Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Noticia destacada |

Cataluña

Jóvenes y adolescentes toman las calles en Barcelona tras una noche de disturbios

El pasado lunes arrancó un ciclo de protestas después de que el Tribunal Supremo condenara por delitos de sedición, malversación y desobediencia a doce líderes catalanes como responsables del proceso político que llevó al referéndum unilateral de octubre 2017 y a la posterior adopción de una declaración de independencia por parte del Parlamento de Cataluña. (Vía Sputnik)

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Miles de jóvenes (muchos de ellos menores de edad) realizaron en la mañana de este jueves una multitudinaria marcha en Barcelona, apenas unas horas después de que las calles de la ciudad vivieran una noche de disturbios que dejó decenas de heridos y detenidos.

«Queremos que la gente del resto del mundo vea que no estamos de acuerdo con la sentencia del Tribunal Supremo ni con nada de lo que está pasando últimamente», relata en conversación con Sputnik una asistente a la marcha, Emma, de 15 años de edad.

La marcha, convocada por el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC), estuvo precedida por varios actos de protestas en centros docentes, donde los manifestantes tomaron los rectorados de distintas universidades, como la Pompeu Fabra de Barcelona o la Universidad de Girona.

Durante el transcurso de la marcha los manifestantes corearon lemas a favor de la independencia y, sobre todo, profirieron insultos tanto a los agentes de Mossos d’Esquadra (la policía autonómica catalana) como a los de la Policía Nacional de España.

La manifestación llegó incluso a detenerse frente a la Jefatura de la Policía Nacional, donde los adolescentes cantaron lemas como «sin farlopa no sois nada» e incluso algunos de ellos, encapuchados, se acercaron a pocos metros de los agentes antidisturbios plantados en la puerta del recinto para sacarles el dedo.

«Yo no soy independentista, pero me estoy manifestando porque creo que se ha puesto injustamente a gente en la prisión», señala Marc, de 14 años, que acude a la marcha junto a dos compañeros de clase.

Muchos de los manifestantes apenas tenían cinco años de edad en el año 2010, cuando la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatuto de Cataluña dio el acelerón definitivo al proceso soberanista que se desarrolló durante la última década.

Pese a su juventud, los asistentes a la marcha señalan que no fueron criados en el «procés», sino que están aquí por voluntad propia.

«Sinceramente, yo no me acuerdo de qué pasó cuando tenía cinco años», señala Emma, que insiste en que «se manifiesta porque considera que es lo correcto» y no «porque me hayan comido el tarro, como se piensan algunos».

«Mis padres no se manifiestan, por ejemplo», añade.

Según datos de la Guardia Urbana, la marcha contó con la participación de unas 25.000 personas.

La manifestación de estudiantes se produjo pocas horas después de una noche de disturbio que dejó un balance de casi 200 personas heridas (sumando agentes de policía y manifestantes) y 33 detenciones en toda Cataluña.

El pasado lunes arrancó un ciclo de protestas en Cataluña después de que el Tribunal Supremo de España condenara por delitos de sedición, malversación y desobediencia a doce líderes catalanes como responsables del proceso político que llevó al referéndum unilateral de octubre 2017 y a la posterior adopción de una declaración de independencia por parte del Parlamento de Cataluña.

El fallo del alto tribunal suma casi 100 años de cárcel para el conjunto de los acusados, recayendo la pena más alta sobre el exvicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, condenado a 13 años de prisión. (Vía Sputnik)

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO