Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política trabajadores | Melilla |

En problemas

Demanda judicial a dos frigoríficos deja a 700 trabajadores afectados

La actividad en ambos frigoríficos sigue detenida desde hace un año. Los trabajadores tienen seguro de paro hasta diciembre.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Un grupo de acreedores de los frigoríficos Rondatel y Lorsinal -ubicados en Rosrio y el otro en Melilla, que pertenecen al grupo chino Sundiro Holding, entabló una demanda judicial con el objetivo de cobrar lo que se les debe, lo que puede derivar a corto plazo en que la empresa no pueda hacer frente a ello y se presente a concurso de acredores.

La actividad en ambas plantas sigue detenida desde hace un año, afectando a unos 700 trabajadores, remitentes de ganado y otros proveedores.

Esta semana hubo una instancia tripartita. Allí, la empresa informó que el grupo de acreedores los demanda y que aguardan el fallo.

“La empresa traslada que van a apelar la solicitud de demanda porque entienden que es un tema coyuntural y financiero”, sostuvo Martín Cardozo, de la Federación Obrera de la Industria de la Carne (FOIC).

Según publica El Observador, fuentes del sector agroindustrial de la carne coincidieron en que la deuda global supera los US$ 10 millones.

Seguro de desempleo hasta fin de año

Por su parte, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) confirmó que los trabajadores dispondrán del beneficio del seguro de desempleo, que se ha ido extendiendo, solo hasta diciembre de este año.

En el ámbito sindical estiman que lo más probable es que no haya solución y así las plantas no vuelvan a operar, por más que desde la gerencia de las mismas entienden que es un problema financiero coyuntural y mantienen el optimismo.

A la pérdida de los empleos directos se le añade el impacto adverso que el cierre genera en varios trabajos indirectos relacionados.

En las comunidades en donde están ambos frigoríficos hay desánimo, pero también se instaló la expectativa por la posibilidad de que algún inversor adquiera las plantas, se haga cargo y se recuperen los empleos.

Juicios por deudas millonarias

Otra novedad es que en medio de todo este proceso ambos frigoríficos dejaron de integrar la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF), dado que no cumplían con lo indicado por los estatutos, por sus deudas millonarias en dólares.

Fuentes vinculadas al sector de los consignatarios de ganado añadieron que hay varios juicios encaminados, establecidos por proveedores de ganados, a lo que se añadirán seguramente los reclamos de los trabajadores.

El grupo chino, tiene la intención ahora de comercializar ambas empresas, como hizo con un complejo que tenía en Argentina.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO