Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Mundo

Cuba advierte sobre operación militar yanqui en el Caribe

Bruno Rodríguez Parrilla, ministro cubano de Relaciones Exteriores: la operación militar anunciada por el gobierno de Estados Unidos, que incluye el despliegue de buques de guerra cerca de Venezuela y movimientos de tropas especiales, constituye una grave amenaza a la paz de todos en la región.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Estados Unidos ha iniciado una «operación antidrogas» en la zona del Caribe, con la participación conjunta de 22 países y la excusa de abatir el narcotráfico en el área.

La mencionada operación se anunció en conferencia de prensa, por el propio Presidente de los Estados Unidos Donald Trump y se articula  unos pocos días después del anuncio del Departamento de Justicia norteamericano de perseguir penalmente a la alta dirigencia del gobierno venezolano, una persecución que comienza con la oferta de 15 millones de dólares a quien permita, o posibilite, la captura de algunos de los dirigentes del gobierno bolivariano, en primer lugar del Presidente Nicolás Maduro.

Según ha informado la BBC, «el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de EE.UU., ha dicho que en la operación participan miles de guardacostas, soldados de infantería, marinos, así como miembros del cuerpo de Marines y de la Fuerza Aérea.

También se incluye a Fuerzas de Operaciones Especiales.

En respuesta a una consulta de BBC Mundo, el Comando Sur de Estados Unidos -el brazo del Pentágono responsable de la ejecución de esta operación- señaló que por razones de seguridad operacional no pueden ofrecer detalles sobre la cantidad de tropas y de recursos involucrados, ni tampoco su cronograma».

De acuerdo a la información disponible por la BBC, para el despliegue naval se ha conformado una fuerza compuesta de destructores(con capacidades defensivas y ofensivas. Pueden realizar operaciones antiaéreas, antisubmarinos y antisuperficie. Entre sus sistemas de ataque cuentan con los temibles misiles Tomahawk, ya empleados en los ataques contra instalaciones militares sirias en abril de 2017), buques de combate litoral (son barcos de guerra de última generación, pueden servir como transporte de una pequeña fuerza de asalto, sirviendo de plataforma para lanchas de desembarco, vehículos acorazados o vehículos no tripulados), barcos guardacostas (al menos 10 barcos guardacostas participan en la «operación ampliada antinarcóticos»)

La fuerza aérea que compone la operación está conformada por:  aviones P8 ( versión militar modificada del Boeing 737),  aviones E-3 Awacs (para operaciones de vigilancia, comando, control y comunicaciones), aviones E-8 JStars (nave radar capacitada para detectar, hacer seguimiento y clasificar vehículos en tierra u otras aeronaves, proveyendo de imágenes y mapas tácticos en tiempo real, ha sido utilizado en las guerras de Afganistán e Irak, así como en la operación internacional sobre Libia en 2011).

Este singular y aparatoso despliegue militar, ha dado lugar a que en el día de hoy, Bruno Rodríguez Parrilla, ministro cubano de Relaciones Exteriores, haya afirmado que la operación militar anunciada por el gobierno de Estados Unidos, que incluye el despliegue de buques de guerra cerca de Venezuela y movimientos de tropas especiales, constituye una grave amenaza a la paz de todos en la región.

Se trata, dijo Rodríguez Parrilla, de un pretexto oportunista el que se utiliza, «el supuesto combate al narcotráfico», que ha sido elegido por la administración de Donald Trump para llevar a cabo este amplio despliegue naval y aéreo.

En esta misma dirección de lo señalado por el canciller cubano, el Presidente de la República de Cuba Miguel Díaz-Canel Bermudez ha reafirmado que la pretensión del Gobierno de Estados Unidos, respecto a la situación de Venezuela, es una «desfachatez extrema contra la dignidad plena del país sudamericano».

La operación desplegada por Estados Unidos y las presiones de este gobierno sobre Venezuela y aquellos países que la apoyan, ya ha dado lugar a declaraciones de los gobiernos ruso y chino.

En particular, hace dos días el gobierno ruso, a través de la portavoz de su cancillería, Maria Zajárova ha afirmado que Rusia no “amenaza a nadie contrariamente a Washington» y que «Ni Rusia ni Venezuela son provincias de Estados Unidos».

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO