en tercero el hambre y desnutrición (1 millón, 2%), cuarto los suicidios (800.000, 1,4%), y le siguen en la lista el crimen (500.000, 0,8%), las guerras (120.000, 0,2%) y muy lejos en la lista está el terrorismo (solo mató 1.200, un 0,012%).

No es lo que generalmente se cree. Pues tampoco es así con el coronavirus ni con las epidemias ni pandemias en general. Pese a la aparición reciente de las armas bioquímicas de destrucción potencialmente masiva, nuestros riesgos actuales en materia de enfermedades no se comparan con tiempos antiguos. La peste negra, alrededor del año 1330, mató entre 75 millones y 200 millones, la cuarta parte de la población de Eurasia. En 1520, una flotilla española esparcía la civilización con la cruz y la espada, pero más que nada la viruela, que en nueve meses mató a 14 millones de los 22 millones de aztecas. Cuando el célebre capitán Cook llegó a Hawái, en 1778, los 500.000 locales fueron expuestos a la gripe, la sífilis, la tuberculosis, el tifus y la viruela. Como secuela de ese desembarco de la civilización, la fe y el progreso, en 1853 solo sobrevivían 70.000 de los 500.000 hawaianos. Hoy ya no nos pueden pasar estas cosas. Cualquier amenaza epidémica o aun pandémica es frenada o eliminada en muy poco tiempo.

Pero veamos, no ya la relatividad de las muertes epidémicas respecto de otras causales, sino la mortalidad relativa del coronavirus respecto de otras infecciones: el coronavirus ocupa el lugar 17 en riesgo, con una mortalidad menor que la fiebre amarilla, tres veces menor que la malaria, cuatro que el sarampión, seis que la meningitis, cólera y tifus, siete que la tos convulsa, nueve que el noravis (vómitos infantiles), 15 veces menor que la gripe estacional, 20 que el rotavirus y shigielosis (diarreas infantiles), 30 veces menor que malaria, vih/sida y neumonía, 40 veces menor que la hepatitis B y, por último, una mortalidad 50 veces menor que la del sarampión. ¿Es para poner el grito en el cielo por sobre todas estas infecciones, tanto más graves, importantes y actuales? Al menos, es torcer la mirada y el foco de la gente y de los gobiernos hacia lo menos importante, tanto más desatendido que este terror de moda.

¿Por qué focalizar entonces al nuevo coronavirus recién detectado en público (porque se sabe que existía desde 2012, en Arabia Saudita) frente a otros brotes y surtos simultáneos, tan o más letales? Listemos: brote de ébola en el Congo (enero); mers en Emiratos Árabes, fiebre lassa en Nigeria, fiebre amarilla en Uganda, dengue en Chile, paperas en Arabia Saudita y dengue en islas francesas caribeñas (febrero); paperas en República Centroafricana, mers en Qatar, sarampión en República Centroafricana (marzo). ¿A alguien le importó? ¿Hubo alguna prensa global que focalizara en estas epidemias a veces mucho más riesgosas y letales que el coronavirus de moda?

 

El negocio sucio del pánico

El científico argentino Pablo Goldschmidt reside desde hace 40 años en Francia y recorre el mundo como voluntario de OMS. Autor de La gente y los microbios. Seres invisibles con los que convivimos y nos enferman (2019), es diplomado en farmocinética, farmacología clínica, neuropsicofarmacología, farmacología de antimicrobianos, virología fundamental y biología molecular.

¿Qué es lo que dice este especialista sobre el coronavirus? Ni más ni menos que se trata de un pánico infundado, innecesario y contraproducente, cobardía de políticas públicas. Dice que todos los años hay miles de muertos por neumonía y que muchos de ellos pueden haberse debido al nuevo coronavirus, ya que no se había testeado hasta 2020 en China esa posible causalidad. Por ende, epidemiológicamente, no se posee una línea de base contra la cual medir la evolución de la infección. Y agrega que lo que hay es un ‘acoso científico-mediático’ que produce miedo útil psicopolítico y abre campo para futuros lucros terápicos diversos.

Dice que el virus, en cuanto tal, es lo de menos; que lo que más pesa para las consecuencias en la transmisión, morbilidad y mortalidad son las ‘cerraduras’ celulares donde se prende el virus y los reactomas de defensa, ambos genéticos; en segundo lugar el estado sanitario de los posibles receptores del virus; y en tercer lugar el equipamiento y la formación de las instituciones y personal de atención a los casos. Y que estos tres factores deberían ser el centro y no protocolos aterrorizantes que pueden poco.

Dice también que la saliva es mucho más responsable de la trasmisión de meningitis y sarampión. Que el pánico es porque los decisores políticos no quieren arriesgar la minimización de las medidas porque los pueden acusar de insensibles, inactivos y pasivos; “porque si usted no hace lo que supuestamente tiene que hacer, hace un disparate, que puede ser hasta delito, que le cuesta político-administrativamente; pero si abusa de las medidas, no importa”.

Adelantemos, antes de pasar al subyugante científico británico Francis Boyle, que las únicas cosas que justifican en parte el pánico social, la monotematicidad mediática y los ceños fruncidos políticos son: la alta tasa de contagio posible, que es casi todo lo que se puede prevenir; la transmisión por portadores asintomáticos; la novedad del virus, que reina ante la inexistencia de vacunas (aquí una de las madres del borrego) y de protocolos de atención probados; y por último la inexistencia de anticuerpos naturales para un virus de origen animal, aunque sintéticamente ‘tocado’ para volverse arma bioquímica, que, robada o escapada, constituye todas las últimas pandemias según nuestro próximo especialista transgresor, el Dr. Francis Boyle.

 

Pandemias virales y testeadas

Doctor en Ciencia Política por Harvard y en Derecho Internacional en Chicago y Harvard, Francis Boyle publicó Biological Warfare and Terrorism (2019) y había escrito el ensayo best-seller The Great Bird Flu Hoax (2009), en el cual relata cómo George Bush Jr. alertó sobre que la gripe aviar tendría entre 200.000  y 2 millones de víctimas en Estados Unidos. Finalmente no hubo ni una sola, pero se compraron 20 millones de Tamiflu, medicamento fabricado por un laboratorio del cual era parte su secretario de Estado, Donald Rumsfeld.

Boyle presidió en 1972 la Comisión de Armas Biológicas de Estados Unidos, con especial énfasis en la inclusión de armas bioquímicas sintéticas o modificadoras mejor transmisibles o más letales que las originales orgánicas de base. Redactó en 1989 la Ley Antiterrorista de Armas Biológicas. Pues bien, opina que todos los surtos (ébola, sars, ántrax y también el coronavirus) son producto de fugas o robos de los laboratorios de máxima seguridad donde se fabrican, modificando virus animales, armas bioquímicas bélicas o terroristas. Concretamente, en cuanto al coronavirus, dice que fue descubierto en Arabia Saudita, exportado por consejo americano al laboratorio canadiense de armas bioquímicas de Winnipeg, donde investigadores chinos lo habrían robado y llevado al principal laboratorio chino bioquímico, el de Wuhan (¿les suena?). Ahí apareció el coronavirus públicamente reconocido, que investigadores indios, junto a Boyle, describen como cepas sintéticamente alteradas del virus animal, pero mezclado con VIH y mejorado en su transmisibilidad aérea y su supervivencia en superficies.

Lo del título: el coronavirus tiene un riesgo cierto, pero débil y mucho menor que tantos otros presentes en el mundo, con pánico injustificado. La acción de los diferentes estados es parte del mecanismo de control sociopolítico comandado por la psicosis de inseguridad y la sanitaria: el miedo aísla, reduce solidaridad, clama por supermanes autoritarios y por legislaciones y ejecuciones marciales. Además, es un gran negocio de especialistas, políticos y quizás periodistas que juegan el papel de Bush con la gripe aviar. A prevenir, pero sin pánico, que la probabilidad de tener síntomas superiores a los de gripes comunes es bajísima, la de precisar atención, menor aún, y la mortalidad alcanza el 2% promedial y entre gente con predisposición genética (cerraduras, reactomas), o con debilidades orgánicas fuertes coyuntural o estructuralmente, o que haya sido mal atendida por déficits de equipamiento o formación del personal.

Nada de pánico, entonces. A no tragarse la pastilla; a usar la viveza criolla para no comerse todas las pastillas que la prensa nos ofrece para su lucro; a informarse más allá de lo que nos meten. El riesgo es real pero débil, y el pánico facilita controles antidemocráticos y negociados con su bolsillo. Ojo.

 

20 comentarios en «Coronavirus: miedo útil y gran negocio»

  1. Concuerdo. «Ojico»
    El currero babéa por su ingreso. (El suyo)
    El mío ya lo puse a salvo. (Haya pánico o no…)

  2. Todo puede ser…pero,lo cierto es que en Italia la propagación es galopante, en España, por ej Madrid hoy tiene 10.000 contagios y más de mil muertos, lo que corresponde a una cifra de 10/% de defunciones. No es poca cosa.No estoy seguro de que estos países ,por generar alarmismo, paren en seco,sus economías con el daño que eso conlleva Claro que han habido conspiraciones y manipulación mediática que siempre han beneficiado a los mismos, pero, no estoy tan seguro, de que está sea una más.Repito lo del comienzo,todo puede ser. Pero por las dudas ,cuidarse mucho y estar alertas.

  3. CREO QUE LA DERECHA ESTÁ USANDO ESTA EPIDEMIA COMO CORTINA DE HUMO PARA TAPAR LOS DESASTRES QUE ESTAN HACIENDO CON LA ECONOMÍA Y DE PASO CONTROKAR A KA POBLACIÓN.
    EL PROBLEMA ES QUE ESTE PARATE ACARREARÁ MAS CRISIS Y POR ENDE MAS CONFLICTOS.
    SERÁ UNA SITUACIÓN MUY COMPLEJA

  4. Con solo ver lo que está ocurriendo en España y especialmente en Italia (en torno a los mil muertos diarios) minimizar esto es o bien de una insensibilidad atroz o de una irresponsabilidad gigantezca.

  5. Y este Bayce es un pobre viejo del orto, que puede esperar?? Marche un corona fuerte a Bayce jejeje

  6. Esta bien Bayce Sal de tu apartamento y camina por 18 de julio y rio negro. Después todos los días sal a caminar por colonia o hasta un caminar hasta el Hispano. Y cuéntenos en unas semanas.

  7. A cukeitor, tu pobreza mental y espiritual solo te sirve para insultar, das pena.

  8. Avatar Mario pcia Córdoba | el 23 marzo, 2020 a las 10:23 pm |

    uruguayos les repito ….cuarentena total!!!… no es un tema político, estamos hablando de vidas humanas!!!…. reaccionen y plantensele al presidente de ustedes antes que sea demasiado tarde…mi compatriota Goldschmidt creo que le está errando fiero …Italia está demostrando que ésto NO ES JODA!PIENSEN QUE DESDE QUE SE INSTALE LA CUARENTENA HASTA QUE LA MISMA TENGA EFECTIVO CUMPLIMIENTO PASAN DIAS Y DÍAS…. y cada día que se pierde es 1 ser humano que dejará de vivir

  9. Avatar Mario pcia Córdoba | el 23 marzo, 2020 a las 10:27 pm |

    uno o muchos. Cuando leo los periódicos de Uruguay me doy cuenta que están perdiendo un tiempo de oro en controversias que después se van a pagar caro. Quedense en casa!

  10. Avatar antonio chandias | el 24 marzo, 2020 a las 9:18 am |

    A quien corresponda / Sr Presidente / Sr Ministro de Salud. –
    Sepa a bien que tiene la oportunidad histórica de cambiar un sistema de salud que nos mata a diario si no hay cuidados, protocolos, oxígeno, tomógrafos, profesionales, profilaxis . Véase Bernardo Alberto Houssay quien supo ver esto hace 50 años y advirtió del problema que existía y que “jamas escuchamos” este momento no es para diagnosticar un problema y jamás resolverlo, dando a entender que esto es: algo inabarcable y nos afecta a todos, pues no: señores no seamos los que nos conformamos con el gol de Maradona esto no es un mundial de futbol no es Boca y River esta oportunidad se convierte en la ventaja política de no cambiar absolutamente nada amparado por una “pandemia” que administra la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en muchos países será el salvo conducto para ser aún más salvajes y menos libres económicamente, seremos testigos del impuesto a la “pandemia” porque ahora resulta que jamás saldremos adelante porque de 40 millones de habitantes tenemos 1000 muertos por la pandemia, y eso da 0,000025 por población total si seguimos creyendo todo sin gozar de poder reflexionar sobre los números que nos dan ellos mismos seremos presas de la abulia y luego de la ignominia como país. Los profesionales se siguen ocupando en otros países porque “les pagan más”, bioquímicos, químicos, oncólogos, ingenieros y podemos nombrar todas las excelente especialidades que se forman en la universidad de buenos aires de la cual nos graduamos y no se respeta en lo más mínimo, lo que si respetamos como ciudadanos de segunda o tercera, es una una clase dirigente, judicial y política que mantenemos como si fueran de primera categoría (…)

  11. Avatar antonio chandias | el 24 marzo, 2020 a las 9:21 am |

    Les exigimos el planteo de un sistema de salud a largo plazo con objetivos metas y detalles de aquí a 30 años que podamos entender, nos consideren imbéciles o no, ganen el honor de hacer un paso al costado y RENUNCIEN dejen el cargo a alguien que si sabe cómo hacerlo.
    Porque ahora nos vamos a dar cuenta que en donde hay menor taza de muertos es en Alemania, te sorprende que sea un país planificado y rico pregúntate por que se planifica un Estado y como se hace rico.
    Ponemos a prueba su conciencia y confiamos en que pueda ser lo que representa, sorpréndanos y cambie la historia y darnos con lujo de detalles el plan de salud que usted pretende para los argentinos que hoy tienen meses de edad, el resto como siempre vamos a sobrevivir.
    En caso de ser político marque con una cruz la que considere correcta. (Con ayudita)
    a- Suspender el inverno indefinidamente.
    b- Reformular, planificar un sistema de salud a 30 años. (administrarlo como en los mejores países de Europa)
    c- Poner todo en manos de Dios.
    d- Yo renuncio no se que hacer.

  12. comparto en un todo con en el artículo. Hay una impresionante manipulación mediática, como nunca en la historia. El poder global con uno de sus mejores socios -las grandes cadenas de medios de comunicación mundial- están construyendo individuos que incorporan los mensajes que envían estos monopolios, reproduciéndolo sin la más mínima crítica, donde se puedan considerar visiones diferentes.

  13. Excelente artículo. Goldschmidt fue el único, como especialista, que tuvo la valentía de ofrecer otro punto de vista al que se ofrece unilateralmente.

    ¿Esto quiere decir que hay que romper las reglas? Para mí, no. Pero si nos podemos preguntar cómo llegamos a esta situación.

    Hay gente que se muere y se menciona Italia y España como ejemplos para el espanto. Me pregunto: ¿es el virus el culpable o la paranoia generada por todo esto que es la que desborda hospitales y enloquece a la gente?

    ¿Qué hubiera pasado sin esta paranoia? Hubiera circulado el virus, similar a la gripe, como hubo otros y quizá este mismo en otros años, pero al hospital irían sólo los casos urgentes y necesarios y no «cualquiera» con pánico.

    Ahora ya está. Hay que cumplir con las reglas y no contribuir al desborde de los centros de salud. Sin embargo, eso no quiere decir que no podamos preguntarnos por qué llegamos a esta situación, y cuánto es por el virus en sí, y cuánto por la magnificación científico-político-mediática.

    Gracias por este valiente artículo (aunque una vez que están las reglas no coincido con la «viveza criolla»), y gracias ENORMES a Goldschmidt por su gran valor para explicar lo que otros no se animan y prefieren subirse al tren del espanto y la psicosis.

    A cuidarse, pero a usar la cabeza para que esto no se vuelva un arma de control social.

  14. Me Gustaría que des una opinión de lo que habla el Dr Andreas Kalcker y su comprovación de la cura de éste y otros virus ,lo busqué en mi lista de video en Youtube y en la de ver mas tarde y dice VIDEO ELIMINADO , !!! igual hay algunos que el habla de el MMS

  15. Que existe manipulación no lo duda nadie, que hay poderes que se van a beneficiar de la situación es indudable, que los trabajadores se van a ver perjudicados por la pérdida de empleo, que el estado difícilmente pueda, quiera o sepa cómo contrarrestar el impacto económico es un hecho.

    Ahora, tampoco hay que minimizar la situación, les pido que busquen testimonios del personal sanitario de los hospitales en España y verán que están saturados, no dan a basto porque no se buscó reducir gradualmente el contagio. Por lo tanto si el sistema colapsa, una enfermedad que en situación normal se podría controlar se vuelve incontrolable si no se puede atender a la gente de forma adecuada por la falta de recursos. No le crean al Estado, tampoco a la prensa, pero si a los que están atendiendo todos los días a los enfermos.

    Alemania tiene una tasa muy baja de mortalidad y según parece la explicación está en el buen manejo de la situación desde el inicio y de los recursos con los que cuentan. Si no se cuenta con ese escenario hay que usar otros recursos, y lo más sensato es reducir el contagio evitando aglomeraciones lamentablemente no hay alternativa. Podemos hacer todas las teorías conspirativas que queramos, pero el virus seguirá contagiando.

  16. Por fin!!!!! Excelente artículo!
    Vamos como rebaño.
    Comparto totalmente lo expresado por Ricardo y Gastón.
    Por favor, no incorporemos lo que nos llega de afuera sin ser un poco reflexivos.
    Lo que estamos viviendo ya no se debe al propio virus sino a cómo actuamos por su presencia.
    Y lo que dice Catlos, que hay 10% de defunciones en Italia, no sería un cálculo correcto. Habría que saber el total de infectados real (estudiar toda la población), no sólo los analizados.
    Termino repitiendo algunas de las palabras de Gastón. Ahora ya está. Hay que cumplir con las reglas y tenemos que hacerlo todos juntos para que termine lo antes posible, pero eso no quiere decir que no podamos preguntarnos por qué llegamos a esta situación.

  17. Más inversión y de dinero en Salud y menos en armamentos bélicos
    Es un derecho de vida del ser humano
    No a las MENTIRAS para entregar un país he hipotecario por sus riquezas
    No s los políticos corruptos

  18. No es llevarse como rebaño. Es seguir el consejo de muchísima gente preparada en el tema. No se puede tener una mirada demasiado crítica con temas científicos para los que el común no tiene información y formación.

  19. Tapabocas de buena calidad, no cualquier tela casera, OBLIGATORIO, mantener higiene impecable de manos, medios de transporte y lugares públicos.
    Especial cuidado las personas de mas de 60 años y TODO EL MUNDO A TRABAJAR.

Comentarios cerrados.

Compartir:
Leer entrada anterior
Milton Friedman y el coronavirus

En las grandes tragedias humanas (como las guerras, las crisis económicas o las pandemias, como en la que nos ocupa),...

Cerrar