Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política

VOLVER AL FUTURO

Estrategias de desarrollo hacia 2050

“Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va”, dijo el senador romano Séneca. El gobierno uruguayo llevó a cabo recientemente un poco habitual ejercicio de prospectiva, en un país que suele ser más enamorado por la nostalgia. La prospectiva anticipa potenciales escenarios que se desarrollarán en el porvenir. A partir de dicha anticipación, permite realizar una planificación que posibilita actuar en sintonía con aquello que, en teoría, va a ocurrir.

Suscribite

Caras y Caretas Diario

En tu email todos los días

Por Víctor Carrato

El pasado 27 de agosto, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), contador Álvaro García, presentó el documento “Aportes para una estrategia de desarrollo, 2050”. El acto contó con la presencia de varios ministros, el presidente de la Fundación Astur, el contador Enrique Iglesias, y la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la bióloga mexicana Alicia Bárcena.

La publicación se basa en la articulación de más de 20 estudios prospectivos que sintetizan una visión integral de Uruguay hacia 2050, que conjugan visiones de diferente alcance a mediano y largo plazo, generadas a partir de temas clave para el desarrollo sostenible del país. Fue elaborado en los últimos cuatro años por más de 2.000 técnicos y referentes de entes y empresas del Estado, organizaciones de la sociedad civil y trabajadores.

 

La senda trazada

Álvaro García recordó que a comienzos de la década de 1960 se creó la Comisión de Inversiones y Desarrollo Económico (CIDE), conducida por Iglesias, que dio origen a la OPP, a partir de la aprobación de la Constitución de 1967. “Hoy Uruguay retoma una política que desde aquella época no se había encarado”, agregó.

El trabajo de la CIDE, dirigido por Enrique Iglesias, está sintetizado en cinco tomos que apilados miden 24 centímetros de alto. Ha sido fuente de inspiración de varios gobiernos uruguayos desde entonces, incluido el gobierno cívico-militar.

Sin duda, la presencia de Alicia Bárcenas hizo recordar a los más veteranos la figura del argentino Raúl Prébisch, quien fuera el primer secretario ejecutivo de la Cepal, organismo dependiente de la Organización de Naciones Unidas (ONU), entre 1950 y 1963.

 

Los desafíos

Según el documento presentado, “Uruguay enfrenta grandes desafíos en el largo plazo. El cambio demográfico, la inclusión social y cultural, la transformación de las relaciones de género, las desigualdades territoriales, el cambio climático, las revoluciones tecnológicas, la productividad y competitividad, la seguridad alimentaria, la integración económica regional y la globalización son sólo algunos de ellos”.

Se ubica a nuestro país con un índice de desarrollo humano de los más altos de la región con el período de crecimiento del PIB más largo desde que se llevan registros. Sin embargo, el ritmo de los cambios se acelera en el mundo.

En este marco la OPP creó, en 2015, la Dirección de Planificación (DP) con el objetivo de asesorar al Poder Ejecutivo sobre las líneas estratégicas de acción que deberá tomar Uruguay para encaminarse hacia un desarrollo sostenible en el largo plazo.

Con el fin de adoptar una visión integral del desarrollo que articule políticas macroeconómicas, productivas, sociales, culturales y ambientales, la DP trabaja con un modelo de planificación estratégica a largo plazo.

Para ello se están desarrollando nuevas capacidades estatales en prospectiva estratégica dentro de la DP para conducir el proceso de construcción colectiva de escenarios estratégicos.

 

Dos metas estratégicas para el quinquenio

Para el quinquenio 2015-2019, la DP se planteó la elaboración de una Visión de Uruguay al 2050 conformada por la selección de un escenario deseado en cada uno de los distintos ejes temáticos priorizados y articulados en un solo escenario global. Por otro lado, se planteó la elaboración de un documento base hacia una Estrategia Nacional de Desarrollo (END) al 2050 conformada por el conjunto de lineamientos estratégicos para alcanzar la Visión Uruguay 2050.

 

Cinco ejes temáticos

La END al 2050 pretende establecer las bases para que Uruguay se encamine hacia un desarrollo sostenible. Este último concepto refiere al desarrollo que satisface las necesidades y los deseos de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades y deseos. Se trata de un proceso que combine crecimiento económico sustentable con justicia social, requiere adoptar una visión integrada del desarrollo que articule lo económico, social, cultural, ambiental e institucional, dice el documento.

Para ello se definieron dos ejes temáticos como claves del desarrollo: el cambio demográfico y la transformación de la matriz productiva. Y por otro lado, tres ejes temáticos transversales: los sistemas de género, el desarrollo cultural y el desarrollo territorial.

 

El cambio demográfico

Uruguay se caracteriza por una disminución del número de niños, un aumento de los adultos mayores y, en general, una tendencia a la estabilización de su estructura poblacional. Esto es el resultado de la disminución de la mortalidad a todas las edades y la reducción en la fecundidad.

En consecuencia es necesario revisar el sistema de protección social existente. Esto afecta la fase de la primera infancia, la infancia y la formación, la actividad productiva y la de jubilación, y también de la necesaria solidaridad entre generaciones y situaciones diferentes de dependencia. Los sistemas de salud y educación se verán afectados, así como el mercado de trabajo.

No sólo hay que pensar en términos fiscales, sino también en el orden económico, ambiental, social o de los derechos humanos.

Uno de los ejes temáticos clave del desarrollo sostenible aborda cinco dimensiones entendidas como prioritarias: Demografía, Mercado Laboral, Educación, Protección Social y Salud.

 

La matriz productiva

Actualmente, la revolución de las TIC se encuentra en la fase más madura de difusión mundial y, aparentemente, de un redespliegue a partir de los avances de la automatización y robotización. Sobre la base de la revolución digital, se estaría configurando una sexta revolución tecnológica caracterizada por las aplicaciones a la matriz productiva de la biotecnología y nanotecnología.

Se estima pues, que los cambios de la matriz productiva en el futuro tendrán un núcleo innovador conformado por la Economía Digital y la Bioeconomía, el que representa la conjunción de las dos últimas revoluciones tecnológicas que convergen en la actualidad.

La futura matriz productiva de Uruguay es el segundo eje temático clave del desarrollo sostenible y tendrá como foco diez complejos productivos estratégicos: Bioeconomía, Economía Digital, Energías Renovables, Turismo, Hidrocarburos, Minería, Industrias Creativas, Forestal-Madera-Celulosa, Alimentos y Servicios Globales de Exportación y asociados a los recursos naturales.

En cada uno de los diez complejos se pondrá una mirada de futuro, tanto sobre los aspectos productivos, tecnológicos, ambientales y geopolíticos, como sobre el mercado de trabajo, al desarrollo de los territorios y a las particularidades socioculturales.

En Uruguay, el núcleo innovador ha avanzado en algunas áreas más que en otras. La Economía Digital se ha desarrollado principalmente sobre la base del software y de los servicios de telecomunicaciones, mientras que la Bioeconomía lo ha hecho sobre la base de la producción primaria, la salud animal, la producción manufacturera y los biocombustibles.

El desarrollo futuro de los complejos productivos de alimentos, forestal-madera-celulosa, energías renovables, hidrocarburos y minería están vinculados con la convergencia tecnológica entre la Bioeconomía y Economía Digital. Mientras que el avance de un conjunto de servicios dinámicos, tales como las industrias creativas, el turismo, los servicios globales de exportación y los servicios ligados a los recursos naturales (los que incluyen transporte y logística) están muy ligados a los avances de la Economía Digital.

 

Sistemas de género

El análisis sobre las relaciones de género de Uruguay en clave de futuro es uno de los ejes transversales de la END.

Las subáreas temáticas seleccionadas para abordar el futuro de las relaciones de género en Uruguay fueron definidas con la participación de actores de la sociedad civil, la academia y el Estado.

Estas son las siguientes: educación, salud, aspectos sociodemográficos, representaciones sociales de género, participación política, violencia basada en género, mercado laboral y cuidados y manejo del capital y la tenencia de la tierra.

Un hecho relevante del proceso mencionado es la consolidación de la integración de las mujeres al mundo público. Esta consolidación tiene que ver principalmente con la presencia continua y ascendente de la mujer en el mundo laboral, así como con cambios sociodemográficos como la reducción de la fecundidad, la prolongación de la esperanza de vida y las uniones de pareja más tardías, así como también con el mayor acceso a la educación.

A pesar de esos avances, las opciones de vida de las mujeres siguen siendo limitadas por las responsabilidades de cuidados y las representaciones sociales de género, las que han mutado poco.

Sumado a esto, persiste una fuerte subrepresentación femenina en la política y en los procesos de toma de decisiones en la vida del país. Además, en el mercado de trabajo subsisten desigualdades, como la brecha salarial, que se profundizan entre los sectores con mayores niveles de educación. Existe por tanto un núcleo duro de la inequidad de género en el cual perseveran las desigualdades y se ha avanzado menos.

 

Desarrollo cultural

El desarrollo cultural como área temática constituye otro de los ejes transversales de la END.

Para ello, se plantean dos abordajes. El primero propone trabajar la especificidad de la cultura en tanto sector socialmente organizado, a partir de tres grandes subdimensiones: la institucionalidad cultural, la dimensión económica de la cultura y la ciudadanía cultural. El segundo considera la transversalidad de la cultura desde una perspectiva más antropológica, referida a las formas de hacer, sentir, pensar y relacionarse a partir de los valores, las actitudes y las creencias de los uruguayos.

Se analizará cuál ha sido la matriz cultural del país de las últimas décadas, cómo ha ido cambiando y cuáles son los factores de cambio mirando hacia el futuro. Se ahondará sobre diversas áreas específicas de la sociedad y la economía como las siguientes: el trabajo, la religiosidad, la tolerancia, el medio ambiente, la riqueza y la pobreza, la educación, la innovación, la familia, el consumo y la inseguridad.

El desarrollo de los territorios en clave de futuro de Uruguay implica poner foco en las heterogeneidades y desigualdades territoriales existentes en el país y elaborar estrategias a los efectos de acortar o cerrar las brechas. El desarrollo de los territorios como área temática constituye de esta manera el tercer eje transversal de la END.

 

Desarrollo territorial

Se definió llevar adelante un proceso prospectivo participativo territorial en el departamento de Tacuarembó y la región norte para luego aplicarlo a otros territorios. La selección de esta región en particular se explica por los antecedentes locales recientes en el uso de técnicas de participación y deliberación ciudadana, y en la posibilidad que ofrece la región de aplicar el análisis de complejos productivos de escala nacional (forestal-madera-celulosa, energías renovables, alimentos y turismo).

Tacuarembó forma parte de la Región Noreste del país, donde se concentran los peores indicadores económicos y sociales. Según datos del último censo de población (2011), los departamentos al norte del río Negro y fronterizos con Brasil presentan valores significativamente más elevados que el resto del país de proporciones de la población con carencias críticas. El 45% de la población de Tacuarembó tiene al menos una Necesidad Básica Insatisfecha (NBI) y más del 50% de los niños se encuentra en esta situación.

Con la contribución de apenas un 2% al PIB nacional, Tacuarembó tiene un sector terciario que representa la mitad de su Valor Agregado Bruto (VAB) y la otra mitad se reparte entre actividades primarias y secundarias. Posee una población activa con niveles de formación significativamente inferiores a la media nacional y, además, uno de los niveles nacionales más altos de desafiliación del sistema educativo de los jóvenes.

No obstante, en los últimos años, el departamento de Tacuarembó, y la Región Noreste en general, ha vivido un proceso de ampliación y diversificación de la oferta educativa en los niveles de enseñanza secundaria, terciaria y superior. Al tiempo, se ha consolidado el Campus de Aprendizaje, Investigación e Innovación liderados por la UdelaR y el INIA y el Polo Tecnológico Educativo de Tacuarembó del Consejo de Educación Técnico Profesional-UTU. El territorio se está convirtiendo en un atractor de docentes e investigadores y un proveedor de individuos con mayor nivel educativo.

Por otro lado, se están instalando nuevos emprendimientos, asociados principalmente al rubro forestal-madera-celulosa y energía. Se destaca también a nivel nacional la biodiversidad de la zona y la de ser una importante área de recarga del acuífero Guaraní, lo que posiciona a la región de Tacuarembó como una zona de turismo ecológico, además de los tradicionales turismos estival y cultural.

En suma, si bien la región parte de un importante rezago, tanto económico, social como institucional, hay factores recientes que pueden generar oportunidades para cambiar el rumbo histórico de Tacuarembó y la Región Noreste. El futuro se perfila con importantes desafíos cuyos desenlaces serán siempre más positivos para el territorio en la medida que se puedan planificar.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO