Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Columnas de opinión | Noticias | ASSE | OSE

Ojos cerrados

Noticias que no te importarán si eres luisista

Junio arrancó con una venganza femenina desde el programa Desayunos informales. La Ache dejó de ser muda en Uruguay y dejó en evidencia a varios jerarcas.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Luego de haber estallado el escándalo, ASSE cesó a la coordinadora de la zona litoral norte, la doctora Carla Emilia Rodríguez de Almeida Arévalo, acusada de “clientelismo”. La Administración de los Servicios de Salud del Estado argumentó que la decisión respondía a “cambios en la conformación del equipo de trabajo”; pero la verdad es que no había cómo tapar sus múltiples abusos.

La directora administrativa de la Red de Atención Primaria de Artigas, Daniela Márquez, la había denunciado por haber ordenado a un médico recolectar apoyos durante su horario laboral para las elecciones juveniles del Partido Nacional en octubre de 2022 y beneficiar a la agrupación política de la diputada Valentina dos Santos y el intendente Pablo Caram. La profesional tenía denuncias por acoso laboral, por cancelar un llamado para realizar contrataciones directas y utilizar un vehículo oficial para el traslado de militantes del Partido Nacional.

Sin embargo, poco y nada han dicho los jerarcas de este gobierno sobre el caso. ¿Por qué? Porque lo hecho por Carla Rodríguez de Almeida es el sello distintivo de este gobierno, y si la incineran, ella podría soltar la lengua y tendrían que lidiar con otra Carolina Ache u otra Romina Celeste.

El que más debe temer ser duro con ella al hablar es el mismísimo presidente de ASSE, ya que según el periodista Eduardo Preve, la sobrina del jerarca fue contratada el 26 de octubre en forma directa por un plazo de un año y con un salario de unos 50.000 pesos. La contratación fue realizada por OSE a través de una cooperativa social en cupos reservados para el Mides; pero al término del contrato pasó a otra cooperativa social para trabajar directamente con OSE, y con un salario de 70.000 pesos.

¿Cómo logró el presidente de ASSE (Leonardo Cipriani) que el presidente de OSE (Raúl Montero) contratara a su sobrina? Simple y retorcido: un mes antes, el 24 de setiembre, la hija del presidente de OSE fue contratada, también en forma directa, por el presidente de ASSE. Según lo denunciado, uno habría contratado a la hija del otro y ese otro, al mes siguiente, le habría devuelto el favor contratando a su sobrina.

Y ya que andamos por esos lares, Preve también descubrió que la Intendencia de Artigas, dirigida por el nacionalista Pablo Caram, gastó más de 7 millones de dólares entre enero de 2020 y el mismo mes de 2022 por concepto de horas extras de los funcionarios. Si a las horas extras sumamos las “compensaciones”, la cifra supera los 8 millones de dólares repartidos entre unos pocos.

Esto es, dicho sin anestesia, robo; pero, claro… A vos lo que te importa es que la Americas Society/Council of the Americas (AS/COA) le dio una medalla a Luis en Nueva York.

Otro caído en el campo de batalla ha sido el profesor Sebastián Mauvezin, quien fue acusado, en el marco del caso Penadés, de ser quien reclutaba menores para ponerlos a disposición del exsenador del Partido Nacional. El ministro de Defensa, Javier García (expediatra con comillas), tomó la decisión de separarlo de su cargo en el Liceo Militar.

Si bien la decisión es correcta, mucha gente se pregunta cómo es posible que aquellos que le conocían desde hace 20 o 30 años nunca hubieran sospechado nada de las actividades del senador. Quizá alguno que otro sospechara; pero no le importó, como a ti tampoco te importa todo esto, porque lo importante es que Luis ha logrado detener la calvicie.

Mas no todos los cercanos a Penadés están en problemas. De hecho, el militante de la lista 71 (la del exsenador nacionalista) Matías Iván Torres Maneiro ha logrado un arrendamiento de obra en el Poder Legislativo. Crónicas del Este descubrió que en la página de Compras Estatales, Torres, militante blanco, figura como contratado para un servicio de “consultoría”, aunque no se aclara en qué consistiría la misma.

“Según información de la Oficina Nacional del Servicio Civil, Matías Torres fue contratado el 22/04/2023 en la Cámara de Representantes del Poder Legislativo, mediante una “contratación directa”. Se trataría de 10 mensualidades de $ 58.196 pesos uruguayos; lo que hace un monto total con impuestos de $ 710.000.”

Como sea, a vos lo que te importa es que Luis ha vuelto a aparecer en público con Loly.

Paralelamente, así como la Fiscalía tuvo que archivar el expediente sobre Gas Sayago porque no encontró ningún delito, también naufragó el pretendido juicio político contra Carolina Cosse. La Comisión de Legislación y Constitución de la cámara alta resolvió por unanimidad archivar la causa impulsada por los ediles opositores blancos y colorados de la Junta Departamental de Montevideo.

De todas formas, perdimos años con un tema y meses con el otro. Todos los intentos de este gobierno por atacar al Frente Amplio le cuestan tiempo y dinero al pueblo uruguayo; y todo para nada. Y nada es lo que te importa; porque para ti, lo importante es que el corrupto gobierno del paraguayo Abdo Benítez condecoró a Luis hace poco más de un año.

El mes de junio arrancó con una venganza femenina desde el programa Desayunos informales. La Ache dejó de ser muda en Uruguay y la exvicecanciller, cansada de ser la gila de la película, pateó el tablero y dejó en evidencia a varios jerarcas. Siempre supimos que con su destitución se buscaba terminar, cortando por el hilo más delgado, el escándalo del pasaporte dado al narcotraficante Sebastián Marset. Las contundentes, sólidas y tajantes declaraciones de Ache despejaron cualquier duda que hubiera quedado en el aire.

El canciller Bustillo había asegurado en el Parlamento que en noviembre de 2021 “nadie sabía quién era Marset”; sin embargo, Carolina Ache (tras seis meses de silencio) expresó públicamente que, en el momento de la interpelación, tanto Bustillo como Heber estaban al tanto de las conversaciones que ella había tenido con el subsecretario del Ministerio del Interior, Guillermo Maciel, sobre el criminal. “Yo no mentí en el Parlamento. Nunca dije que no sabía quién era Marset. Todos tenían conocimiento de las conversaciones entre Maciel y yo durante la interpelación”, reveló. Por si fuera poco, agregó: “Mi intención en la interpelación era hablar sobre mi reunión con el abogado Alejandro Balbi. Cuando Heber me dio la palabra, lo cual no esperaba, me sentí incómoda porque no quería contradecir la línea. Respondí de la mejor manera siguiendo las directrices establecidas”.

En resumen: no dijo todo lo que sabía para no contradecir y para ser leal a sus superiores jerárquicos y socios políticos. Pese a todo, el presidente continúa con los ministros del Interior y Relaciones Exteriores atornillados a sus cargos.

No hace mucho tiempo, un candidato presidencial criticaba al gobierno de Tabaré Vázquez por el tema del narcotráfico diciendo: “Hemos estado en estos años con ministros que están abrochados con el cinturón a los sillones y no salen, no son fusibles… Cuando pasa esto, no es el jerarca de segundo o tercer nivel; es el ministro. Y aquí no se trata de pedir renuncias porque sabemos que es pedirle peras al olmo”.

Pero a ti no te importa que ese candidato esté hoy haciendo lo que antes criticaba; lo que te importa es que Luis volvió del futuro tras probar unos lentes de realidad virtual.

El jefe de Policía de Rocha Jorge García Montejo renunció a su cargo y su lugar fue ocupado, desde el 1° de junio, por el exdirector de Inteligencia Claudio Correa. ¿Por qué Lacalle Pou insiste en dar cargos a quienes han estado bajo sospecha de la Justicia? Apenas un mes atrás, en mayo, la Fiscalía archivó la investigación contra Claudio Correa, sospechoso de haber borrado los chats del celular de Astesiano. El jerarca había estado a cargo de la detención del custodio del presidente y le correspondía a él la salvaguarda de las pruebas, sobre todo, y más que nada, las de su celular. Astesiano, que supo de antemano que sería detenido, entregó su celular a Correa. De la argumentación fiscal surge que no se pudo demostrar que Correa hubiera sido quien eliminó los chats; pero él era el encargado. Ahora ha sido premiado con un nuevo cargo: jefe de Policía de Rocha.

Bah, claro… Esto no te importa. Lo que te importa es que el presidente es un crack y que alguna vez se sacó una selfie contigo.

Me has acusado de generar odio con las cosas que escribo. Yo escribo verdades. Quizá tu problema sea que odias la verdad.

Temas

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO