Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política

Crear juntos un mundo mejor en la era post COVID-19

Por Wang Gang, embajador de China en Uruguay.

El 17 de enero de 2022, el presidente de la República Popular China Xi Jinping pronunció en Beijing un importante discurso en la Sesión Virtual del Foro Económico Mundial 2022, titulado Seguir Adelante con Confianza y Determinación para Crear Juntos un Mundo Mejor en la Era Post COVID-19.

Al inicio de su intervención, el presidente Xi señaló que dentro de dos semanas, China celebrará la Fiesta de Primavera del Año del Tigre según el calendario agrícola chino. En nuestra cultura, el tigre simboliza la valentía y la fuerza, y los chinos a menudo nos referimos al dragón enérgico y al tigre dinámico, o al vigor del dragón y el salto del tigre. Frente a los severos retos que enfrenta la humanidad, hemos de “ponerle alas al tigre” y actuar con el mismo coraje y brío del tigre para superar todos los obstáculos en nuestro camino. Hemos de hacer todo lo posible para despejar la sombra de la pandemia de COVID-19 y promover la recuperación y el desarrollo socioeconómico, haciendo que el sol de la esperanza ilumine el futuro de la humanidad.

El presidente Xi señaló que frente a esta pandemia del siglo que atañe al futuro de la humanidad, la comunidad internacional ha librado una tenaz batalla defensiva. Los hechos han demostrado una vez más que en el oleaje impetuoso de la crisis global, los países no estamos navegando por separado en más de 190 botes, sino compartiendo todos juntos un gran barco hacia un futuro compartido. Ante las tempestades, los botes no estarán a salvo, y sólo el gran barco podrá resistirlas. Con los esfuerzos aunados de toda la comunidad internacional, la lucha antiepidémica global ha obtenido importantes avances. Pero los repetidos rebrotes, las crecientes variantes y la propagación más acelerada del virus han acarreado severas amenazas a la vida y la salud del pueblo y dejado profundos impactos en el desarrollo
económico mundial.

La gran confianza y la cooperación solidaria constituyen la única vía acertada para vencer la pandemia. El contenerse unos a otros o echar la culpa a los ajenos sólo causaría demora en la
respuesta y nos distraería de los intereses generales. Los países del mundo tienen que fortalecer la cooperación antiepidémica internacional y realizar activamente la cooperación en la investigación y el desarrollo de medicamentos, para forjar juntos múltiples líneas defensivas contra el virus y acelerar la construcción de la comunidad global de salud para todos. En especial, hay que hacer buen uso de las vacunas como un arma poderosa, garantizar su distribución equitativa y acelerar la vacunación, en aras de subsanar la brecha inmunológica internacional y cuidar bien la vida y la salud del pueblo y garantizar su bienestar.

El presidente Xi recalcó que la economía mundial está saliendo del bache, pero todavía enfrenta muchas limitaciones. El entrelazamiento de los riesgos como el desorden en las cadenas globales industriales y de suministro, la constante alza de los precios de los productos básicos y el suministro energético limitado han hecho la recuperación económica aún más incierta. Se han registrado notorios cambios en el panorama global de baja inflación, acompañados por la aparición del riesgo de una inflación causada por múltiples factores. Si las principales economías aplican frenazo o viraje drástico en sus políticas monetarias, ello surtirá graves efectos negativos de desbordamiento, que pondrá a prueba la estabilidad económica y financiera internacional y afectará primero a los países en vías de desarrollo. En el contexto de la respuesta regular a COVID-19, hemos de explorar nuevas fuerzas motriz de crecimiento económico, nuevas modalidades de vida social y nuevas vías de intercambio de pueblo a pueblo, con miras a facilitar el comercio transfronterizo, garantizar la seguridad y la fluidez de las cadenas industriales y de suministro, y promover una recuperación estable y sólida de la economía mundial.

La globalización económica es una tendencia de nuestro tiempo. Si bien son inevitables las contracorrientes en los grandes ríos, ninguna de ellas es capaz de detener la afluencia de ellos hacia elmar. Una marcha se hace más rápida por la fuerza motriz, y más sólida, por la resistencia. A pesar de tantas contracorrientes y rápidos, la globalización económica nunca ha alterado ni alterará su rumbo. Los países del mundo deben defender el verdadero multilateralismo y persistir en la eliminación de barreras en vez del levantamiento de muros, en la apertura en lugar del encerramiento, y en la integración en vez de la desvinculación, para promover la construcción de una economía mundial abierta. Hemos de orientar la reforma del sistema de gobernanza global con apego a los principios de equidad y justicia, defender el sistema multilateral de comercio centrado en la OMC, así como elaborar, a base de plenas consultas, reglas efectivas y generalmente aceptables para la inteligencia artificial y la economía digital, entre otras, con miras a crear un entorno abierto, equitativo y no discriminatorio para la innovación científico-tecnológica. Esta es la manera de hacer la globalización económica más abierta, inclusiva, balanceada y beneficiosa para todos, y liberar plenamente la vitalidad de la economía mundial.

El presidente Xi manifestó que el proceso del desarrollo global está sufriendo graves impactos, mientras tanto se han vuelto más destacados los problemas como la brecha Norte-Sur, la diferenciación de la recuperación, la disparidad de desarrollo y la brecha tecnológica. El Índice de Desarrollo Humano ha caído por primera vez en los últimos 30 años, la población pobre ha aumentado en más de 100 millones de personas, cerca de 800 millones de personas viven en la hambruna, y se ven mayores dificultades en áreas relacionadas con el bienestar del pueblo como la seguridad alimentaria, la educación, el empleo, la medicina y la salud. Debido a la pandemia, algunos países en desarrollo ha vuelto a caer en la pobreza o la inestabilidad.

Muchos de los países desarrollados, también están pasando por momentos difíciles. Sean lo que sean los problemas que encontremos, nos es necesario persistir en la filosofía de desarrollo centrada en el pueblo, colocar la promoción del desarrollo y la garantización de la vida del pueblo en un lugar destacado de las macropolíticas globales, implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, y promover una mayor sinergia entre los mecanismos existentes de cooperación para el desarrollo en fomento del desarrollo equilibrado del mundo. Nos incumbe perseverar en el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas, promover la cooperación internacional contra el cambio climático en el marco del desarrollo y llevar a buen puerto los resultados de la COP26 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Las economías desarrolladas deben llevar la delantera en cumplir sus responsabilidades en la reducción de emisiones y sus compromisos de apoyo financiero y tecnológico, y crear condiciones necesarias a favor de los países en desarrollo para responder al cambio climático y materializar el desarrollo sostenible.

El presidente Xi enfatizó que el mundo de hoy no es del todo tranquilo, y no cesan las retóricas incitativas de odio y prejuicio. Todo asedio, represión e incluso confrontación derivados de
esto no hacen más que perjudicar la paz y la seguridad del mundo. La historia ha demostrado una y otra vez que la confrontación, en vez de dar solución, sólo trae consecuencias catastróficas. Del mismo modo, el proteccionismo y el unilateralismo no sirven para proteger a nadie, y terminarán por perjudicar tanto a sí mismos como a los demás; la hegemonía y la matonería, a su vez, son no más que prácticas contra la corriente de la historia. Es natural que haya contradicciones y discrepancias entre diferentes países, pero el juego de suma cero en que uno gana y otro pierde no sirve de nada.

Toda práctica de empeñarse en construir “patios exclusivos con muros altos” y “sistemas paralelos”, de obstinarse en crear “pequeños círculos y bloques” exclusivos para dividir el mundo, de generalizar el concepto de seguridad nacional para contener el desarrollo económico y científico-tecnológico de los otros países, y de instigar a la confrontación ideológica, politizar y armamentizar los asuntos económicos y científico-tecnológicos, menoscaba gravemente los esfuerzos de la comunidad internacional por responder a los desafíos comunes. El desarrollo pacífico y la cooperación de ganancias compartidas constituyen el camino acertado para la humanidad.

Los diferentes países y civilizaciones pueden prosperar juntos respetándose el uno al otro y buscar puntos en común y lograr ganancias compartidas mediante la cooperación dejando
de lado las diferencias.

Hemos de adaptarnos a la tendencia predominante de la historia, trabajar por un orden internacional estable, hacer valer los valores comunes de la humanidad, y promover la construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad. Nos es menester persistir en el diálogo y la inclusión en vez de la confrontación y la exclusión, y oponernos a todas las formas de unilateralismo, proteccionismo, hegemonismo y política de fuerza.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO