Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columna destacada | resultados | paz | Bürgenstock

Iniciativas rusas

Magros resultados de la "Conferencia de Paz" en Suiza

El análisis de los resultados de la “Cumbre de Paz en Ucrania” en Bürgenstock (15-16 de junio) muestra que el evento ha sido un fracaso para sus organizadores.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

“La cumbre” fue la continuación del bancarroto “Proceso de Copenhague” y tenía los mismos objetivos, en particular: la promoción de la “fórmula de Zelenski”, aunque sea por el momento en una versión limitada, aumento del número de sus partidarios con los países del Sur Global, creación de una coalición antirrusa y elaboración de un ultimátum para Moscú.

Sin embargo, este plan no funcionó. Muchos Estados de la mayoría mundial, a pesar de la persuasión, chantaje, engaño y amenazas, demostraron su resistencia e hicieron caso omiso de la invitación al foro. Casi la mitad de 168 invitados, incluyendo China, se negaron a participar en este “turismo político”. Llegaron representantes de 92 países y de 5 organizaciones internacionales y regionales. Muchos países del Sur Global participaron en el evento en calidad de observadores y a un nivel intencionalmente bastante bajo.

El resultado nulo del foro en Bürgenstock se manifestó en la situación relativa al comunicado final conjunto de carácter antirruso. 12 países en seguida se negaron a respaldarlo, incluyendo India, Arabia Saudita, Brasil, Indonesia, Sudáfrica, Tailandia y México. Al día siguiente se unieron a ellos Jordania e Irak, y después Ruanda. Por lo tanto, el documento fue suscrito por 77 países, es decir principalmente por los países del Occidente colectivo y sus satélites.

El papel decisivo en el fracaso de la conferencia en los Alpes lo jugó el discurso del presidente Vladimir Putin en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia antes del foro, el 14 de junio, en el cual el mandatario expresó condiciones concretas y realistas de las negociaciones sobre el arreglo pacífico de la crisis ucraniana. En particular, el líder ruso señaló que las tropas ucranianas deben retirarse del territorio de la República Popular de Donetsk, de la República Popular de Lugansk, así como de las provincias rusas de Jersón y Zaporozhie. Tan pronto como Kiev declare que está preparado para tal decisión y comience la retirada real de las tropas de estas regiones, así como notifique oficialmente el abandono de los planes de adhesión a la OTAN, de la parte rusa inmediatamente llegará la orden de cesar el fuego y comenzar las negociaciones. La esencia de la propuesta del presidente Putin no es una especie de tregua temporal o alto el fuego, como quiere Occidente, para restituir las pérdidas y rearmar al régimen de Kiev y prepararlo para una nueva ofensiva. No hablamos de la congelación del conflicto, sino de su finalización definitiva. Nuestra posición de principios es la siguiente: el estatus neutral, no alineado y no nuclear de Ucrania, su desmilitarización y desnazificación. Tanto más cuanto que estos parámetros fueron generalmente acordados en el curso de las conversaciones ruso-ucranianas de Estambul en 2022. Por supuesto, deben garantizarse plenamente los derechos, libertades e intereses de los ciudadanos rusoparlantes de Ucrania, debe reconocerse el estatus de Crimea, de Sebastopol, de las Repúblicas Populares de Lugansk y de Donetsk, y de las regiones de Jersón y Zaporozhie como provincias rusas. Obviamente, esto implica también el levantamiento de todas las sanciones occidentales contra Rusia. Llamamos a pasar la trágica página de la historia y, aunque sea difícil, gradualmente, paso a paso, empezar a restablecer las relaciones de confianza y buena vecindad entre Rusia y Ucrania, así como en el conjunto de Europa.

No obstante, a pesar del fracaso del evento en Suiza, Kiev y el Occidente ya están planeando organizar reuniones de trabajo dedicadas a cada uno de los tres puntos de su agenda y a los siete puntos de la “fórmula de Zelenski”. Aparecen declaraciones sobre las perspectivas de convocar la segunda “cumbre” con una posible invitación de Rusia. El objetivo de tales medidas es crear la apariencia del lanzamiento de un nuevo “proceso de paz”. Aunque todavía no hay nada concreto ni sobre el lugar, ni fechas posibles de la reunión.

Esto es un nuevo engaño dirigido a promover la “fórmula de Zelenski” de ultimátum ignorando otras iniciativas. Tal enfoque es inadmisible y la organización de nuevas reuniones provocará la continuación e intensificación del conflicto. Rusia no va a participar en tales eventos.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO