Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Entrevistas Alejandro Astesiano | Lucas Silva | fiscal Fossati

Con el periodista Lucas Silva

Alejandro Astesiano y una trama de espionaje y corrupción en la Torre Ejecutiva

Sudamericana publica el libro de Lucas Silva sobre Alejandro Astesiano y una trama de espionaje y corrupción en la Torre Ejecutiva.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El trabajo de Lucas Silva editado por Penguin Random House , no tiene mas remedio que colocar a Alejandro Astesiano en el centro de la trama; pero el aporte de Silva es demostrar como el ex Jefe de la Seguridad Presidencial fue útil al poder político y de intereses económicos que desde el 2020 se mueven en la Torre Ejecutiva.

Periodismo de Investigación

Empecemos hablando sobre el periodismo de investigación en Uruguay, las dificultades que se encuentran para trabajar, si bien este periodo de gobierno ha dado y sigue dando mucho material para vigorizar el género, pero el Poder es una caja de pandora sea del signo que sea con las empresas pasando un momento de crisis.

Bueno, en realidad ahí yo tuve suerte que el diario (La Diaria) en alguna medida me ayudó a especializarme, me dejó dedicar muchas horas de trabajo a esto; el periodismo como sabemos está en crisis, está complicado el sostén de los medios y hay que pelearla para sobrevivir, básicamente. A mí como ex director un poco también me ayudaron, me permitieron hacer periodismo de investigación, siempre fue un palo que me gustó, el tema del Poder como un concepto más allá de quién gobierna. Yo el tema de Astesiano lo empecé a trabajar con compañeros de la sección Justicia y después medio que vino lo de Marset y seguí trabajando ambos temas.

Lo que creo que está bueno y muchas veces no se sabe desde la ciudadanía o mismo de los políticos que a veces puede cuestionar tu trabajo, es que investigar en Uruguay es caro, investigar en todos lados es caro, porque muchas veces implica estar un mes dedicado a una historia que te parece que tenés una hipótesis de trabajo que tenés que llegar, la trabajás y al final no llegas a nada, terminas evaluando que es mejor no publicar que publicar porque no llegaste a comprobar lo que querías comprobar. Y eso es costo para el medio, es doble costo quizás, porque le pagaste a esa persona que estuvo y no llegó y tuviste que llenar el espacio que iba con otro contenido que tuviste que pagar.

Pero a pesar de eso yo creo que hay muy buen periodismo investigación en Uruguay.

En el libro se traduce un trabajo riguroso y sistemático.

En este caso se trabajó en muchos lugares. De hecho, en el libro yo me nutro bastante (si bien obviamente la fuente principal es el contenido de celular), de lo que fueron las audiencias del caso a las que tuve suerte de acceder, también me nutrí mucho de lo que iba pasando, de lo que los colegas iban consiguiendo, los temas que se iban abriendo a partir de publicaciones de otros medios y hubo un interés genuino en el tema por un montón de factores. Después cada medio le habrá dado su enfoque editorial, pero mi balance es que el periodismo trabajó bien. El periodismo en un concepto más del trabajador del periodismo, digamos, de los que nos dedicamos a esto. Y muchas veces no sabemos ni por qué, porque también se trabaja por poco dinero, porque implica postergar muchas horas a la familia, y en un momento tuve la sensación de que estaba descubriendo como un mundo que todavía nadie había visto en algún punto.

WhatsApp Image 2024-06-14 at 09.21.26.jpeg

Porque si vos mirás la cronología, mucho de las líneas de investigación que se generan en fiscalía, sobre todo en la etapa de Fossati, tienen que ver con ella, con su forma de investigar. Abría la línea de investigación a partir de publicaciones de nuestras investigaciones periodísticas de La Diaria y de otros medios. Pongo por ejemplo Vertical Sky: empezó por una investigación periodística, Mario Layera empezó con investigación periodística, mismo la primera versión de los movimientos que generó en Torre Ejecutiva el accidente de Marcelo Abdala por lo que al otro día fue a declarar el propio Abdala como víctima y Nicolás Martínez, el secretario del presidente.

O sea, cuando vos tenés eso y ves que estás encontrando cosas que generan movimientos, seguramente postergás más horas de tiempo libre, de descanso. Y además que estamos todos multiempleados. Eso es lo otro. No es que yo estuve todo el tiempo trabajando en esto, estaba trabajando en esto y en otras cosas, en otras historias. Y en los últimos meses le metí más porque bueno, sabía que iba a sacar el libro.

Supongo además con la adrenalina de conseguir una información que implicara una profundización y novedosa a lo que ya se sabia

Para mí la investigación que quedó más redonda aunque inconclusa, es la de Marcelo Abdala y todos los contactos que hubo entre las diferentes personas que ese mes y medio después montaron un operativo afuera del autoservicio de Ciudad Vieja. Lleva meses buscar, de bucear, de encontrar aquel dato, lleva una metodología de trabajo distinta que yo empecé a utilizar ahí.

Esa yo creo que es la que quedó más completa y eso no se hace un día para el otro y menos tiene que ver con la dinámica de publicación que tenemos. Todos fuimos a digital, todos tenemos que meter 40 noticias por día para que se mueva y es muy difícil llegar a eso. Por eso cuando ves que te atribuyen ciertas intenciones, dicen que te están dando las cosas…. Yo estoy trabajando sobre el mismo material del principio, o sea, nadie me filtró cosas nuevas. Y el material inicial lleva mucho tiempo procesarlo. Yo debo llevar un 50 % del material en bruto que se incautó del Samsung Galaxy.

Hay varios actores que critican esta cuestión de quién pasa información, quién filtra y todo lo demás, pero es cierto que todo gobierno y varios dirigentes políticos imponen la cultura del secretismo, de que todo esto no se debe saber y siguen pasando cosas que aún no se saben.

Claro, de hecho ese es como el tema del libro, en el fondo. Yo cuando empecé a ver que había mucha información sobre esas dimensiones del poder y cómo interactúa el poder con ciertos intereses privados económicos vinculados a las compras militares, a las licitaciones del ministerio de transporte, y lo ves cómo un poco desde adentro, y ves una parte no más de lo que son en el fondo las verdaderas negociaciones, te das cuenta que Astesiano es un eslabón de una cadena que llevaba, traía formación, que prometía cosas, a veces cumplía, a veces no cumplía, pero si te aproxima a ciertos intereses, ciertas personas que vos supones que existen.

Se ha investigado muchas veces el tema compras militares, han existido buenas investigaciones periodísticas en muchos medios de Uruguay, pero vi esa posibilidad de decir: “vamos a este teléfono que te permite una ventana para ingresar a esos poderes” que en Uruguay son como las cloacas como en Argentina, y como que te dicen “acá no pasan esas cosas, como una excepcionalidad uruguaya, pero en realidad existe.

Y este teléfono lo que te daba es la posibilidad justamente de acceder, de conocer eso por dentro y ver que muchas cosas están activas, porque tanto en particular con el espionaje a los dos senadores, a Charles Carrera, Mario Vergara y ahora con lo de Adala, lo novedoso es que si lo comparas con otras investigaciones anteriores de cómo operan ciertos servicios de inteligencia post dictadura, ( y es apenas la punta de lo que se pudo ver), es que ahora están más vinculadas a ciertos movimientos de buscar medias verdades para hacer campañas de prestigio en redes, para incidir en la discusión pública que se da a nivel de redes sociales y de cómo eso se utiliza políticamente. Eso creo que es un poco novedoso. O sea, los carpetazos.

Una pregunta interesante que surge de lo de Abdala es: ¿para qué era esa información, cómo se iba a usar? Si eventualmente quedó claro que ahí no se vendía droga, que él no compró droga, pero si eventualmente pasaba que si compró, ¿qué se iba a hacer con eso? ¿Para qué se iba a utilizar? Porque había interés incluso del propio presidente que avaló el montaje de ese operativo. Eso creo que está sin responder. En otros casos lo mismo. Uno tiende a pensar que sea Charles Carrera y Mario Vergara, efectivamente apunta a ciertos intereses en el mundo del puerto, pero todavía falta saber cómo se va a usar, si se usó o no se usó.

Son como cosas que yo pude llegar ahí y creo que hay que profundizar.

Del libro surge que hay una cantidad de puntas para seguir tirando

Es un trabajo en desarrollo. De hecho también fue un tema ver cuándo se cerraba el libro, porque volviendo al tema de Abdala, los policías declararon y seguramente haya nuevas citaciones. De hecho, en ese caso, el rol del jefe policía de Montevideo, de Mario D`Elía queda como bastante claro que en algún momento va a tener que dar explicación en la fiscalía. Y hay otras personas involucradas. O sea, claro, la noticia fue que el presidente lo avalaba, pero también hay otras personas que estuvieron involucradas. En el caso de Héctor Ferreira, que yo ahí avance un poco en cuáles son los puntos de la fiscalía viene investigando, que posiblemente puedan hacer imputaciones, cuando él presente sus argumentos, su descargo, cuando tenga que ir a explicar cuáles son los delitos que le están imputando, habrá que seguir adelante.

La fiscal Flores apunta a conseguir todos los contenidos del celular y esos nuevos contenidos pueden no ser nada, pueden ser muchos, yo no lo sé hoy, pero cuando lo sea, seguramente será reincorporado al libro o a una nueva edición del libro.

27032022-GGBC3856.jpg
Nueva pericia al teléfono de Astesiano cuesta 30.000 dólares

Nueva pericia al teléfono de Astesiano cuesta 30.000 dólares

Volvamos a este concepto de que Astesiano fue como el cartón ligador y de alguna manera fusible de toda una serie de contactos y de una trama que da para seguir poniéndole una lupa.

Yo me quedo con algo que dice el propio Astesiano en las cartas que manda, que yo lo pongo medio al final del libro, las cartas que manda ahora estando en prisión cumpliendo una condena larga para el tipo de delito que imputaron, y dice que "nunca más va a cruzar la vereda” que los otros siguen. Y ahí está el tema: los otros están siempre, van a seguir estando, seguramente estarán pensando quién es el favorito para una próxima elección y estarán acercándose ahí y yo creo que exponerlo, mostrarlo en el libro, de hacerlo con nombre y apellido lo más que puedo, también sirve para eso, para advertir que esta gente no se mueve solo por un tema ideológico o de política partidaria, son intereses económicos y de utilizar la política para beneficio propio.

Astesiano en ese sentido fue una tremenda oportunidad porque era una ventanilla disponible las 24 h, eso también es cierto. Siempre van a estar y van a utilizar la política para su propio beneficio. Entonces lo que trato de plasmar ahí es eso, que sirva para ver por ejemplo qué hacemos con el lobby en Uruguay, cómo se legisló; yo no voy a legislar, no soy especialista en esto, pero trato de poner sobre la mesa discusiones para que se discuta justamente. Y justamente Astesiano por el rol que cumplía, era como una intermediación entre decisiones políticas e intereses económicos.

Exhibe el libro en parte el papel de los lobbistas en Uruguay, que siempre están en las sombras casi que por definición, y eso está poco investigado, poco estudiado. Y este teléfono daba mucho material para eso y por eso le puse el foco ahí.

Tema que cobra relevancia en campaña electoral y con las limitaciones que ha tenido la ley de financiamiento de los partidos políticos.

Se habló con la editorial en algún momento que cuando haya la posibilidad de meterle mano, más allá de reimprimir, seguramente voy a actualizar muchas de las cosas, porque es un caso en desarrollo que no sabemos cuándo va a terminar. Claramente la fiscal Flores en ese sentido está trabajando en una dinámica de perfil bajo pero está haciendo una investigación seria.

Porque el concepto que a veces ha utilizado la ex fiscal Fossati es sobre las “palabras clave”; yo por lo que he visto hasta ahora y lo que he investigado yo, muchas de estas cosas no llegas por búsqueda de palabras clave. De hecho mismo para saber esto de Abdala, no es que hablen de Abdala, no es que ponés y te salta Abdala.

Aunque mucho dirigentes políticos no lo tengan claro una cosa es la investigación periodística y otra la de fiscalía.

Y es lo que pasa en torno a que es una investigación, espero que la fiscalía la haga y no tengo idea, porque yo hice la mía y ahí son también intereses distintos. Yo valoro lo que me parece que es interés público y la fiscalía busca tipificar delitos.

Muchas veces pasa que publicas cosas que tienen interés público como algo reciente de este gobierno donde Búsqueda hizo una investigación muy buena para mi gusto, sobre Kirma y el Ministerio de Turismo, (que le costó el cargo de Ministro a Germán Cardoso)y después la fiscalía entendió que no había delito. Y ambas cosas son posibles.

Nosotros ponemos hechos, lo constatamos y después lo que pase tanto a nivel judicial como las derivaciones políticas pasa a ser otro partido. Lo miro como analista. Pero a mí que me revisen si está mal lo que dije, si me equivoco, me rectificaré. Pero hasta ahora no ha pasado. No me quedo hinchando a ver qué pasa.

Me quedo conforme con que al otro día que sacamos la información más relevante, Lacalle confirmó lo que habíamos dicho. Porque en el fondo, si lees bien la declaración, dice este chat es mío. Y eso está generando derivaciones, porque si la fiscal Flores está pidiendo una re pericia significa que tiene interés en saber que se habló antes y después.

¿Has recibido algún tipo de llamada, de señales, de comentarios, sobre todo la gente mencionada en el libro?

Estoy bastante satisfecho de gente que terminó de leer el libro y más allá del impacto noticioso valora el producto independientemente de la noticia que se utilizó como adelanto,.

Yo también hablo con gente del gobierno y la gente que lo leyó te reconoce, capaz que no lo dice públicamente, que este es un trabajo serio. Yo hice mucho esfuerzo para que mi punto de vista y mi opinión no valiera nada en este caso, porque justamente tenía una oportunidad para ordenar, trabajé mucho el caso y creo que lo que tenía para aportar era justamente darle un orden a un caos de muchas cosas que pasaron una noticia atrás de otra. Y la respuesta ha sido bueno, sin decirlo, pero es como que es evidente que al gobierno un caso así le complica y que preferirían que no se esté hablando de Astesiano en este momento. Pero al mismo tiempo te reconocen, es un trabajo serio.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO