Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sindicales AEBU | Banco Santander | Base de datos

Ciberataque

AEBU exige responsabilidad al Banco Santander tras fuga de datos de clientes

AEBU señaló que la respuesta del Banco Santander tras fuga de datos de clientes, es deficiente y no está a la altura del nivel de peligro que genera el incidente.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Este incidente se agravó el pasado 24 de mayo, cuando medios digitales difundieron que la información robada estaba siendo puesta a la venta en webs dedicadas a ciberdelitos.

Los ciberdelincuentes afirman poseer registros de los tres países involucrados, que incluyen datos personales de 30 millones de clientes, seis millones de números de cuenta y saldos, 28 millones de números de tarjetas de crédito e información diversa de trabajadores y clientes. La venta de estas bases de datos implicaría la disponibilidad de una cantidad de información mucho mayor de la reconocida por el Banco Santander, el cual ha insistido en minimizar el riesgo existente.

AEBU señaló que la respuesta del Banco Santander ha sido deficiente y no está a la altura del nivel de peligro que generó el incidente. En Uruguay, ante reclamos concretos de los clientes, el banco respondió de manera vaga, indicando: «Hasta el momento lo que sabemos es que son datos personales y de productos» y que «no es posible saber si se tuvo acceso a sus datos específicamente». Esta falta de claridad y transparencia no solo genera desconfianza sino que también deja a los clientes en una situación de alta vulnerabilidad frente a posibles fraudes y robos de identidad.

Principales peligros de la fuga de datos

El Banco Santander, según AEBU, debería asumir plenamente su responsabilidad y explicar con claridad los riesgos a los que se exponen sus clientes debido a la fuga de información. Los principales peligros incluyen:

Fraude financiero: Los ciberdelincuentes pueden utilizar la información de cuentas y tarjetas de crédito para realizar transacciones fraudulentas.

Robo de identidad: Con datos personales como nombres, direcciones y números de teléfono, los delincuentes pueden intentar hacerse pasar por las víctimas.

Ataques dirigidos: Clientes y empleados del banco podrían ser objeto de operaciones de phishing o spear phishing mediante la información robada.

Medidas represivas

Estos peligros, que han sido divulgados por medios de prensa internacionales, están siendo eludidos y minimizados por la empresa. En Uruguay, además, se han tomado medidas represivas contra los trabajadores y el sindicato por denunciar esta situación, llegando al extremo de violar el convenio colectivo vigente.

AEBU sostiene que el Banco Santander debe asumir íntegramente su responsabilidad. Fue decisión del banco que la información de sus clientes estuviera radicada fuera de Uruguay en empresas externas y avanzar hacia un modelo de digitalización con menor vínculo personal, con el objetivo de obtener mayores ganancias. Estas decisiones conllevan una responsabilidad que incluye informar correctamente, asesorar de manera seria, prevenir en todo su alcance y establecer con claridad cómo se atenderá y resarcirá a los clientes afectados.

El sindicato rechaza la violación del convenio por parte del Banco Santander, no solo por lo que significa como negación de la negociación colectiva, sino también por ser un intento de chantaje para que abandonen su responsabilidad con los clientes. AEBU reitera su compromiso con la defensa de los clientes y la creación de un sistema financiero seguro, confiable y de calidad para los uruguayos.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO