Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Sociedad eutanasia | proyecto | derecho

El tema del lunes

Eutanasia: el derecho a morir con dignidad

El diputado frenteamplista Luis Gallo, impulsor del proyecto de la ley de eutanasia junto al diputado colorado Ope Pasquet, compartió con Caras y Caretas importantes reflexiones sobre un tema que atraviesa diametralmente a toda la sociedad.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

La eutanasia es el procedimiento médico que provoca la muerte de una persona que padezca una o más patologías o condiciones de salud crónicas, incurables e irreversibles que menoscaben gravemente su calidad de vida, causándole sufrimientos que le resulten insoportables. Toda persona mayor de edad y psíquicamente apta tiene derecho a recibir la eutanasia para que su muerte se produzca de manera indolora, apacible y respetuosa de su dignidad.

Así queda estipulado en los artículos 2 y 3 del proyecto de ley de eutanasia que presentado de manera conjunta por el Frente Amplio (FA) y el Partido Colorado (PC) entiende que es un derecho y define qué es, cómo es el procedimiento para solicitarla, quiénes pueden hacerlo, cuáles son las obligaciones de las instituciones de salud y los derechos del personal médico.

Según se explicita en los artículos 4 y 5, para solicitarla la persona debe comunicar personalmente a un médico su intención de morir, se realiza un control de admisibilidad, se pide una segunda opinión médica, se pacta una segunda entrevista y no menos de tres días después se consulta la última voluntad. Si es afirmativa, se procedería a realizar la eutanasia. La voluntad es siempre revocable y no requeriría ninguna formalidad.

El proyecto incorporó además, los aportes de las 23 delegaciones y 92 profesionales que fueron recibidos en el Parlamento para discutir el tema.

El diputado frenteamplista Luis Gallo, explicó en entrevista con Caras y Caretas que una de las transformaciones más significativas de la fusión del proyecto, es la fundamentación del derecho que tiene la persona de definir sobre su propia vida en determinadas circunstancias y la descriminalización del acto médico.

Este 10 de agosto comenzó el análisis de la ley en la Comisión de Salud de Diputados y se dio a conocer que se votará el próximo 6 de setiembre. Aunque considera que cuenta con gran apoyo, -ante la mirada contraria de varios legisladores- Gallo señala que se trata de una cuestión que es de conciencia pura y que no debe estar vinculada a la política. “Sería mala cosa que un partido político mandatara a sus legisladores a votar a favor o en contra de un tema que corta transversalmente la sociedad como es la eutanasia”, afirmó el también médico.

Este es un proyecto de ley que viene gestándose desde hace dos años. ¿Cómo valora el trabajo que se ha ido desarrollando y cuáles considera que han sido los aportes más significativos?

Así es, hace dos años que estamos trabajando en la conformación de un único proyecto. Para hacer un poco de historia, el primer plan fue presentado en marzo del 2020 por el diputado Ope Pasquet y se centraba en la despenalización del acto médico, es decir, descriminalizaba la eutanasia. Por otra parte, el proyecto presentado el año pasado por el Frente Amplio, tomaba como base central de la eutanasia a la persona y creaba el derecho a que pudiera decidir en forma libre sobre su vida cuando tuviera determinadas circunstancias. En este último año trabajamos en la unificación de los dos proyectos y lo mejoramos en muchos aspectos. Logramos en conjunto una muy buena definición que es, que toda persona mayor de edad que esté psíquicamente apta, que padezca una o más patologías crónicas o condiciones de salud crónicas incurables e irreversibles, que menoscaben gravemente la calidad de vida de ese paciente y que además le cause sufrimiento y dolor insoportable, esa persona tiene derecho a solicitar que se le practique la eutanasia.

Esto básicamente abarca a tres grandes grupos de patologías, el cáncer avanzado que ya pasó por todos los tratamientos y no tiene irreversibilidad, hablamos también de las enfermedades neurodegenerativas como puede ser la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y por último el paciente cuadripléjico, aquella persona que por determinadas circunstancias, seguramente por accidentes de tránsito, tiene una cuadriplejia, es decir, que no puede movilizar ni los brazos ni las piernas y es totalmente dependiente para poder vivir.

En estos tres grandes grupos de enfermedades están el 99% de las patologías. Esto es muy importante porque no es como dicen algunas personas que están contra la eutanasia que se pone un revólver a los médicos para que salgan a matar. Esto está muy claro en la definición de qué personas pueden solicitar la eutanasia.

La ley de eutanasia implica una notable transformación en el paradigma ético de los médicos. ¿Cuál es su percepción en relación a este aspecto luego de haber escuchado a distintos profesionales del área que participaron del debate en el Parlamento?

Esto tiene que ver con la derogación en el proyecto, del artículo 46 del Código de Ética Médica de 2014 que plantea que “la eutanasia activa entendida como la acción u omisión que acelera o causa la muerte de un paciente, es contraria a la ética de la profesión”. Podríamos no haberlo puesto pero nosotros entendemos que es una garantía para los médicos -porque los médicos no todos saben de leyes, ni todos saben que una ley nueva deroga una ley anterior- a los efectos de que al médico que le llegue un paciente que le solicite la eutanasia tenga la tranquilidad de que no existe más en el código de ética el artículo 46, lo cual le permite seguir con el procedimiento. Por eso optamos nosotros por ponerlo.

Conversamos además con autoridades del Colegio Médico y nos dijeron que se conformó una comisión que está estudiando modificaciones del Código de Ética Médica. Los códigos de ética generalmente no son leyes, porque son dinámicos y van transformándose día a día con los cambios tecnológicos y científicos que se procesan en el mundo. Si un código de ética está atado a una ley como en Uruguay, para modificarlo es muy complejo, por eso están tratando de que el próximo código no sea una ley.

Por otro lado, el personal de salud y los médicos podrán tener “objeción de conciencia”. Un médico puede decir, yo, por temas morales, religiosos, por temas espirituales, no puedo llevar adelante la eutanasia y tiene todo el derecho. Son garantías para los médicos y para todo el personal que actúa. Las que tienen obligación de brindar el servicio son las instituciones.

Hay sectores de Cabildo Abierto y el Partido Nacional por ejemplo, que marcan una posición diametralmente opuesta a la eutanasia. ¿Cómo separar un tema que tiene innegables connotaciones éticas, legales y religiosas de la necesidad o el derecho de los pacientes que piden un procedimiento de este tipo?

El tema de la eutanasia es un tema que está vinculado con varios momentos importantes. Yo siempre digo que el nacimiento de una vida y la muerte final de una vida son dos instancias polémicas. ¿Desde cuándo hay vida y cómo se le pone fin bajo determinadas circunstancias a un ser humano? La misma discusión que se dio sobre la interrupción voluntaria del embarazo se está dando ahora en la eutanasia.

En ese sentido uno respeta los aspectos religiosos, filosóficos, morales de cada uno. La sensación que tengo es que este tema es de conciencia pura del legislador, donde no debe estar vinculado a la política. Sería mala cosa que un partido político mandatara a sus legisladores a votar a favor o en contra de un tema que corta transversalmente la sociedad como es la eutanasia.

Creo que vamos a dar un paso muy importante, un paso que va en línea con la libertad de la persona, con la autonomía, dentro de los parámetros de seguridad que le brinda este proyecto de ley al paciente. O sea, es muy importante la seguridad que se le brinda al paciente y la regulación del estricto procedimiento que lleva adelante el médico para proseguir con la eutanasia.

Este 10 de agosto se comenzó a estudiar en la Comisión de Salud de Diputados, finalmente se dio a conocer que se votará el próximo 6 de setiembre. ¿Cuál sería el cronograma exacto?

Así es, el día 6 de setiembre ya se va a votar en comisión el proyecto de ley en general, artículo por artículo y estaríamos en condiciones de que seguramente en sesiones de setiembre o primeras de octubre, podría ser votado en el pleno de la Cámara de Diputados, este sería el cronograma de trabajo que nos trazamos.

Sabemos que este proyecto lo apoya prácticamente todo el Frente Amplio, puede haber algún legislador que esté en duda o que todavía no haya tomado la decisión. Dentro del Partido Colorado creo que dos legisladores también están en duda o no van a acompañar el proyecto pero el resto lo va a votar. El Partido Independiente lo va a votar al igual que el Partido de la Gente y me atrevería decir que 6 o 7 legisladores del Partido Nacional también. Por lo tanto este proyecto de ley va a salir con el apoyo de cinco partidos políticos que integran el Parlamento Nacional.

¿En relación al proyecto de ley que busca universalizar los cuidados paliativos -que han sido el argumento principal de los que se oponen a la aprobación de la eutanasia- podrían encontrarse puntos en común entre ambas propuestas a fin de unificarse?

No, son dos cosas totalmente distintas y creo que contraponer cuidados paliativos versus eutanasia es un error conceptual muy importante. Yo en mi país quiero que haya un muy buen desarrollo de los cuidados paliativos, porque toda persona tiene derecho a tener acceso a los cuidados paliativos al final de la vida, pero son cuestiones totalmente distintas.

Un paciente, de acuerdo a la definición que dijimos, que esté en cuidados paliativos, tiene el derecho llegado el momento de decirle a su paliativista que no quiere seguir sufriendo y que desea poner fin a su vida y tiene todo el derecho a hacerlo a pesar de los cuidados paliativos. Creo que hay una contraposición equivocada de los que piensan en contra de la eutanasia. Para mí, en el propio proyecto de cuidados paliativos se hubiera podido culminar en algunos artículos con el proceso de ponerle fin a la vida si el paciente lo solicita, pero se optó por el camino de votar un proyecto de ley de cuidados paliativos y uno de eutanasia. Las dos cosas son importantes, los cuidados paliativos por un lado y la eutanasia como complemento.

¿Considera que la sociedad uruguaya está preparada para una ley de eutanasia? ¿Este es el momento?

Exacto, yo creo que este es el momento. Pensar en la eutanasia hace 20 años era inviable, imposible que llegara un proyecto al Parlamento Nacional. Hoy las mediciones de las encuestadoras más importantes del país tienen cifras similares de aceptación, estamos hablando de que casi el 80% de la población está de acuerdo con legalizar la eutanasia y un 20% está en contra.

Por otro lado el 70% de los médicos quiere que se legisle sobre la eutanasia y el 55% de ellos está dispuesto a practicarla si así se lo solicitan. Otro dato significativo es que el 40% de los que están de acuerdo con la eutanasia son católicos. Por lo tanto esto indica que la sociedad está preparada para discutir este tema y el Parlamento Nacional es el reflejo de la sociedad, por eso es que van a haber muchos legisladores que van a aprobar este proyecto de ley.

Otro aspecto importante a señalar es que como se está creando un derecho a poder decidir, hay una obligación de los hospitales y los sanatorios de brindar esta asistencia. Va a tener que ser obligatoria para las instituciones del Sistema Nacional Integrado de Salud.

Después del procedimiento, que el paciente falleció, todos los antecedentes y la historia clínica tienen que ser obligatoriamente remitidos al Ministerio de Salud Pública. El ministerio examinará los pasos que se realizaron en la práctica de la eutanasia. Si el ministerio tuviera alguna duda lo pasaría a la Fiscalía General de la Nación a los efectos de que se investigue si hubo dolo o no hubo dolo. Esto ofrece a la sociedad todas las garantías posibles.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO