Hacete socio para acceder a este contenido

Para continuar, hacete socio de Caras y Caretas. Si ya formas parte de la comunidad, inicia sesión.

ASOCIARME
Política

Florencia Leymonié: «El 27 de marzo el pueblo será legislador por un día»

La novel secretaria general de Sutel asume su nueva responsabilidad con el vigor de su juventud y el orgullo de seguir el camino de otras trabajadoras que cumplieron a cabalidad con el rol de dirigentes, en un sindicato donde la participación activa de la mujer en su dirección es una apuesta constante.

A sus 33 años la muchacha con “aires de fogón de Valizas” asume la secretaría general de un sindicato tan emblemático como la empresa pública a la que pertenece y solo quienes conocen de cerca el funcionamiento de la democracia sindical pueden captar la dimensión de tan importante responsabilidad; Sutel apuesta a una renovación generacional y de género sin cortapisas.

A poco que se le da pie para escucharla, Florencia Leymonié desarrolla su capacidad argumentativa con conceptos sólidos sobre el rol de la herramienta sindical, los objetivos de los trabajadores como clase, la politica neoliberal del gobierno y la jornada del 27 de marzo del año que viene que le permitirá al pueblo uruguayo ser legislador por un día.

 

¿Cómo fue este proceso que te lleva a ser secretaria general de Sutel?

Nosotros veníamos con elecciones pospuestas por la pandemia y el colectivo del cual formo parte me propuso si bien yo ya formaba parte del ejecutivo de Sutel y el sindicato tiene una historia de participación de compañeras en responsabilidades importantes de su dirección. Lo fundamental de esta responsabilidad mas allá del honor, es que tiene un peso importante sobre los hombros que la vamos a ir asumiendo individualmente pero trabajando en colectivo teniendo equipo para militar, así que espero estar a la altura de la responsabilidad compartiendo con un ejecutivo que tiene tres corrientes que a pesar de sus diferencias, vamos a trabajar en conjunto y junto al resto de los trabajadores.

 

¿Cómo está compuesto el Ejecutivo de Sutel?

Son 13 lugares en la titularidad de los cuales la lista 701000 de la que formo parte ocupa siete lugares, la 2332 con tres integrantes y la 13 de diciembre, un colectivo nuevo, también con tres integrantes.

 

Me decías que no es la primera vez que mujeres ocupan lugares de responsabilidad en el sindicato.

Exacto, en Sutel a pesar de su corta historia, ha tenido mujeres en lugares importantes como Susana Dalmás, Carmen Surano, Isabel Pereira, que se jubila en estos días, Claudia Duré, que hizo la suplencia en la secretaría y hoy que se discute mucho la cuestión de la paridad, naturalmente el colectivo al que pertenezco pero como objetivo político, impulsa que la militancia se vea reflejada en su dirección. Hay muchísimo para seguir avanzando, pero en los primeros lugares del ejecutivo, presidencia, secretaría y tesorería hay una integración paritaria, y es un proceso donde también participan los jóvenes sin tener que forzar nada, junto a una barra más experiente. Esa realidad cotidiana de militancia de base tiene que estar reflejada en sus ámbitos de dirección.

También que se vea reflejada la presencia de los distintos sectores, por ejemplo no todos son funcionarios presupuestados los que dirigimos el sindicato, tenemos compañeros tercerizados, compañeros con contrato a término, compañeros del call center, empresa privada.

 

¿Qué pasa a la hora de las negociaciones, cómo percibís vos que te ven del otro lado, del directorio por ejemplo?

Nosotros tenemos la dirección del sindicato, su ejecutivo, pero también tenemos el congreso nacional de delegados y esos delgados también participan en las negociaciones, entonces nosotros las mas jóvenes y mujeres ya participábamos en instancias de negociación colectiva, así que no es que caemos nuevos.

 

Haciendo un balance de las demandas satisfechas e insatisfechas como sindicato en las negociaciones, ¿que elementos destacarías?

Primero un año complejo desde el punto de vista de lo que ha sido la politica de gobierno, la ofensiva contra nuestras empresas públicas, los 100.000 pobres nuevos, los seguros de paro, los despidos, la Ley de Urgente Consideración, y el desafío de cerrar el año con un sindicato a la altura del momento histórico. Y en ese sentido estuvimos en la recolección de firmas, formamos parte de la solidaridad en las ollas populares, en los merenderos, porque seguimos defendiendo Antel y las empresas públicas. El sindicato ha logrado suspender, aplazar y descartar algunas medidas que se iban a tomar y lesionaban fuertemente a nuestra empresa, y enfrentado a un gobierno que gobierna para “los malla oro” y una pandemia en el medio que tuvo un impacto, pero que el impacto mayor fue la ausencia o lo insuficiente de las medidas económicas para hacerle frente, donde por un lado hubo gente que tuvo que acudir a una olla popular y por el otro un pequeño grupo que miraba sentado la tele a ver como subía el dólar. La pandemia fue excusa para mandar gente al seguro de paro, recortar salario, recortar puestos de trabajo.

En el caso de Antel su directorio es funcional a las multinacionales, a los negocios privados.

En cuanto a la negociación con Antel hemos logrado destrabar el letargo de la negociación colectiva que en todo momento la hubo convocando a los ámbitos, pero estrictamente lo que implica una negociación estaba bastardeada y teníamos una cantidad de temas, desde el ingreso de personal, los concursos, la presupuestación de 857 trabajadoras y trabajadores que en su momento se armó un circo mediático en torno a eso, y son trabajadores que no se pueden prescindir porque el objetivo final es que Antel brinde un buen servicio. Es un servicio que viene deteriorado, de una empresa que tiene un prestigio nacional e internacional y que empiece a quedar atrás en las telecomunicaciones es un daño importante, con el tema de la portabilidad numérica, la falta de una estrategia para Antel frente a los nuevos avances tecnológicos, como el teletrabajo, el no reconvertir su propio personal. Y el servicio es afectado desde la espera en un local comercial hasta en el servicio de reparación a domicilio, de la instalación, entonces el tema de ingreso de personal y capacitarlo es fundamental y no seguir apelando a la tercerización.

 

La Cámara de Diputados ya aprobó el proyecto de Cabildo Abierto sobre la exigencia a los sindicatos de Personería jurídica. ¿mo evalúas el proyecto?

Sigue el objetivo de intentar desmembrar a una de las organizaciones mas representativas y con mayor capacidad de convocatoria como es el movimiento sindical. Hay una campaña sistemática de desprestigio, de persecución, de desgaste de la imagen de sus dirigentes. Pero se encuentran con un movimiento sindical que está inserto en el pueblo directamente, que defiende la negociación colectiva y los salarios, pero también somos los mimos que estamos en las brigadas solidarias Agustín Pedroza, en las ollas populares, en las adversidades climáticas en Dolores, en San Carlos, en el oeste social.

El movimiento sindical debe evitar que logren el objetivo de aislarlo, y de que intervengan la forma que tenemos de organizarnos, de tomar definiciones y la forma de funcionamiento que nos damos.

Nadie se mete y el gobierno no cuestiona la forma de funcionamiento de las cámaras empresariales.

De los pobres se puede resolver hasta que es lo que deben comprar con la tarjeta del Mides.

Se intenta colocar a los dirigentes sindicales por fuera de la masa trabajadora, cosa que no es así, de hecho yo trabajo, si bien por esta responsabilidad nueva no voy a poder estar en mi lugar de trabajo todo el tiempo, el sábado estuve trabajando [integra las cuadrillas de servicio de Antel a domicilios].

Y tenemos como movimiento sindical un funcionamiento activo que no tiene ningún partido político, incluso con presencia en el interior profundo mediante nuestros plenarios departamentales.

 

¿Con qué relato se llega a los 230.000 votos que se calculan son necesarios para derogar la LUC y que no son afines al discurso sindical?

Primero contrarrestar el discurso del gobierno de que el referéndum no es un plebiscito contra el gobierno y de los frenteamplistas. La discusión central para nosotros son los 135 artículos de la LUC, una ley de alquileres nefasta, vamos a discutir sobre el recorte de derechos laborales, de la participación de los maestros en los consejos de educación, de las empresas públicas.

Si logramos centrar la discusión ahí, eso trasciende a los partidos políticos, y el 27 de marzo todos seremos legisladores por un día, cada uruguaya, uruguayo va a ser legislador y ahí decidirá si votar una ley tan nefasta que impulse el recorte de los derechos laborales, este mecanismo de seguridad que desconoce los resultados del No a la baja y la no aprobación del Vivir sin miedo.

Esto no es entre el Frente Amplio y el gobierno, esto no cuestiona lo que cada uno votó en 2019 y ni siquiera se pide que se arrepienta de lo que votó, votando ahora el Sí.

El 27 de marzo se debe votar con responsabilidad política mas que con lógica de hinchadas.

 

¿A la hora del debate tendrán preponderancia los dirigentes sociales como interlocutores?

Una cosa que demostró la pueblada de la recolección de firmas es que mayoritariamente lo consiguieron los anónimos, los y las invisibles. No se trata de imponer a nivel de las dirigencias cuántos del Frente hablan y cuántos de las organizaciones sociales, porque la recolección de firmas enseñó la cantidad de voceros que emergieron que están a la altura de la tarea y acá lo que va a primar es la Comisión Prorreferéndum como tal, la bandera rosada con el Sí.

Dejá tu comentario

Forma parte de los que luchamos por la libertad de información.

Hacete socio de Caras y Caretas y ayudanos a seguir mostrando lo que nadie te muestra.

HACETE SOCIO