Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columnas de opinión | paz | Rusia | Ucrania

Las cosas como son

La "conferencia sobre la paz en Ucrania" y sus verdaderos objetivos

Promoviendo la “fórmula de paz” de Zelensky, Washington y sus vasallos buscan crear en la comunidad mundial una falsa sensación de que todo el Occidente espera una resolución pacífica del conflicto y sólo Rusia se opone a esta idea.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

El Gobierno de Suiza con apoyo del Occidente colectivo planea convocar los días 15 y 16 de junio en Bürgenstock una “conferencia sobre la paz en Ucrania”, tratando de invitar representantes de unos 160 países y organizaciones. Es importante saber que Rusia no ha sido invitada a este evento, lo que significa que el mismo pierde sentido.

Sin embargo, se afirma que el objetivo del evento es establecer un diálogo de alto nivel sobre las vías para lograr “una paz global, justa y duradera para Ucrania”. En relación con esto, quisiera demostrar cuáles son los motivos verdaderos de sus organizadores.

De hecho, esta conferencia no tiene nada que ver con la paz real. La intención principal de sus patrocinadores es revitalizar al comprometido ya "formato de Copenhague", una serie de encuentros auspiciados por el Occidente colectivo para respaldar la fracasada "fórmula de paz" de Zelensky. Como es bien conocido, esta así llamada “iniciativa de paz” ignora completamente la posición rusa y representa una serie de ultimátums formulados a nuestro país. No es otra cosa que una exigencia unilateral a Moscú de rendirse, pagando las reparaciones y retirándose hasta las fronteras existentes en 1991. No prevé ningún acuerdo mutuamente aceptable o compromiso y contradice las propuestas anteriormente expresadas con las mejores intenciones por varios países, inclusive China, Brasil, Estados africanos y árabes. Para todo el mundo en su sano juicio está claro que tales demandas ucranianas y sus patrones y cómplices no pueden servir como base para iniciar unas conversaciones serias.

Además, es dudoso que Suiza pueda ser una plataforma aceptable para los esfuerzos de mantenimiento de la paz, dado que este país ya perdió su estatus neutral. Berna adopta abiertamente una posición proucraniana, se ha sumado a las sanciones ilegales contra Rusia, vota a favor de resoluciones contra nuestro país en plataformas multilaterales y congela activos rusos.

Repito que Moscú no ha recibido la invitación y no va a participar en la “conferencia de paz” en Suiza. Llamamos a otros países a ser atentos, juiciosos y abstenerse también de la asistencia al evento mencionado. Para nosotros es obvio que este “foro” es nada más que un engaño encaminado a ampliar al máximo la coalición antirrusa. Los organizadores de esta conferencia recurren a métodos primitivos y poco honestos para involucrar en ella al mayor número de delegaciones extranjeras y después persuadirles de firmar algún “ultimátum colectivo” para presentarlo a Rusia. Al mismo tiempo, no se prevé el acceso a la discusión de las propuestas constructivas a la solución de la crisis ucraniana de los países del Sur Global. Su presencia en este “foro” es necesaria para el Occidente solo con fines propagandísticos y publicitarios. En otras palabras, para tomar unas “fotos familiares” y demostrarlas como un gesto de buena voluntad y apoyo al régimen criminal ucraniano.

Promoviendo la “fórmula de paz” de Zelensky, Washington y sus vasallos buscan crear en la comunidad mundial una falsa sensación de que todo el Occidente espera una resolución pacífica del conflicto y sólo Rusia se opone a esta idea. Pero en realidad es todo lo contrario. Nunca hemos rechazado el diálogo con Kiev y seguimos dispuestos al arreglo político-diplomático del conflicto en Ucrania sin condiciones previas y tomando en cuenta realidades ya existentes. Hace dos años intentamos llegar a un acuerdo de paz con la delegación ucraniana en Estambul. Aquellas negociaciones tuvieron la perspectiva de alcanzar los acuerdos mutuamente aceptables entre Rusia y Ucrania, sin embargo, en el último momento fueron interrumpidas por Kiev, bajo la presión de Washington y Londres que optaron por el aumento de suministros de armas letales a la zona del conflicto y su escalada ulterior, luchando contra Rusia “hasta el último ucraniano”. Tampoco fuimos nosotros quienes de manera oficial prohibieron realizar cualesquiera negociaciones de paz. Al revés, fue Zelensky quien firmó en septiembre de 2022 el decreto presidencial por medio del cual concretó “imposibilidad” de llevar a cabo negociaciones con las autoridades rusas. Mientras tanto, los países occidentales siguen aumentando los envíos de armas letales y ofensivas al régimen ucraniano. Recientemente el Congreso de Estados Unidos aprobó un enorme paquete de ayuda militar a Kiev por 61.000 millones de dólares. ¿Entonces para qué sirve esa “conferencia de paz” en Suiza, si la ayuda militar al régimen de Kiev se proporciona en tales dimensiones?

Por último, quisiera reiterar que cualquier discusión sobre la solución del conflicto ucraniano sin participación de Moscú no va a tener los resultados reales para el arreglo pacífico en este país. Al mismo tiempo, antes del inicio del proceso de paz hay que levantar la prohibición de negociaciones con la parte rusa impuesta por Zelensky, acabar con los suministros occidentales de armas y mercenarios a la zona del conflicto, confirmar la disposición de Kiev y sus supervisores de tener en cuenta las realidades políticas y territoriales ya existentes y los intereses legítimos de Rusia relacionados con su seguridad existencial.

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO