Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Editorial Argentina |

Carta urgente para un uruguayo indeciso

Por Enrique Ortega Salinas.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Canciller Rodolfo Nin Novoa en la Asamblea General de la ONU.

 

Cuando el Frente Amplio llegó al gobierno en 2005, recibió un país fundido y saqueado y lo levantó de las cenizas, estando ahora por cumplir 15 años de crecimiento ininterrumpido. El neoliberalismo ya ha demostrado en todo el mundo el caos que puede lograr; por lo que hay que continuar con las ideas progresistas y humanitarias sin ceder a la manija conservadora.

En Argentina advertimos lo que iba a pasar si ganaba la derecha y no nos creyeron; ahora es el crujir de dientes, pero sin derecho a queja, porque los pueblos tienen los gobiernos que se merecen. El modelo de la oposición uruguaya es exactamente el mismo que el del macrismo.

Ellos, durante todo este tiempo, te han estado repitiendo sus mensajes negativos para que creas que Uruguay es un desastre y el peor país del mundo para vivir; pero no es lo que el mundo piensa. ¿Por qué nos llegan oleadas de inmigrantes si vivimos tan mal?

Mientras la derecha fue sembrando mentiras, repitiéndolas hasta convertirlas en premisas indiscutibles, la izquierda mostró una incapacidad absoluta en materia de comunicación de sus logros; por lo que, una y otra vez, nosotros hacemos lo imposible para mantener viva la memoria, ya que los pueblos que olvidan su pasado están condenados a repetirlo.

Votarás lo que quieras, porque, entre otras cosas, Uruguay está catalogado como un país con democracia plena. Solo te pido que en estos días medites en las cosas que se han logrado gracias a los gobiernos frenteamplistas. De los errores cometidos hemos hecho correr ríos de tinta; porque nunca fuimos ni seremos obsecuentes. De hecho, me incluyo dentro del grupo de frenteamplistas calientes; porque es increíble que tantos avances históricos corran peligro solo porque en algunas áreas pusimos gente que no estuvo a la altura del resto y, ya sabes, una cosa que sale mal opaca cien que han sido geniales.

Que no te alimenten el miedo

Nos pegó fuerte el tema de la inseguridad, un fenómeno sociocultural difícil de abarcar en pocas palabras. Se lucha contra un ejército de delincuentes, la quema de cerebros producidos por la pasta base -que comenzó a ingresar cuando gobernaba el Partido Colorado-, la incapacidad cuasi cómplice de varios fiscales y jueces, la irresponsabilidad de algunos líricos, el abandono de los deberes de la patria potestad por parte de muchísimas familias, el crecimiento de una cultura que ha naturalizado la violencia y con la que nada tiene que ver el gobierno de turno. Pese a todo, autoridades del BID han considerado a Uruguay como “el país más seguro de la región”.

Varios policías han dado la vida valientemente y aún no hacemos una marcha en honor de estos héroes. Sin embargo, no hay un partido que haya defendido más a la Policía que el Frente Amplio, no con palabras, sino con hechos. Se multiplicó su salario real, se modernizó el equipamiento, armamento, vehículos y tecnología. Se dejó de jugar con su libertad como si fueran delincuentes y se les permitió sindicalizarse para velar por sus derechos. Todos los jefes de Policía son profesionales de carrera, mientras que cuando la derecha gobernaba les ponía encima a militares o políticos que no sabían nada de seguridad y un coronel mandaba más que un inspector general, aunque era subalterno jerárquico. Los policías tienen hoy varias facilidades para acceder a créditos y refaccionar o construir sus viviendas.

Más importante que lo material, es lo moral. Ni policías ni militares están atados a la ley de obediencia debida. Ningún uniformado está obligado a cumplir una orden inmoral como torturar o secuestrar.

La violencia doméstica también nos golpea fuerte; pero la pregunta es si hay más casos o las víctimas se atreven a denunciar, porque ahora hay un gobierno luchando contra ese mal con alma y vida. Desde que se aplicaron las tobilleras a los agresores, ninguna mujer ha muerto. Tampoco han muerto mujeres por realizarse abortos en condiciones inadecuadas, desde que se aprobó la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

La legalización del consumo de marihuana ha evitado que los consumidores tengan que ir a una cueva de delincuentes para adquirirla, vinculándose a un círculo peligroso. No celebro su consumo porque no me gusta envenenar mi organismo; pero sí celebro que se intente eliminar los perjuicios colaterales. Nadie muere por sobredosis de marihuana; pero sí por sobredosis de plomo.

Cosas que no deberías ignorar u olvidar

Por mi parte, agradeceré toda la vida a Tabaré que me liberara, como fumador pasivo, de la dictadura de los maleducados que nos tiraban el humo en la cara. Gracias a su política antitabaco, ahora tenemos 450 infartos agudos de miocardio menos por año. El Frente Amplio impuso la tolerancia cero con el alcohol a la hora de conducir; cosa que Luis Lacalle Pou promete eliminar.

Fue el Frente Amplio el que sacó a los trabajadores rurales de la explotación a que eran sometidos en las estancias blanquicoloradas y dio a las empleadas domésticas todos los derechos laborales y jubilatorios que les correspondían. Hace poco se jubiló una conocida y me asombró la celeridad del trámite. Antes, no solo hubiera tenido que esperar años por su jubilación, sino que tendría que haber llevado la tarjeta de un político para movilizar el expediente.

Uruguay tiene el Salario Mínimo Nacional más alto de América Latina y el Caribe y el índice más bajo en desigualdad social, de acuerdo a la Cepal. Junto con Chile, es el de mayor transparencia y menor corrupción y con el mismo país y Costa Rica tienen el mejor índice en progreso social. Uruguay está a la vanguardia contra la discriminación sexual y racial.

Nada de esto fue así cuando gobernó el Partido Nacional y es bueno recordar cómo campean el nepotismo y la corrupción en la mayoría de sus intendencias. La derecha critica el aumento de funcionario públicos; pero como dijo José Mujica: “Desde que está el Frente Amplio aumentaron 350.000 puestos de trabajo públicos y privados. Si miramos para atrás, de cada 100 trabajadores había 24 trabajadores públicos. Hoy cada 100 hay 18 y los que emplearon en lo público lo hicieron en salud, educación y seguridad”.

El apoyo a las madres y a la primera infancia es histórico. Desde 2013 todos los uruguayos somos donantes de órganos y se redujo el tiempo de espera para concretar trasplantes. La regulación de la alimentación en los comedores ha logrado una alimentación más sana para nuestros estudiantes, lo que aleja el peligro de obesidad, diabetes e hipertensión a edades tempranas.

Uruguay ha apostado a las energías limpias y ha cambiado la matriz energética. A fines de 2017 se inauguró la primera Ruta Eléctrica de América Latina y pronto tendremos ómnibus y taxis eléctricos.

Miles de estudiantes han obtenido lentes gratuitamente. Antes, sus problemas de visión los condenaban a fracasar en los estudios, a veces creyendo que tenían problemas cognitivos, cuando el problema era su falta de dinero para acceder a un diagnóstico y tratamiento. El Hospital de Ojos ha marcado un antes y un después para nuestro país.

Yo no olvido a muchos niños y adolescentes que caminaban kilómetros y más kilómetros para ir a estudiar, porque no existía el pasaje gratuito. Si un hijo tenía dificultades con alguna materia, los padres debían pagarle profesor particular; pero ahora existen las tutorías y pueden ir fuera de hora al liceo para ponerse al día. Miles de estudiantes han podido luchar por su sueño gracias a las becas aportadas por el Estado y el 50% de los universitarios son los primeros universitarios de su familia. Se han llevado varias carreras de la universidad al interior, cuando con la derecha morías en la capital.

Hace poco leí un listado de edificios educativos refaccionados o construidos en todo el país. La cantidad es tan impresionante como la incapacidad del gobierno de darlo a conocer.

Somos el país con mayor velocidad de acceso a internet y la inmensa mayoría de los trámites con el Estado se pueden hacer por esa vía. Nuestros alumnos han sido premiados en foros internacionales por sus creaciones robóticas y los Planes Ceibal e Ibirapitá (plan de inclusión digital de los jubilados) son elogiados en todo el mundo. Uruguay ha mantenido por varios años consecutivos el primer lugar en la medición de la Unión Internacional de Telecomunicaciones y ha obtenido el Premio Mundial al Desarrollo Digital Sostenible de las Naciones Unidas. Los celulares, computadoras, internet, banda ancha y fibra óptica no cayeron por casualidad del cielo.

No me digas que nada cambió. El Frente Amplio modernizó al Uruguay.

Tenemos grado inversor y los empresarios confían en Uruguay debido a su estabilidad jurídica e institucional. La Ley de Responsabilidad Empresarial (resistida por la oposición derechista) no espantó a nadie y aumentó la seguridad de los trabajadores. La segunda planta de UPM dará empleo directo e indirecto a 10.000 personas y revitalizará departamentos olvidados por la oposición cuando fue gobierno. Se han abierto y se continúan abriendo mercados. Nuestra alianza con China recién está comenzando a dar sus frutos; pero tenemos de cliente al país más poblado del mundo, con 1.395 millones de habitantes.

Desde 2005, las jubilaciones y pensiones han crecido indefectiblemente por encima de la inflación y se multiplicó el poder de compra de una jubilación promedio.

Cuando oigas que todo está peor, averigua la cantidad de vehículos, computadoras y celulares de última generación que tienen tus vecinos y compara la cifra con los que tenían antes de 2005. Haz lo mismo con el desempleo. Haz lo mismo con la mortalidad infantil. Haz lo mismo con los vecinos que han podido viajar dentro y fuera del país.

Toda la derecha restauradora (la del tarjetazo, la de la impunidad de los torturadores, asesinos, violadores y secuestradores de niños, la que está molesta con las 8 horas del peón y se cree buena por regalarle la ropa vieja, la que se cree cumplida con dejarle llevar a la mucama la comida sobrante mientras la tenía trabajando en negro, la que ve la política como un negocio) irá unida a la segunda vuelta para defender las ambiciones de los que más tienen. Subirán el dólar y con ello los costos de los medicamentos importados, entre otros productos. No proponen nada a favor de los trabajadores; en todo caso, Lacalle ha sido claro al criticar la evolución del salario real y prefiere un Paraguay, donde se pagan miserias para que vayan inversores.

Critican la educación y la seguridad; pero no tienen ni una sola idea transformadora y muchas veces proponen lo que ya se está haciendo. Te quieren hacer creer que tus enemigos son los sindicatos y no ellos; que lo mejor es favorecer al de arriba para que en un acto de cristianismo distribuya luego el maná para todos.

Ellos avalan a quienes quieren invadir Venezuela, sin importarles las muertes que se producirán, y como si las bombas vayan a discriminar entre chavistas y opositores, niños y soldados. El gobierno, en cambio, apuesta a una salida pacífica basada en el diálogo.

Hay mucho más; pero me sobra memoria y me falta espacio. Quizá no te han gustado algunas cosas. A mí tampoco; pero prefiero pelear con este gobierno para buscar lo ideal que desgastarme con un gobierno conservador cuyos objetivos estén determinados por un pequeño grupo de familias ricas que se quejan aún cuando han hecho fortunas con el mismo al que atacan. Critican al Mides porque ayuda a los más débiles; pero piden a gritos subvenciones, reducción de impuestos y apoyos de toda clase. Neoliberalismo para abajo, pero proteccionismo para arriba.

En pocos días tendrás que pensar seriamente en tu familia y en qué candidato los cuidará mejor frente a una crisis y cuál los dejará librados a su suerte, como mandata la doctrina neoliberal. Talvi y Lacalle lo han dicho en todos los idiomas posibles; pero mucha gente parece no escuchar y el marketing político va ganando varios rounds a la razón.

Se viene el malón de toda la derecha y tienes que decidir en qué bando te colocas. Decidas lo que decidas, no llores mañana lo que no supiste defender hoy.

Quien no valora lo que tiene, está condenado a perderlo.

 

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO