Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política bomba de humo |

Humo multicolor

Bomba de humo: ¿Se usó el águila para distraer a la opinión pública?

¿Fue otra bomba de humo? No es la primera vez que en medio de un escándalo aparece un cosa nueva para tapar la anterior.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La bomba de humo o “método pasticho”, como le llaman en España, es la receta política que consiste en colocar temas o escándalos que se superponen, en la agenda informativa gubernamental, con la intención de distraer a la opinión pública y hacerla hablar de otra cosa.

Según Yamandú Orsi, algo parecido a esto fue lo que hizo el gobierno con la polémica en relación al águila del Graf Spee y la decisión de convertirla en una paloma de la paz, que luego Lacalle Pou revisó el domingo y dejó sin efecto.

No es la primera vez que pasa algo parecido, ya hubo otras "bombas de humo" que aparecieron en momentos críticos para el gobierno.

Siempre se habló de la famosa "agencia" que asesoraba y ensayaba diversos métodos para ayudar a posicionar el mensaje del gobierno en la opinión pública, en los buenos y los malos momentos.

En este caso, el que puso el dedo en la llaga fue el intendente de Canelones. "El exceso de anuncios nos hace distraer de los temas que verdaderamente nos deben importar", dijo Orsi, y dió como ejemplo, la ausencia de Lacalle Pou en el acto de reconocimiento de la responsabilidad del Estado uruguayo en el asesinato de las “Muchachas de abril”, en cumplimiento de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

"No sé si hubo intención", dijo Orsi, "pero lo del águila del Graf Spee creo que genera más confusión que certezas. Se trata de otro ruido más, con algo que no es tan trascendente y que distrae la atención”, opinó el jefe comunal canario.

El uso del "Método pistacho" tiene la misma secuencia que describe Orsi, consiste en emitir constantemente informaciones y argumentos a un ritmo tal que cuando el adversario responde, ya el público esté interesado en otro tema. La confusión genera que, al final, no se sepa de qué estamos hablando. Es decir, se logra que una mala noticia se olvide rápidamente y se hable de otra cosa

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO