Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columnas de opinión | medios | información |

Claves para construir humor

Por Linng Cardozo

“La verdad se impone sola. Solo las mentiras necesitan subvención del gobierno”.

Antonio Escohotado

¿Cuándo una persona expresa una opinión sobre tal o cual hecho? Puede ser por varios motivos: a) se informó directamente, vio la escena o leyó; o b) le contaron sobre tal hecho y confía en quien le trasmitió la información. No hay mucho más para que yo tenga opinión sobre algo. Si no pasa nada de lo mencionado, es difícil que pueda tener una opinión clara.

Con la seguridad o inseguridad pasa lo mismo. Veamos este asunto cercano. En El Salvador, el presidente Nayib Bukele, al tiempo que libra una brutal batalla contra las “pandillas” -en el marco de una ley de excepción- también aprobó una norma que alcanza a los medios de comunicación: toda información sobre pandillas puede ser considerada un delito y el periodista puede ir preso. ¿Qué pasó? No se informa sobre las pandillas. ¿Qué pasó? La gente no sabe que está pasando, salvo que en su barrio aparezca alguien colgado de un farol y ahí sí forma su opinión.

Salvando las enormes distancias con esa situación, observemos qué ha pasado y pasa en Uruguay, cuando el presidente Luis A. Lacalle prometió combatir el delito y no darle margen de movimiento a la delincuencia. (Alguien, mal pensado, escribió antes de las elecciones pasadas: solo ocurrirá eso si Lacalle habla con los canales de televisión y les pide que bajen la cobertura de los hechos delictivos).

Algunas reflexiones sobre inseguridad y opinión pública y más allá de la inseguridad.

1) El asesinato del comerciante de Lezica. Imagínense el efecto en la opinión pública si se pasase 128 veces en los canales de TV el asesinato al comerciante de Lezica ¿Se lo imaginaron? Bueno, eso pasó con el asesinato del pizzero de 8 de Octubre. Y después, demagógicamente salieron a reclamar la renuncia de Bonomi.

2) El descuartizado del barrio sur. Imagínense los efectos en la opinión pública si los noticieros de TV pasan 128 veces las imágenes de 2 personas con un carrito de supermercado llevando un cuerpo descuartizado para tirarlo en la rambla. ¿Se lo imaginaron? Bueno, eso pasó con el pizzero asesinado en 8 de octubre. Lo pasaron 128 veces. Algún dato duro: un video de Subrayado, subido a Youtube, tuvo 11.000 visualizaciones. Un video del mismo informativo, en el que se veía a los asesinos trasladar partes del cuerpo en un carrito de supermercado hacia la rambla, tuvo 978 visualizaciones al cierre de esta columna. Es posible que la violencia del asesinato del pizzero haya despertado del morbo de la gente, pero si lo pasan 128 veces, difícil que haya alguien desinformado sobre el hecho. Una persona que leyó mis reflexiones en Twitter sobre estos hechos dijo tras criticarme: no estoy enterado del carrito del descuartizado. Clarísimo: no tenía opinión porque no lo había visto.

3) Sombras sobre Katoen Natie. Parece claro a todas luces que la operación de cesión del gobierno a Katoen Natie de buena parte del Puerto de Montevideo por 50 años está teñida de opacidades. Cada día que pasa y se conocen hechos de la operación, más grisura y aroma a corrupción, despide el caso. Sin embargo y pese a la gravedad del tema, es poca la gente que está enterada del tema. ¿Cuál es la explicación? Katoen Natie inundó con publicidad a los mayores medios de comunicación. Plata contante y sonante y, por tanto, esos medios no están muy interesados en difundir información que les dañe el ingreso por publicidad. Silencio. O mejor dicho: Katoen Natie compró silencio. De esa manera se garantiza que no haya “alarma” en la opinión pública por un hecho grave que genera distintos problemas al país. Por ejemplo, que una empresa que gestiona el muelle público, Montecon, le inicie juicio al Estado uruguayo por la operación con Katoen Natie. (Además, Montecon despidió a varios trabajadores y les bajó 50% los salarios a varios funcionarios porque Katoen Natie se quedó con 80% de la operativa portuaria).

4) La mano de Robert Silva. Otro ejemplo de ausencia de información sobre un tema es lo que está pasando en el Codicen. El sindicato de Secundaria, Fenapes, informó que el presidente del Codicen, Robert Silva, incorporó a su staff -en el área de Comunicación- a personas no idóneas, que solo han tenido su recorrido partidario como único antecedente de valía para el cargo. El diario El País, realizó 318 notas sobre Fenapes, la investigadora, los docentes acusados, las opiniones de los dirigentes oficialistas sobre la investigadora, etc. Como es relevante el peso de El País en la construcción de la agenda pública, parecería casi obvio que el tema no derramará en otros medios, como la televisión o portales. Sobre este asunto de las calificadas designaciones en el Codicen, El País no informó nada.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO